fbpx

Junghans muestra su interior y celebra 100 años del Bauhaus

En 1919 inició una escuela que buscaba “el retorno de las unidades perdidas” entre la artesanía y el arte. Esto se dio a raíz de la industrialización que tuvo lugar en muchos ámbitos de la vida cotidiana, sobre todo en Europa. Su objetivo era lograr la unidad de las bellas artes.

El transitar se parecía utópico, sin embargo el modelo Max Bill Automatic 100 Jahre Bauhaus de Junghans, rescata los aspectos esenciales previstos por uno de sus alumnos, el diseñador de producto Max Bill quien describió al edificio del Bauhaus como «algo nunca antes visto«.

La edición de 1,000 relojes de esta colección representa la estructura de esa construcción ubicada en Dessau, Alemania. Su esfera plateada mate conmemora sus paredes blancas y su caja de 43 mm de acero en color antracita recuerda su fachada impresionante.

En la parte trasera de esta pieza, por primera vez Junghans nos deja ver su interior. Un detalle que agradecerán los admiradores del Bauhaus, su edificio se representa a través de su caja de vidrio, además que deja ver su movimiento mecánico J800.1 con un poder de reserva de 38 horas.

Desde luego el ajuste a su muñeca se inspiró en también en esa construcción. Su correa gris evoca al hormigón que uso para construir la Bauhaus. La legibilidad del tiempo es clara y simple, sus manecillas rojas reflejan el color sus famosas puertas rojas del edificio del Dessau.

Así es la creación del Max Bill Automatic 100 Jahre Bauhaus, que representa de 100 años de historia del diseño.

No Comments Yet

Comments are closed