fbpx

Davide Traxler, COO de Corum, y el efecto burbuja

Ver galería
3 Fotos
Davide Traxler, COO de Corum, y el efecto burbuja
Nuevo COO de Corum

Durante la entrevista en SIAR México 2015. Posa con un Golden Bridge en la muñeca

Davide Traxler, COO de Corum, y el efecto burbuja
Entrevista con Davide Traxler

El nuevo COO de Corum posa con el artista Freideberg durante SIAR México 2015

Davide Traxler, COO de Corum, y el efecto burbuja
Bubble surrealista

El revival del modelo que creó Severin Wunderman hace 15 años traerá nuevas voces y alianzas con el arte y la música. En la imagen, el artista surrealista mexicano Freideberg con uno de los Bubble salidos de su cabeza

Recién importado de Chopard, Davide Traxler toma el control de una Corum que a sus dos pilares más vigorosos —Golden Bridge y Admiral— ha sumado el Bubble, ese reloj provocador que Severin Wunderman, ex dueño de la marca, lanzó hace 15 años. La firma lo resucitó en Baselworld y, ante la buena respuesta global, su entusiasmado COO anuncia ediciones limitadas con la participación de artistas de varias disciplinas y de todo el mundo. La prueba piloto se vio en el Salón Internacional Alta Relojería (SIAR) 2015 de México: dos Bubble cuyas esferas fueron intervenidas por Pedro Friedeberg. La otra noticia que emociona a Traxler es que Eterna Movement Company (EMC) empezará a producir calibres in house para Corum. EMC fue adquirida hace cuatro años por Citychamp, el mismo consorcio chino que compró Corum en 2013 y que, según Traxler, desde entonces ha invertido 120 millones de dólares en la marca. Así es que Traxler tiene bastante con qué divertirse. Ésta es una charla con el nuevo capitán de Corum.

 ¿Ya ha podido evaluar las fortalezas y debilidades de Corum?

Todavía estoy en ese proceso, pero puedo decir que la fuerza de Corum está en la gente, tiene un grupo increíble de personas no solo en La-Chaux-de-Fonds, sino en el mundo. Es muy satisfactorio escuchar a los empleados, a los proveedores, a toda la gente relacionada con Corum. Hay una energía muy agradable que se refleja en los relojes, los cuales son muy hermosos y distinguibles, y hacen que Corum sea lo que es. Las dificultades vienen de que somos una empresa pequeña en un mundo grande. No esperamos convertirnos en una marca masiva, queremos hacer productos especiales para gente especial.

Hace dos años, la adquisición de Corum por parte de Citychamp (que en ese tiempo se llamaba China Haidian Holdings Limited) causó polémica, pues por primera vez un consorcio chino compraba una marca suiza de relojes de lujo.

Me parece divertido que haya habido controversia, porque a nivel personal, mi madre es inglesa, mi padre es italiano, nací en Nueva York y fui a escuelas francesas. Creo que mientras más aportaciones internacionales tengas, mejor. Obviamente, las raíces de la marca permanecen en La-Chaux-de-Fonds. Los inversores, en especial Hon Kwok Lung (presidente de la junta directiva de Citychamp), se sienten muy ligados a la identidad de Corum. Hay que considerar que Citychamp también adquirió Rotary, que está basada en Londres y funciona muy bien. Además compró Eterna, que se ha quedado en Grenchen (Suiza) y está haciendo un gran trabajo. No hay ningún peligro en esta adquisición. Es más, Citychamp compró EMC (Eterna Movement Company) que ahora hace mecanismos para nosotros, así que el año próximo en Baselworld ya tendremos movimientos hechos internamente. La inversión se está haciendo en las raíces suizas de la relojería y no en una esencia lejana.

El fideicomiso de Severin Wunderman, ex propietario de Corum, posee un porcentaje accionario de Citychamp. ¿Esto fue para proteger la identidad de la marca?

Te repito, las raíces suizas de Corum no están en riesgo ni se verán afectadas. Es una preocupación que he escuchado mucho. Para darte un ejemplo, somos clientes del banco del cantón [de Neuchâtel], es decir, no quisimos contratar a un banco internacional porque somos una empresa local que trabaja en un mercado local. Lo primero que hice tras mi nombramiento fue conocer a los proveedores, al sindicato y hablar con nuestra gente. Creo que ha habido una evolución del gremio relojero; todavía existen algunos líderes con mentes brillantes, entre los que probablemente el más destacado sea el señor (Jean-Claude) Biver (presidente de la División de Relojes de LVMH), pero pienso que ahora una empresa debe tener menos liderazgos tan altos y más comunicación y participación de todos. Estas marcas están hechas por la gente que trabaja en ellas y los relojeros son los verdaderos héroes. Si revisamos la historia de la relojería, todas las ideas hermosas vienen de relojeros, no de CEOs guapos (risas).

Por la presencia tan grande que Citychamp tiene en China, ¿el crecimiento más importante de Corum se dará en ese país?

Espero que sí. Pero si revisamos este año, nuestro crecimiento más grande se ha dado en Hong Kong, donde muchas marcas han sufrido. Me parece que esto ha pasado porque tenemos un gran equipo y porque llegamos más tarde a ese mercado, por lo que aún nos beneficia el efecto de la novedad. Tenemos el producto, ese no es el problema. El asunto es tener al equipo correcto haciendo las cosas de manera correcta. Debemos mantener los pies en la tierra, ser humildes y estar conscientes de que contamos con los productos más increíbles. No necesitamos inventar nada, sino hacer una labor adecuada y ganar la respetabilidad que la marca se merece. Estamos invirtiendo para tener mayor presencia en China continental, pero esa no será nuestra meta principal. El enfoque más importante en 2016 se dará en tres áreas: las zonas donde hay consumidores que viajan y obviamente Hong Kong, lo que impacta en Singapur, Malasia y China continental; el Medio Oriente, donde existe mucha demanda de productos especiales; y la zona que va de México a Florida y también el sur de Estados Unidos. No tenemos el poder para invertir a nivel mundial, por lo que debemos enfocarnos en los lugares donde sentimos que podemos tener un buen desempeño.

¿Cómo está funcionando la colaboración con EMC?

EMC se compró al mismo tiempo que Eterna (en 2011). Es una empresa que produce movimientos y la inversión que Citychamp ha hecho en ella en los dos años anteriores ha sido enorme para que dé servicio al grupo y, sobre todo, al segmento high end, es decir, a Corum. Así es que ahora tendremos un movimiento base, un tourbillon, un cronógrafo y un repetición de minutos hechos internamente… Todo esto es muy emocionante. EMC tiene una larga tradición e historia.

Ahora que tiene su propio fabricante de movimientos, ¿Corum se encargará de otras partes del proceso de manufactura?

No, para eso contamos con muchos proveedores. Quiero ser muy claro en esto. Tenemos un tourbillon con movimiento panorámico y caja transparente que me parece extraordinario y que hacemos en sinergia con un proveedor local. La belleza de La-Chaux-de-Fonds es la multitud de proveedores locales, pequeños y muy especializados que sirven a compañías como nosotros. No creo totalmente en la producción integrada para una compañía de nuestro tamaño. La producción integrada puede funcionar en una empresa más masiva. Para una más selecta y específica como Corum, si quieres tener invenciones e ideas, debes abrirte al mundo. Tenemos que escuchar a nuestros proveedores, a nuestros empleados, no encerrarnos en nosotros mismos sino ser muy abiertos.

Cuando ocurrió la adquisición de Corum, Antonio Calce (ex CEO) dijo que la marca necesitaba la inversión para seguir existiendo. ¿La está obteniendo ahora?

Corum estaba al borde de la bancarrota y estos inversores (Citychamp) salvaron a la marca y su legado. El apoyo que le han dado es enorme: la inversión en los últimos dos años y medio ha sido de 120 millones de dólares. Por supuesto, esto se tiene que traducir en resultados. Personalmente no creo en los inversionistas que ponen dinero sólo por ponerlo. Ese es el tipo de inversión que tarde o temprano se torna amarga. Creo en los inversores que quieren ver un retorno de su inversión y en el valor de la marca. Mi trabajo es asegurarme que Corum sea rentable de acuerdo a sus dimensiones.

¿Qué reloj encarna a la Corum del futuro?

La respuesta obvia es el Golden Bridge. Es un reloj tan único y maravilloso que todo mundo quisiera tener uno en su colección. Pero el que más me ha sorprendido es el Bubble. Es un producto que yo no había entendido y el relanzamiento de este año me probó que estaba equivocado. El Bubble es sorprendente, sus ediciones limitadas con artistas nos llevan de nuevo a la idea de abrirnos al mundo. Así es que Baselworld 2016 tratará obviamente sobre el Golden Bridge, pero también mostrará la apertura del Bubble a colaboraciones con artistas de varios países. Queremos trabajar con artistas callejeros, con músicos, con gente que integre su know-how con nuestro know-how, y hacer algo muy especial.

 ¿Será algo similar a lo que hicieron en SIAR 2015 con las dos ediciones especiales del Bubble decoradas por Pedro Friedeberg?

La exclusividad depende de lo valioso y del precio de un producto, o de su disponibilidad limitada. Si hacemos un reloj muy especial con un precio más accesible pero cuyo tiraje sea limitado, creo que al consumidor puede interesarle comprar algo que sabe que muy pocos en el mundo poseerán. No se necesita que cueste un millón de dólares para ser especial. Las ediciones limitadas del Bubble serán piezas para muy poca gente, para aquellos que quieren entenderlas, que las disfrutan, a quienes les despiertan un sentimiento, que quieren un reloj especial con un diseño hermoso pero exclusivo. Serán para un grupo limitado, no para las masas. Seguiremos con los tres pilares de la marca. El Admiral Cup, que es extraordinario. El Golden Bridge… No voy a hablar sobre él porque estoy muy emocionado por lo que presentaremos. Y el Bubble, un ejercicio de apertura a los estilos y las voces del mundo. Queremos integrar esos estilos y esas voces en un contenedor que es el Bubble. El Bubble está un poco aparte de todo lo demás: muestra nuestro dominio del arte relojero y la creatividad que importamos del mundo. Estamos hablando con artistas de tatuaje de Japón, con artistas callejeros de Brasil, con diseñadores de Medio Oriente. Queremos que sea muy diferente y divertido.

 

No Comments Yet

Comments are closed