fbpx

Julien Tornare bajo la estrella de Zenith

“Me encanta estar en México, siempre es un placer estar en este increíble país. He venido varias veces, incluso de vacaciones, aunque esta vez se trata de una visita de negocios”, dice Tornare con emoción. No es para menos. La firma de Le Locle que forma parte del grupo LVMH se encuentra celebrando el 50 aniversario de una de sus piezas más emblemáticas: El Primero, alrededor de la cual han girado sus lanzamientos de este año. Entre ellos la ya famosa caja para coleccionistas que por fuera muestra un exquisito cuero gris y que por dentro es un taller relojero miniatura que alberga tres magníficas piezas: una réplica de El Primero de 1969 de 1/10ª de segundo, el Chronomaster 2.0 y el fantástico Defy El Primero 21 que alcanza 1/100ª de segundo. Hay una cuarta almohadilla vacía en la caja porque, a decir de Tornare, Zenith no solo está celebrando el pasado y viviendo el presente; también están construyendo el futuro. “Muchas marcas repiten su pasado, pero nosotros queremos continuar construyendo nuestro futuro, de modo que estamos trabajando en desarrollar un reloj capaz de medir una milésima de segundo, está tomando mucho tiempo, pero quizá en tres años ya estemos listos, así que 50 personas en el mundo —porque solo existen 50 sets— van a ser propietarios de esta última pieza”, asegura el CEO de la estrella.

Durante su visita al SIAR este año no tiene una edición netamente inspirada en México; sin embargo, al considerar al país uno de sus mercados más importantes —es el segundo año consecutivo en el que tienen un crecimiento de dos dígitos— harán un pre lanzamiento de diferentes piezas especiales entre las que se encuentra el Defy El Primero 21 Park Lane Edition, limitado a solo 60 piezas que estarán disponibles únicamente en México. La pieza es audaz: una versión realizada en asociación con Park Lane en tonos negros y dorados a contraste que por supuesto cuenta con el calibre de cronógrafo El Primero 21 a la 1/100ª.

Defy El Primero 21 Park Lane late con el calibre El Primero 9004 que mide centésimas de segundo y cuenta con reserva de marcha de 50 horas.

En su muñeca, Julien Tornare lleva con orgullo el revolucionario Zenith Defy Inventor. “Me encanta. Su vibración es algo totalmente nuevo. Ningún reloj en el mundo había cambiado el sistema original de regulación y nosotros lo hicimos en esta pieza con una platina de silicio. Vibra muy rápido a 8 hz y en él usamos un nuevo material llamado Aeronith, una aleación de aluminio, carbón y polímero. Es como una esponja por lo que tiene pequeños agujeros que hacen que pese mucho menos. No es nuestra especialidad hacer nuevos materiales, pero ya que el sistema de este reloj es tan innovador quería que tuviera un revestimiento ídem”.

El CEO considera que el Defy es una pieza fantástica para México, donde amamos la grandes complicaciones. “Apenas hace dos días vendimos un tourbillon doble en carbono, el mismo día que lo trajimos, fue una gran sorpresa”, dice con una sonrisa que delata su impresión al haber vendido este reloj antes de que siquiera se inaugurara el SIAR, un evento que considera un salón muy importante. “No tenemos muchos espacios como este. Tenemos Baselworld y algunas veces hacemos exhibiciones especiales como la que haremos en Dubái con las marcas de LVMH o tuvimos una hace tres semanas en Singapur… pero ahora en la Ciudad de México nos encontramos en pleno corazón de Latinoamérica y podemos ver a todos nuestros amigos de este continente. Quiero cerrar negocios, conocer a más gente, a la prensa… tenemos mucho que construir y esta es una gran oportunidad que tenemos que aprovechar tanto como podamos”.

Sobre el evento que tiene al mundo relojero de un hilo en plena crisis de las ferias, asegura que no se irán de Baselworld. “Continuaremos, pero ya nos parece tarde por lo que realizaremos nuestro evento para empezar el año y para conocer a nuestros clientes. Creemos que ya no debemos pedirles que vayan a Suiza sino ir nosotros a los mercados. El siguiente año es Dubái, pero quizá los que vengan serán en algún lugar de Asia o de Latinoamérica, en Estados Unidos… no lo sabemos aún, pero lo cierto es que nosotros estaremos yendo a visitar a nuestros  mercados”.

Y como postre, Tornare nos da un adelanto de lo que viene para El Primero en pocos días: “Tendremos un gran evento el 8 de noviembre en Ginebra donde presentaremos una edición especial que hemos hecho en alianza con la casa de subastas Phillips. Se trata de una creación excepcional en la que haremos El Primero en platino. Es una pieza única, nunca lo hemos hecho antes ni lo haremos después. Solo se podrá comprar en esta subasta y el dinero será destinado a una buena causa: ayudar a niños con cáncer  por medio de la fundación Zoe for Life!.

Solo una persona en el mundo usará un El Primero de platino y eso es todo, no lo haremos más. Así que la gente está muy emocionada porque el platino es un material de mucho prestigio y quien lo tenga sabrá que ha apoyado a una gran causa”. Para quien no pueda viajar a Ginebra en esos días, Tornare recuerda: “Se puede participar en la subasta en línea, ni siquiera hay que levantarse del sofá”.

 

 

No Comments Yet

Comments are closed