fbpx

El centro del universo en las esferas de Girard-Perregaux

Un objeto infinitamente pequeño se convierte en un lienzo en las manos de los artesanos especializados en oficios artísticos excepcionales de Girard-Perregaux. Este año, la casa relojera sigue rindiendo tributo al arte con la segunda entrega de su colección Chamber of Wonders.  Una colección donde los valores de la estética y la mano de obra experta y artesanal que domina la manufactura desde 1791, ha encontrado una renovada expresión. En un contexto de poesía, los guardatiempos toman por asalto las carátulas con las técnicas artísticas cada vez más escasas.

GP-post8Los nuevos modelos honran al universo y a la Tierra. Más que simples demostraciones de habilidades manuales, los mapas reproducidos y reinterpretados en las esferas de los tres modelos, celebran las visiones de los académicos y científicos que revolucionaron con sus ideas los cimientos de lo establecido.

The Chamber of Wonders – Centro del Universo Tierra

Claudio Ptolomeo, astrónomo greco-romano, fue uno de los padres fundadores de la geografía. Estaba fascinado por la interacción de la Tierra y el Sol, y la Tierra y la Luna, así como por su influencia en los climas. Aunque incompleta su interpretación de la Tierra, ya se mostraba aparentemente esférica. Su tratado de la geografía y los mapas representados en él, traducidos al latín por d’Angelo, inspiraron a Cristóbal Colón, que encontró en ellos nuevas pistas para llevar a cabo sus planes de navegación.

GP-post6La creación de esta pieza destaca la técnica de la marquetería de piedra, embellecida por el talento de los pintores en miniatura. El resultado es una profundidad que solo puede ser conseguida por el corte de piedra en forma de discos delgados, los cuales son pulidos y colocados como una joya. Esto prepara el escenario para materiales capaces de representar diferentes tonos de azul como el lapislázuli o aventurina, o reflejar los tonos cálidos blancos como el color extra blanco de la madreperla.

GP-post4Las extensiones de mar y  los límites de territorios desconocidos se forman de esta manera, antes de las pinceladas de polvo de oro que acarician las coloridas superficies.

The Chamber of Wonders – Centro del Universo Sol

Contrariamente a geocentrismo, que sitúa a la Tierra en el centro del universo, el heliocentrismo sitúa al Sol en un punto fijo en el universo, alrededor del cual giran los cuerpos celestes, incluyendo la Tierra. Esta teoría de Nicolás Copérnico (1473-1543) revolucionó el pensamiento científico y filosófico a mediados del siglo XVI. Este sabio, también médico y físico polanco, publicó el tratado Sobre las revoluciones de las esferas celestes en 1543, cuando aún vivía. La historia y ciencia, posteriormente comprobaron las propuestas revolucionarias de Copérnico eran ciertas. Desde entonces, es un hecho constatado que la Luna gira alrededor de la Tierra, que a su vez gira sobre su eje y gira alrededor del Sol.

GP-post7Según Copérnico, 24 horas es el tiempo que toma la Tierra en girar sobre su eje y comenzar un nuevo día. Esto se refleja en el uso de colores cálidos y sedosos de la esfera, como si la Tierra estuviera contemplando el Sol. Para ilustrar esto, Girard-Perregaux ha utilizado aventurina y jade gris, que se combina con sombras oscuras y pálidas jaspeadas naranja.

GP-post5Para este modelo se ha aplicado la pintura en miniatura y la marquetería. Los toques finales proporcionan un aspecto visual inédito al combinarse que combinada con las piedras pulidas colocadas en forma de mosaico.

The Chamber of Wonders – Globo Celeste

 Vincenzo Maria Coronelli (1650-1718) fue un cartógrafo y cosmógrafo que se hizo muy famoso por los globos terráqueos que fabricaba. Este monje franciscano, doctor en teología y enciclopedista legó al mundo dos globos terráqueos gigantes que creó en Paris, en homenaje al Rey Sol, Luis XIV. Cada globo mide 3.82 metros de diámetro y pesa casi 2 toneladas. Uno de ellos es terrestre y el otro celeste y representa al cielo como si fuera visto en el momento del nacimiento del rey, el 5 de septiembre de 1638. En los 1880 cuerpos celestes que representa, 72 constelaciones adoptan la forma de animales y figuras mitológicas.

GP-post2El trabajo divide la esfera en doce áreas iguales que simbolizan las estaciones del año, cuando el Sol cruza las constelaciones del zodiaco y fue pintado por Jean-Baptiste Corneille. Esta vez el reloj mismo se convierte en una oda al azul y su infinita gama de matices. La esfera de zafiro está pintada a mano y sus surcos grabados están rellenados de polvo de oro.

GP-post3

 

No Comments Yet

Comments are closed