fbpx

Un cazador de tramposos en Instagram

En el mundo de digital es conocido como Jose Pereztroika —así se llama su estudio de diseño digital, un juego entre su apellido y el término ruso perestroika, que significa “reconstrucción”—, este suizo convirtió su web  y su Instagram en referencias de consulta en el campo de los relojes históricos de Rolex y Panerai.

El instagramer recuerda que esta relación “fue amor a primera vista. En 1998 un amigo me mostró en su computadora un reloj como ninguno y me contó que fue usado por los buzos del ejército italiano”.  Un pasaje que lo  transportó a su infancia, cuando leía historietas italianas de buceadores soldados infiltrados en líneas enemigas.

Los Comando Raggruppamento Subacquei e Incursori italianos.

Antes del flechazo estudió arquitectura y diseño industrial, “cuando internet recién despegaba”. De manera autodidacta se convirtió en uno de los creativos digitales más jóvenes de Suiza. “Trabajé en las mejores agencias de publicidad y tras 17 años tomé un respiro y me fui a Asia. Han pasado cinco años y aún vivo aquí”. Abrió Instagram para compartir sus experiencias viajeras y publicó su primer reloj en 2015, un Daytona Ref. 116520.

El Rolex Submariner 5512 que llevó Bob Barth a la misión SEALAB 1.

Para Jose, “si te gustan los relojes, debes estar en Instagram”. Valora su inmediatez aunque encuentra limitaciones. “No puedes editar lo ya subido. Una pena porque en los comentarios descubres si has olvidado dar ciertos datos”. Estos comentarios le causaron problemas cuando desenmascaró a una red de Panerai falsificados.

“Iniciaron una campaña contra mí. ¡Los falsificadores y sus trolls hablaban como si yo fuera el malo!”. La polémica lo acompañó en su encuentro con los “paneristi”, famoso grupo de aficionados de Panerai vintage. Descubrí errores en uno de los relojes más glorificados por un miembro relevante del club. Por suerte también conocí a otros que agradecieron mi trabajo de divulgación”, recuerda Jose.

Con la propia Panerai mantiene una distancia crítica. “No tenemos relación. Hemos hablado, no colaborado. Mis descubrimientos chocan con parte de la historia que crearon a finales de los años 90. No saben cómo tratar lo que he encontrado”.

Eso no le impide seguir usando Instagram para hablar de su pasión. “Subo fotos de modelos de coleccionistas, o que veo en libros y museos. Hay gente que me envía fotos antiguas de sus familiares con Panerai. Material inédito que revela historias como las de buzos alemanes o soldados ingleses que usaron Panerai en la Segunda Guerra Mundial”.

Pero Jose Pereztroika aún busca su reloj soñado: “Quisiera ser el primero en publicar una foto real del Rolex Oyster Ref. 2533 de oro de nueve quilates que inició la leyenda Panerai. Nadie lo ha visto. La única imagen que existe de él está en un folleto de Rolex de 1935. Dicen que hay una pieza en sus archivos en Ginebra”, comenta mientras hace otra propuesta quimérica. “No me molestaría publicar el Rolex GMT del ‘Che’ Guevara”.

No Comments Yet

Comments are closed