Over the RainboW

Tiempo de Relojes #127 PRIMAVERA 2023

¿Se acuerdan cuando todos los relojes era blancos o negros? Blancos para vestir, negros para vivir. Todo era binario, bueno y malo, elegante o tosco. A la relojería le llevó siglos salir de una película en duotonos y aceptar que, si ya no es un instrumento útil, mejor sumarse a la fiesta. Se gasta para seducir, se invierte para gozar, se vive para experimentar y, si un día regresan los nubarrones, mejor ver las horas bajo un arcoíris, como los hippies, la comunidad LGBT o Dios diciendo a Noé que después del diluvio siempre estará presente. 2023 será el año en el que hasta las instituciones más serias salen del clóset y sucumben a la ley del Pantone. Ya el verde no es el nuevo azul o el salmón es el nuevo verde… Lo que está de moda es la ambigüedad como la misma conciencia de los relojeros. Verde oliva, militar, British racing, azul Tiffany, navy, cobalto, espectral… Porque dependiendo del habitáculo, un rojo puede ser de rigurosa etiqueta (Reverso) y un negro un código funky rebelde (H. Moser & Cie. Vantablack). Panerai, un estandarte rudo como pocos, se italianiza con un nuevo Radiomir Calendario Anual en tonos vivos ahumados pensado más para unas vacaciones en Forte dei Marmi que en el camuflaje subacuático. Hublot, pionero de lo experimental, propone los tonos neones en su nuevo zafiro Saxem, Roger Dubuis habita en salones oscuros con su Excalibur Blacklight, Chopard viste de Mont-Rose su Alpine Eagle y Patek Philippe no necesita comentarios porque ya es bastante sorpresa ver al sobrio Calatrava con pigmentos primarios y motivos carbono. Hasta Rolex da la sorpresa del año con dos piezas pop con puzzle, burbujas y emojis fuera de su zona de confort que le traeremos en la siguiente edición. Qué curioso que cuando los más serios se van de diversión, los jóvenes como Furlan Marri, Nivada Grenchen, Sylvain Pinaud, Trilobe… miran con nostalgia los iconos del pasado. De padres festivos, hijos conservadores. Si el verde y el salmón acaparan las opciones más generalizadas, la inesperada paleta de moda es un espectro indefinido entre el azul, verde y gris que requiere de explicaciones para guiarnos en la espesura: color salvia, abismo o laguna nos invitan a transitar por senderos al aire libre lejos de lo conocido. Son tonos que encontramos en el mar, los cenotes o la tundra escarpada y por eso nos gustan. La buena relojería, que ya sabemos que siempre llega tarde a todo a pesar de ser guardianes del tiempo (el primer Rolex Daytona Rainbow es de hace una década), se crea, como el dinero, para siempre. Vaya que va a ser estimulante ver si cada temporada, como las pasarelas, nos trae over the rainbow una nueva paleta de emociones.

Carlos Alonso / DIRECTOR GENERAL

Suscríbete para obtener la nueva edición digital

Tiempo de Relojes

Artículo anterior

El reloj más deseado de H. Moser & Cie. cambia de color

Siguiente artículo

Las cuatro claves de la nueva etapa de Attila Group

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Coordinadora de Eventos

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Colaborador Autos
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share