fbpx

Tres récords mundiales, un solo Bulgari

Sabíamos que Baselworld nos sorprendería, pero no esperábamos que lo hiciera tan rápido. ¿La casa responsable del primer gran golpe relojero de 2018? Bulgari. Y es que la firma italiana no se guardó absolutamente nada con el Octo Finissimo Tourbillon Automatic, pieza encargada de romper tres récords mundiales en un solo acto: es el reloj automático, el tourbillon automático y el tourbillon más pequeño del mundo.

Con apenas 3.95 mm de grosor, la nueva creación de Bulgari es un logro de la imaginación y la construcción: su calibre BVL 288 (basado en el previo BVL 268) cuenta con cuerda automática, reserva de marcha de 52 horas y componentes de oro blanco y aluminio, todo en apenas 1.95 mm de grosor. Con estas cifras deja atrás el Piaget Altiplano Automatic, lanzado apenas en diciembre pasado, cuyo grosor alcanza los 4.30 mm gracias a que utiliza la caja como base del movimiento.

Y ya que hablamos de movimiento, el corazón del nuevo Octo incorpora un tourbillon volante equipado con sistema de rodamiento que ayuda a reducir el grosor. Además, como parte del propio sistema, lleva un pulsador a la altura de las 4 h para ahorrar espacio. ¿Alguien quería una prueba de maestría relojera?

La caja es de titanio con chorro de arena, material que se repite en el brazalete. El fondo de la caja está prácticamente cerrado, excepto por una abertura a las 6 h que permite ver el andar del tourbillon. La carátula está esqueletada y abierta para contemplar el increíble despliegue de todos los elementos.

Si bien estéticamente no representa un cambio en comparación con las más recientes piezas de la familia Octo Finissimo (visualmente es casi igual al Octo Finissimo Automatic, guardatiempo que ganó el Grand Prix d’Horlogerie de Genéve 2017 en la categoría de Mejor Reloj Masculino), el nuevo Octo Finissimo Tourbillon Automatic, limitado a 50 piezas, puede presumir un logro mayor: ser el nuevo rey de los ultra-delgados. Nada más, pero nada menos.

 

No Comments Yet

Comments are closed