Los nuevos aviones de Bell & Ross

Esta historia, como todas las relacionadas con la aviación, comienza en la colina de Kill Devill, Carolina del Norte. La madrugada del 17 de diciembre de 1903, Orville Wright operó una máquina llamada Flyer que se mantuvo 12 segundos sobre el suelo, tiempo en el que recorrió una distancia de 36 metros. A su lado corría su hermano Wilbur. Ese nimio instante pasó a la historia como el primer vuelo propulsado y controlado totalmente por manos humanas.

Más 100 años después, el avance de la aeronáutica ha alcanzado niveles que a los Wright les parecerían materia de ciencia-ficción. La relojería ha jugado un papel importante en esta vibrante evolución desde aquellos pioneros hasta hoy y los dos campos se han retroalimentado sin parar, a veces desde el punto de vista técnico y sin duda como un referente estético.

Con todas las marcas relojeras que reclaman legitimidad en el terreno de la aviación, Bell & Ross llegó a refrescar el ambiente en 2005 con su modelo BR 01 de caja cuadrada, un diseño tomado del tablero de instrumentos de las aeronaves que resultó ser sumamente moderno e innovador en la muñeca.

La firma ya tenía un camino andado en la producción de relojes-herramienta para buzos profesionales, policías de élite, astronautas y, claro, pilotos. Pero el BR 01 fue un éxito mayúsculo y permitió que la casa experimentara con la tendencia retro, una de las más importantes de los últimos años.

Así, en 2009 lanzo la colección Heritage con una estética que retoma elementos de los relojes de bolsillo de la Primera Guerra Mundial y de los instrumentos de vuelo del siglo pasado.

Los últimos lanzamientos son el BR V2-92 y el BR V2-94 Steel Heritage. El primero tiene funciones de horas, minutos, segundos y fecha, mientras que el otro es un cronógrafo con pequeño segundero y fecha.

En ambos la caja de acero pulido y satinado tiene bisel giratorio con aro de aluminio anodizado negro y graduación de 60 minutos. La corona cuenta con protector y el diámetro de 41 milímetros los hace muy funcionales y cómodos. Están disponibles con correa de caucho negro o brazalete de acero.

La marca los equipó con un cristal de zafiro abombado antirreflejos que recuerda a los relojes de otras épocas. El efecto se enfatiza con la esfera negra y las cifras 12, 3, 6 y 9 en color arena, que tienen un acabado que simula la pátina por el paso del tiempo.

Sí, su look es vintage, pero antes de que pienses para qué otro vintage, no se trata de nostalgia barata, sino de un bello homenaje a los instrumentos de aviación de los años sesenta hecho por una marca con códigos de modernidad. Con todas estas cualidades, ¿te resistirías a manejar las nuevas naves de Bell & Ross? Nosotros tampoco.

Artículo anterior

China: el problema y la solución

Siguiente artículo

La vida acuática de Franck Muller

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes
Leer más

El toque excéntrico de Speake-marin

El twist extravagante de Speake-Marin llega al SIAR Summer Experience. Una dual time con un toque de menta y negro fuera de lo común.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share