fbpx

“Ahora la gente valora el trabajo artesanal más que antes”, copresidente de Chopard

Karl Friedrich Scheufele, copresidente de Chopard, nos recibe virtualmente en Suiza para platicarnos de las dos ediciones solo para México de este año. Una calavera desdentada que toma forma en L.U.C Skull One y un Mille Miglia Racing Stripes Mexico Edition.

Dos piezas dedicadas a México. Es fantástico saber que Chopard atiende al mercado mexicano con relojes especiales.

Sí, tenemos un Mille Miglia que cuenta con las rayas de carreras hechas en especial para México. En los días más tradicionales del motoracing, se acostumbraba que los autos y los pilotos llevaran los colores de los países, así que estas llevan las que corresponderían a los pilotos mexicanos con los colores verde y rojo de la bandera sobre el plateado de la esfera. Por supuesto, los autos rojos eran italianos, los verdes británicos y luego se empezaron a hacer las rayas de carreras, así que pensamos que este era un buen homenaje para México. Es una muy bella edición del Mille Miglia.

La otra pieza dedicada a México está relacionada con el Día de los Muertos, ¿es la calavera un motivo atractivo para usted?

Para mí tiene un doble significado. Por un lado, es un homenaje a la cultura mexicana y al Día de los Muertos, pero también es una referencia a la “vanitas”, un recuerdo de que la vida es corta, de modo que trata del paso del tiempo y de que hay que vivir el momento, lo cual es especialmente significativo en estos tiempos. Es una pieza en la que me involucré mucho, tuvimos unas 20 muestras previas hasta que llegamos a esta. Hoy estoy usándolo, aunque tengo que devolverlo.

Es completamente negro, lo que no es frecuente en Chopard

No, en especial no en la colección L.U.C. Así que diría que es un movimiento osado para esta colección. Le va muy bien a la calavera, además tienes un cristal entintado en la parte trasera de la caja. Puedes ver el movimiento, pero no de manera tan precisa.

¿Cree que estas piezas especiales para mercados claves como México sean cada vez más frecuentes en Chopard?

En todo el mundo la gente y los coleccionistas está buscando piezas especiales. Nuestros clientes regulares buscan relojes excepcionales, no algo hecho en ediciones ilimitadas. Así que creo que lo limitado o bespoke definitivamente tiene un gran futuro.

Chopard ha hecho cosas para el mercado chino como la edición del Año Nuevo chino. Este L.U.C Skull One, ¿se quedará solo en México, o considera que puede ser bien recibido en otros mercados?

Este reloj será interesante para todo el mundo. Europa, Estados Unidos y México en particular, pero incluso en China. Diría que se trata de un símbolo internacional de algún modo, ya que recuerda al paso del tiempo y todo lo que se conecta con ese concepto.

He escuchado que hay otra pieza muy especial con la inspiración de la calavera, una pieza única hecha para México. ¿Puede contarnos de qué se trata?

Esa pieza es muy excepcional porque reúne no solo complicaciones como tourbillon y calendario perpetuo. Recuerda que el año pasado hicimos una pieza especial con calendario perpetuo y grabada a mano que resumía todo lo que ofrece Chopard, y ahora estamos preparando una con el movimiento L.U.C Full Strike que será muy sorprendente.

De nuevo grabada y hecha a mano con una esfera muy especial. La artesanía que atesoramos y que representa a nuestra compañía sigue siendo lo más importante, especialmente en estos tiempos. Continuamos invirtiendo en eso e impulsando que la gente joven aprenda estas técnicas.

Chopard es un negocio familiar con su manufactura, propias boutiques, ediciones comerciales y otras “de alta costura”. ¿Cuál de estos pilares predominará en el futuro cercano de la compañía tras este año tan retador?

Este año pudimos ver que las piezas especiales que muestran nuestro trabajo artesanal fueron más demandadas a pesar de la situación. Fue reconfortante ver que, pese a los problemas que estamos enfrentando ahora en todo el mundo, los relojes interesantes siguen llamando la atención de algunos compradores y también eso nos pasó en nuestras colecciones más comerciales. Fue un año positivo pese a todos los problemas. Los relojes de lujo y de calidad siguieron su camino.

El año pasado siento que Scheufele se volvió un hombre de espíritu más “indie”, más cercano a sus artesanos, más inclinado a estar con los creativos, los relojeros de verdad. ¿Veremos a Chopard más cerca de esa “alta costura”, más L.U.C con trabajos de manufactura?

Esta situación de la crisis del COVID- 19 nos ha traído muchas reflexiones. Y veo que ahora la gente valora el trabajo artesanal más que antes, aprecian la belleza del tiempo y, al mismo tiempo, los objetos especiales que les presentamos. Así que en definitiva esto seguirá como una tendencia. Ya lo es, pero se hará más fuerte.

Tras la crisis, ¿hará cambios en la estrategia de Chopard y Ferdinand Berthoud?

Creo que es muy interesante. Y para mí, muy diferente. No se trata de cambiar lo que vamos a hacer, sino que fue una confirmación de que estamos en el camino correcto. Lo estamos desde que hemos podido sostener y apoyar a nuestra manufactura, a los trabajos artesanales, la integración vertical y siempre poniendo la calidad por encima del éxito comercial y también los esfuerzos de sustentabilidad que van en la dirección adecuada. Creo que la única diferencia es una aceleración de todo esto.

Cuando salgamos de esta crisis la gente notará que el lugar donde viven no es necesariamente de lo que se trata la vida y entenderán y apreciarán los esfuerzos hechos los años anteriores. Estamos en el camino indicado. Un cambio que puedo sentir, pero esto es un área distinta, es la comunicación.

La forma en la que comunicaremos cambiará, o ya ha cambiado. Desafortunadamente no nos estamos viendo en persona, sino de manera digital y eso marca ciertas diferencias incluso al ofrecer relojes a nuestros clientes. Los hemos mostrado en digital, algo que no habíamos hecho antes. Pero el producto y su filosofía van en la dirección adecuada y hemos marcado el camino muy bien desde antes.

¿Cree que una compañía familiar puede enfrentar mejor esta crisis que los grandes consorcios?

Las compañías familiares pueden y tienen que considerar más el factor humano que la presión de muchos accionistas e instituciones financieras. En esos términos, nosotros podemos tomar decisiones de otra manera. Veo un peligro en perpetuar ciertas capacidades en el mundo de la relojería. Y las que están relacionadas con nuestros proveedores.

Aunque nuestra manufactura es familiar e independiente, nosotros y toda la industria tiene muchos proveedores. Nuestra responsabilidad es que estas compañías se mantengan vivas para apoyarnos como nosotros necesitamos apoyarlos a ellos. En los meses pasados hemos visto cómo algunos han peligrado. Es importante mantener vivo el know-how en la industria.

 ¿Tiene algunos planes de viaje? Tenemos un lugar para Chopard reservado en el SIAR.

Mi único plan es ir a mi viñedo la siguiente semana porque tengo una junta importante con el equipo, pero es lo único que puedo hacer. No he tomado un avión en seis meses, pero estoy esperando hacerlo pronto, ojalá también a México. Extraño mucho viajar. Escuché que el evento estuvo muy bien, pese a la situación. Muchas gracias por hacer ese esfuerzo.

Texto: Carlos Alonso

No Comments Yet

Comments are closed