fbpx

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne

Ver galería
8 Fotos
La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & Söhne

Los edificios Lange I y II han sido pensados para no desestructurar la estampa monótona de techos pizarrosos de Glashütte. Son simples por fuera pero complicados por dentro, como los relojes de la casa.

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & Söhne

Última generación de tecnología CNC

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & Söhne

Angela Merkel, primera ministra alemana, en la inauguración de la manufactura en agosto.

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & Söhne

La planta geotermal hace que 55 intercambiadores de calor se hundan en el subsuelo a 125 m de profundidad.

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & söhne

Alta tecnología para salvaguardar la tradición.

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & Söhne

El edificio tiene 253 ventanas para aprovechar la luz al máximo.

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & Söhne

Edificio completo sustentable de la manufactura.

La manufactura ecofeliz de A. Lange & Söhne
200 años de A. Lange & söhne

Diseño vanguardista

Agosto recuerda que los relojes brillan 
con mejor humor
bajo el sol en Sajonia. También los rostros bronceados de Johann Rupert, presidente de Richemont Group, rara vez en público, y Wilhelm Schmid, CEO de A. Lange & Söhne, al dar la bienvenida a la canciller alemana Angela Merkel. Las vacaciones estivales terminaron y el pueblo de Glashütte vive uno de esos días históricos en los que la gente se asoma a las ventanas olvidando el rigor de las tareas. En Altenberger Strasse 16-18 se estrena la nueva planta de A. Lange & Söhne, el orgullo de la precisión alemana, y nadie quiere perderse este momento después de ver cómo, en los tres últimos años, una nueva silueta arquitectónica ha ido emergiendo en el paisaje.

A-Lange&Sohne-post3

En el corte de listón se incorpora un Walter Lange más alegre de lo normal. A sus 91 años sigue sumando logros. Y también el primer ministro de Sajonia, Stanislaw Tillich. La canciller, que creció del otro lado del Telón de Acero, ha volado desde Berlín para descubrir durante una hora por qué las platinas tres-cuartos de plata alemana y los cock del balance grabados al buril son el mejor referente de excelencia de su país. “La reputación e innovación de la Alemania del Este se asienta en historias de éxito como la de ustedes”, dice Angela Merkel, que parecía feliz de escapar por un instante del Bundestag y los problemas de la llegada masiva de inmigrantes. La dama de hierro de la política europea descubre encantada que lo que aquí llaman complicación es una apacible fecha en una doble ventana para decirnos el día del mes. Los edificios Lange I y II han sido pensados por el estudio Jessenwo-llenweider, de Basilea, para no desestructurar la estampa monótona de techos pizarrosos de Glashütte. Son simples por fuera pero complicados por dentro, como los relojes de la casa.

A-Lange&Sohne-post7

Las nuevas plantas han sido concebidas para la eficacia laboral y operar con energía autosustentable. Sus 253 ventanas apenas dejan espacio libre a la estructura para que los relojeros apuren la luz natural al máximo en sus tareas. Desde las estaciones solo se ve el reloj en el área de trabajo y el paisaje sin otra distracción. Se trata de un complejo de 5,400 metros cuadrados dividido en dos secciones y conectado por un largo puente de cristal con la manufactura actual de Altenberger Strasse en el que todo
ha sido pensado para que el consumo de recursos y la huella ecológica que deja sean mínimos. A Lange le gusta innovar y este nuevo espacio es la mayor planta de energía geotérmica de Sajonia. Está construido con una fachada de doble capa, y como el sol no abunda en los inviernos de la región, se ha optado por un moderno sistema de pozos incrustados bajo tierra 125 metros para captar el calor del subsuelo y mantener un clima agradable en su interior durante las cuatro es taciones y sin emisiones de CO2. Pura lógica alemana. ¡Para qué crear aquí un Richard Lange Perpetual Calendar Terraluna que necesita el ajuste de la Luna cada 1,058 años si no hay futuro para ponerlo en práctica!

A-Lange&Sohne-post8

En la parte inferior del edificio están las máquinas de control numérico programadas por computadora para crear las partes de los movimientos
 y arriba los artesanos dedicados al grabado y la decoración. 
Johann Rupert recuerda que le hubiera gustado que el fallecido Günter Blümlein, el hombre que hizo posible el resurgir de la marca junto a Walter Lange, y del que hay un busto a la e trada de la vieja planta, hubiera estado hoy aquí. Rupert, que estuvo acompañado de su hijo Anton como parte de la instrucción del heredero, recordó que la gente de Glashütte que hoy trabaja en este edificio tiene una expresión mucho más feliz que la que encontró 
al adquirir la firma poco después de la integración alemana.

A-Lange&Sohne-post4

Wilhelm Schmid comenta que un cuarto de siglo después de renacer, A. Lange & Söhne se presenta como una firma que no tiene intención de dormirse en sus tradiciones y este edificio es el ejemplo. El desafío perpetuo de ser joven con un conocimiento viejo en relojería los ha llevado a lograr desde el primer tourbillon contemporáneo con una transmisión fusée por cadena presentado en el reestreno de 1994, el mecanismo de puesta a cero, el cronógrafo de doble rattrapante, la autonomía de marcha de un mes con una fuerza constante, el primer dispositivo de parada de segundos para el tourbillon, las cifras saltantes instantáneas, la fase lunar orbital, la primera combinación de dígitos en un repetidor decimal…

A-Lange&Sohne-post2

Anthony de Haas, director de producción y desarrollo y un hombre clave en los logros técnicos de la firma, dice que la intención de ampliar espacios no ha sido la de elevar la producción (A. Lange & Söhne ocupa a 750 empleados para crear unos 5,000 relojes por año) sino la de poder crear más complicaciones. Vemos a un relojero ensamblar el Zeitwerk Striking Time y el Lange 1 es el modelo que predomina en las muñecas de los operarios. Un mundo feliz y sustentable.

A-Lange&Sohne-post10

No Comments Yet

Comments are closed