fbpx

Marine Chronograph Annual Calendar: cuando la sencillez es una virtud

El ancla del logotipo lo dice todo: Ulysse Nardin pertenece al mar. Así ha sido desde que, a finales del siglo XIX, esta firma de Le Locle dedicara sus mayores esfuerzos a la fabricación de cronómetros marinos para los ejércitos de países como Rusia o Japón. Los cronómetros marinos se concibieron para instalarse en los puentes de mando de los barcos y destacaban por su precisión extrema. El éxito de Ulysse Nardin en esta materia se consolidó gracias a una lista de certificados y premios que otorga el observatorio de Neuchâtel y que supera la de cualquier otra marca del país.

Una de las versiones en acero del Marine Chronograph Annual Calendar de Ulysse Nardin.
Una de las versiones en acero del Marine Chronograph Annual Calendar de Ulysse Nardin. La caja mide 43 milímetros de diámetro.

El Marine es un reloj elegante al que no le falta el toque deportivo con el que se relaciona a la navegación recreativa. Su bisel de canto estriado, los números romanos de sus índices y el eslabón de sus correas de caucho se han vuelto familiares entre los aficionados a la relojería. Esta imagen poderosa ha permitido que la colección evolucione en diferentes grados sin perder su personalidad, como queda claro en los Diver o las numerosas versiones femeninas. Un desarrollo constante que en 2016 conmemora el vigésimo aniversario de este modelo.

Con el espectacular Grand Deck Marine Tourbillon que acapara la atención como reloj conmemorativo, Ulysse Nardin ha aprovechado para ampliar su familia de movimientos con un nuevo calibre manufactura, el tercero de la colección Marine. El UN-153, que equipa el Marine Chronograph Annual Calendar, es otra demostración de la maestría de la casa en la elaboración de calendarios, en los cuales se reconoce el sello del maestro Ludwig Oechslin, colaborador de la marca desde hace muchos años.

En equipo, Ulysse Nardin y Oechslin han creado un mecanismo de calendario anual con un número mínimo de piezas respecto al calibre UN-118 en el que se basa. Según la firma, el módulo de calendario anual que diseñó Oechslin apenas necesita una docena de componentes y la diferencia respecto al calendario simple se tradujo en la adición de tres ruedas. Sólo tiene que ajustarse una vez al año.

La marca suiza también presentó referencias en oro rojo.
La marca suiza también presentó referencias en oro rojo.

Como en otros movimientos de Ulysse Nardin, el cambio de fecha es una delicia tanto porque se puede ajustar hacia atrás ­—detalle muy práctico para corregir posibles descuidos— como por el suave traqueteo de las ruedas dentadas al desplazar la corona. No hay que olvidar que en 1996 la marca presentó el gmt +/- Perpetual, conocido como Perpetual Ludwig, el primer reloj que permitía modificar todas las indicaciones del calendario hacia atrás y hacia delante mediante una sola corona. (Por Andrés Moreno)

No Comments Yet

Comments are closed