fbpx

“Y esto no será la última crisis”

Christoph Grainger-Herr, CEO de IWC Schaffhausen, no se achanta antes los desafíos. En plena pandemia, ha adoptado el modo digital como motor de esperanza. La propuesta de la casa en Watches & Wonders es una bocanada de aire fresco en plena crisis de salud y económica. Este año queda inaugurado el año Portugieser, con flamante calibre in house, donde la firma ha puesto el acento de sus novedades con modelos como un calendario perpetuo tourbillon. También destaca el Yatch Club con fases lunares e indicación de mareas.

 El año pasado fue el Pilot, este año toca renovar la familia Portugieser.

Creo que los momentos más importantes fueron en el principio de los 90 cuando introdujimos el Portugieser Cronógrafo. De ahí construimos el Portugieser Automático con el clásico movimiento de reserva de marcha de 7 días que se lanzó en el 2000 y, por supuesto, todo el rango de complicaciones posteriores. Este año lo que tratamos de hacer es lanzar por primera vez un movimiento totalmente in house para la colección Portugieser, que está realmente basado en nuestro calibre base 69, introduciendo un nuevo modelo de 40 mm.

 

Si miramos al siglo XX, en relojes más clásicos está Cartier en los años 20, llega en los 30 el Reverso y a finales de la década Portugieser y, en los 40, tienes el Pilot de IWC. No sé si su peor enemigo esté en casa con el Pilot.

Sí y no. Creo que somos muy afortunados de tener dos diseños icónicos, ambos en relojes elegantes y deportivos, así que la colección Pilot es un reloj herramienta muy reconocible con un gran movimiento y una gran reserva de marcha, mientras que el Portugieser es pertenece a los relojes clásicos. Creo que son imágenes en espejo de la misma mentalidad, uno siendo claramente más enfocado en el deporte y la aventura mientras que el otro es más de elegancia clásica. Pero ambos siguen el mismo principio de un reloj instrumento interpretado de una manera moderna. Por eso, el Big Pilot, que tiene un código de diseño que regresa a los elementos funcionales, ha podido operarse y leerse en condiciones heladas y es muy fácil de leer en propósitos de navegación con la luminiscencia. Y el Portugieser, como dices, está inspirado en el cronómetro. Así que son dos interpretaciones del reloj funcional, uno para el aire y el otro para el mar. En términos del desarrollo de una colección, siempre se trata de cómo diferenciar y posicionar estos dos relojes.

 Creo que IWC era la única firma que revivía expresamente la herencia del cronómetro marino. Ahora Ferdinand Berthoud también. Panerai y Rolex son más deportivos, con relojes de buceo, pero no bajo ese estilo.

Nadie más lo tiene en términos de desarrollo de colección, ya que son direcciones muy diferentes. El Portugieser tiene muchas opciones para agregar nuevas combinaciones y ser muy cuidadoso con los códigos de color y estar más enfocados en refinarlo, en la esfera, en los brazaletes. El Pilot sí es más para materiales técnicos, colores deportivos y más agresivos, pero también está toda esta área vintage que cubrimos con la colección Spitfire, que es perfecta para el portafolio automovilístico. Estas dos colecciones se complementan muy bien, puede ser desarrolladas para enriquecer el futuro de muchas formas.

¿Qué novedades destacadas podemos encontrar este año en Portugieser?

Nuevas complicaciones, diámetros más pequeños, como un calendario perpetuo más pequeño hasta llegar a un calendario perpetuo tourbillon y un cronógrafo tourbillon. Mostramos todo el rango de nuestra experiencia técnica en la manufactura. Este año es de relojes clásicos y la alta relojería, con una interpretación deportiva, de nuestro Yacht Club que que solía ser de 45 mm, lo redujimos a 43 y ahora se lanzará en un tamaño intermedio de 44 mm. Es nuestro primer reloj clásico deportivo que vemos totalmente con brazalete en acero o brazalete bicolor y con algunas complicaciones que darán de qué hablar.

Un Yatch Club con fases lunares e indicación de marea.

Es la primera vez que combinamos nuestro icónico indicador de fases lunares con el indicador de la marea a las 6 h., así que tienes un doble indicador de la Luna arriba con un ciclo de 29.5 días. Cuando se alinean el Sol y la Luna, tienes la marea de primavera, así que puedes usar el indicador para mostrar eso a las 12 h. Lo acomodas a tu ubicación y te dice cuándo será el siguiente cambio automáticamente. Y hay otra pieza hecha con la marca de trajes de baño inglesa, Orlebar Brown. Fue fundada por Adam Brown en 2007. Quería tener unos shorts para nadar que fueran hechos a medida y que tuvieran el ajuste correcto, con muchos detalles hermosos. Básicamente es casi ingeniería, así que cada traje de baño está hecho de 60 partes, tiene una calidad impresionante y realmente hacen las modificaciones para el ajuste perfecto. Esta marca, en términos de estilo y estética, encaja perfecto con IWC, es un toque de moda para la colección. Empezamos a trabajar con Orlebar en una edición especial que realmente traduce esto en un producto con el esquema náutico azul y blanco con detalles dorados. La correa tiene un ajuste de broche al costado que realmente está inspirado en los shorts y pantalones. No está limitada, es una esfera especial con laca azul oscuro, en vez de nuestro típico azul de IWC, combinado con una laca blanca que le da un look fresco.

¿Y la inspiración del mecanismo es del señor Klaus?

Sí, absolutamente. En Europa hay diferencias entre la subida y la bajada de las mareas de una milla y media, llegan a 12 metros de altura de diferencia. Hay muchas marinas en Europa donde puedes navegar a ciertas horas del día, pero luego puedes encontrarte literalmente en la arena (risas). La belleza de esto es realmente usar la indicación de doble luna, que está patentada y es icónica de IWC, con la nueva función de marea. Es una combinación única en el mercado.

Este año también eligieron el Portugieser para la edición Laureus Sport.

Un Portugieser Monopusher Chrono, que es la primera vez que la complicación del monopusher se agrega al Portugieser en caja de acero. Tener un monopulsador en nuestro portafolio es excepcional. Somos ahora unos de los pocos, sino el único, que tiene tres movimientos de cronógrafo en nuestro portafolio de movimientos como el 89, flyback y luego el automático. Tenemos todos estos cronógrafos de manufactura en una sola colección, es todo un manifiesto. Es impresionante como un milímetro abre la pureza del reloj. Hacemos una pieza de ayuda para Laureus, que es esta fundación Sports for Good que apoyan por todo el mundo proyectos de deporte para jóvenes y niños en situaciones difíciles o con discapacidades. Está patrocinado en conjunto con Mercedes Benz. Hacemos cada año una competencia de dibujo y se graba en el fondo del reloj el dibujo ganador.

 Es un gran esfuerzo presentar una familia con calibres renovados cada año. ¿Cómo desarrollan este plan?

La nueva manufactura ayuda mucho. Hemos creado realmente una secuencia lógica de cada paso, desde una barra en crudo de metal hasta un movimiento de reloj terminado con la caja ya completa. Todos los diferentes departamentos que están trabajando en un cronógrafo Portugieser están ahora directamente unidos. Todo el conocimiento de cómo mejorar las cosas y los problemas que deben resolverse pueden realmente ser discutidos en los departamentos, justo en las bancas donde suceden. Esto suena muy simple, pero cuando imaginas un espacio en el que todos están distribuidos por diferentes pisos pierdes tanta comunicación entre los departamentos que el proceso de aprendizaje es mucho más lento. Ahora nosotros tenemos este espacio abierto y ven a la persona que está trabajando en el paso anterior o en el siguiente y, si algo puede ser optimizado, hablan entre ellos y se aprende rápidamente. Las piezas no llegan ahora de forma anónima en un carrito.

La nueva manufactura es un espacio muy grande.

Tenemos un área ahora donde, por ejemplo, el crono 3716 se está ensamblando y eso nos ayuda a resolverlo rápidamente y nos aseguramos de que la calidad sea la más alta. Tenemos muy buenos resultados con los nuevos movimientos 69 y 82. La clave está en que hacemos las pruebas de ingeniería y calidad como deben hacerse y aprendemos rápidamente lo que puede mejorarse, constantemente evolucionando. Eso ha funcionado muy bien para estos dos calibres. Lanzamos el 82 por primera vez en la pieza aniversario del Da Vinci y el año pasado en el Spitfire Timezone. El recibimiento fue muy bueno. Estamos muy contentos de que estos movimientos estén ahora listos para ser integrados en las principales líneas que se venden más, como el Portugieser Chronograph y el Automático.

A fin de cuentas, es un lugar más moderno e innovador.

Una gran parte de la innovación ahora es la prueba de 500 horas. Hemos participado en el diseño de máquinas en Suiza que hacen una prueba sistemática de 500 horas con los movimientos, antes de que vayan a las cajas. Nos permite monitorear el rendimiento de los movimientos en diferentes posiciones, lo guarda digitalmente. Así, se detecta por ejemplo si se atrasa por milisegundos el movimiento antes de ponerlo en la caja. Los relojes se probaban 8 días anteriormente, pero ahora podemos poner el movimiento en la caja sabiendo que ha pasado esta prueba de 500 horas. Si el reloj se atrasa por algo, podemos inmediatamente ver cómo mejorar su rendimiento antes de que tenga que llegar a servicio.

¿Y también ayuda a tener las piezas disponibles para los clientes más rápido?

Al principio de Watches & Wonders verán que todas las novedades principales estarán en nuestras tiendas de forma global. No todas, habrá piezas que llegarán después en el año, pero la parte principal de la colección se comunicará, lanzará y estará disponible.

¿Por qué introduce el brazalete este año?

Es, en general, la tendencia que estamos ofreciendo con el paso del tiempo. Nuevos brazaletes de acero en toda la colección principal para el Portofino y el Portugieser. Ofrecemos a los diferentes clientes todas las posibilidades como brazaletes metálicos, correas de piel con opciones de pieles diferentes con aligátor o piel de becerro y Santoni. Como punto de partida, realmente tiene sentido introducirlo en nuestro cronógrafo premium que está por encima de 10,000 dólares y presentar el brazalete metálico como el estándar en ese modelo. Es una oferta que es premium, que tiene una diferenciación entre el Piloto Chrono y el Portugieser Chrono.

Y en cuanto a carátulas, ¿qué es más popular entre los clientes, azul o blanca?

Depende porque tenemos piezas exitosas en ambos colores de la marca. El azul ha crecido comercialmente desde el 2017, pero hoy creo que vemos complicaciones de alta gama en diferentes lacas y materiales. El calendario perpetuo azul sigue siendo más exitoso. Lo interesante es que se ha hecho en verde para una edición para México y ha ganado mucho protagonismo, como el cronógrafo de Pilot con esfera verde que fue muy exitoso. Y acabamos de lanzar la serie del Portofino 44 también en verde y es una de las colecciones mejor vendidas. El verde parece ser el más popular ahora. Es el nuevo negro. El negro es el que más ha sufrido en términos de popularidad y está más presente en relojes deportivos que en clásicos. En Pilot, el best-seller es el cronógrafo de esfera azul, claramente se ha movido de negro a azul.

 El año pasado dieron la vuelta al mundo con el Spitfire. ¿Circunnavegarán la Tierra con el Portugieser este año?

Sí, vamos a navegar alrededor del mundo (risas). Actualmente, estamos creando un yate de vela personalizado y están trabajando bien. Queremos lanzar el yate en mayo y ofrecerlo como una experiencia de velero a todos nuestros clientes del Mediterráneo. Estaremos basados en Saint-Tropez en el verano. Tendremos clientes, invitados, influencers, retailers que van a venir para experimentar este velero.

 A veces, encuentras marcas que toman, por ejemplo, un reloj de buceo y lo llevan más allá, al estilo de vida de otros deportes acuáticos. No sé si sea una buena estrategia del Portugieser saltar del yate a otro estilo de vida, otro campo más amplio.

Sí, pero creo que en el portafolio esta puede ser la discusión para un Aquatimer o un reloj así. Nosotros escuchamos que el Portugieser es un ícono, es reconocible, algo que habla por sí mismo. Por supuesto, que hay campañas diferentes que hablan de otro estilo de vida para un Aquatimer o el Pilot, verás todas esas expresiones y las estamos desarrollando, pero esto es un buen debate, me gusta.

 Ahora que se debate mucho sobre los modelos de feria, el año pasado visitó por primera vez el SIAR. ¿Cuál fue su sensación, cómo ve el mercado mexicano?

El SIAR es una feria local de relojería bien establecida y vibrante, algo que no tenemos en muchos lugares fuera, como sabes. Y el momento detrás de un show como este es bastante único, tenemos todas las marcas ahí con muchos gerentes y altos puestos. La clientela es fantástica en México, sigo diciendo eso. Es una energía muy positiva, gente muy apasionada con ideas abiertas y a la que realmente le gustan los relojes. Para nosotros es una experiencia que se disfruta mucho porque obtenemos mucha retroalimentación muy franca y honesta en términos de lo que están buscando, nuevas ideas que vienen de México. Siempre es una buena experiencia, me encanta. Es muy placentero para nosotros trabajar y platicar porque conocemos cuál es la reacción que tienen a nuestro producto. Nos beneficiamos mucho de eventos así.

El coronavirus llegó y comenzó a cancelar toda la actividad. ¿Qué nos espera estos meses que siguen?

Creo que nos hemos acostumbrado mucho a la idea, desde el 2009, de que el mundo se ha vuelto un lugar muy interconectado y dinámico. Es un reto continuo adaptarse a estas situaciones que seguimos afrontando. Somos una industria emocional, estamos basados en un factor de emoción, así que si la gente no se siente bien por cualquier motivo, económico, político o de salud, eso siempre tiene un gran impacto en la confianza del consumidor. Pero creo que lo importante en nuestra estrategia se refleja en nuestro nombre, somos una “compañía internacional de relojes” (IWC en inglés) y lo tomamos en serio. Tenemos una buena representación alrededor del mundo en mercados clave como EU., China, Hong Kong, México, etc. Siempre estamos en un proceso continuo de adaptarnos a cualquier situación para asegurarnos de que podemos servir a nuestros clientes de forma local y de la mejor manera en todo el mundo. Y esto no será la última crisis, no será el último alboroto que encontremos en el mundo ni en la industria. Estamos muy bien preparados y listos para lidiar con esto.

 

No Comments Yet

Comments are closed