Grandes Relojes de 2015: Montblanc Villeret Cylindrique Geosphères Vasco da Gama

La conquista de Oriente hace tiempo que es un hecho relojero consumado. Pioneros como François Perregaux abrieron la ruta comercial Le Locle-Yokohama a mediados del siglo XIX antes de que existieran las zonas horarias o de que la apertura del Canal de Suez relegara al Cabo de Buena Esperanza –el camino del sur– de los intereses geográficos de las horas. Hoy, cuando el reloj  de alta expresión explora vías alternas, Montblanc vuelve la mirada al cielo para guiarse por la Cruz del Sur evocando al almirante  portugués que puso en el mapa el hemisferio austral antes de que se demostrara que la Tierra era redonda o de que la precisión tenía sus amaños con las estrellas.

Montblanc-post3
Estirpe Villeret: las 18 unidades de este navegante inédito responden a la excelencia de los Montblanc Villeret. Calibre manual MB68.40 de 2.5 Hz, 288 componentes, 48 horas de carga, caja de oro rosa de 47 mm, carátula 3/4 de oro grabada a mano. La corona controla la triple zona horaria.

Villeret Tourbillon Cylindrique Geosphères Vasco da Gama es algo más que un guardatiempo de majestuoso nombre –como le gustan a Jérôme Lambert– y grafismo exuberante. Su punto de partida son los ingredientes típicos de la aventura: una espiral cilíndrica que recuerda a un cronómetro marino y la naturaleza siempre misteriosa de un gran tourbillon (¿acaso la gravedad no lo es?) y un sistema worldtime en relieve con triple registro. Y como punto de destino: el logro de una arquitectura inédita destinada al impacto, como es habitual en casi todas las creaciones del atelier de Villeret (antes Minerva) que la firma tiene en el valle de Saint-Imier.

En este experimento retórico empezamos por celebrar que Montblanc nos descubre que existe Dili (Timor Oriental), Noumea (Nueva Caledonia), Pago Pago (Samoa), Papeete (Tahití)… los 24 enclaves elegidos para cada uno de los meridianos sureños que acompañan en el bisel posterior a las otras tantas urbes habituales de los relojes con hora universal del hemisferio norte. Mirando la inmensidad del azul que domina los mares meridionales en la semiesfera pintada a mano del reloj resulta hasta sorprendente que puedan existir emplazamientos  en cada franja horaria si prescindimos de la Antártida.

El Geosphère Vasco da Gama es también el primer uber-watch de la era Lambert al frente de Montblanc y, como tal, viene rodeado de todo el virtuosismo de la familia Villeret, ahora sin el apelativo 1858. Como antes ocurriera con el Tourbillon Bi-Cylindrique, el Metamorphosis II, el Chronographe Régulateur o el ExoTourbillon Rattrapante, el nuevo Tourbillon Cylindrique Geosphères Vasco da Gama propone en una escenografía rica en argumentos en una combinación funcional sin antecedentes donde cada elemento reclama el protagonismo por exceso de ego.

Montblanc-post1
El gen cronométrico: por primera vez una espiral cilíndrica se combina con un worldtime. El tourbillon lleva doble puente infinito y curvado.

Sobre un trazo de carátula tres cuartos de dos niveles sobresale un tourbillon de un minuto de puente convexo infinito con espiral cilíndrica de doble curva Phillips (las espirales propias son una de las destrezas de Montblanc Villeret). Este muelle tiene una conexión inmediata con la cronometría por su mejor desempeño isocrónico al oscilar de forma equidistante desde su epicentro con base en los dos puntos de fijación en los extremos. El gran balance de 14.5 mm oscila lentamente a 18,000 alt/h rodeado de un mar de olas al guilloché en otro guiño más con el mundo de los orígenes de la navegación.

Montblanc-post2
Continentes y océanos vienen pintados a mano en miniatura sobre esferas de zafiro. Rosa de los vientos labrada con flor de lis para la hora de origen.

En la escena inferior, y en rigurosa simetría, las dos semiesferas terrestres fijas ilustradas con pintura en miniatura están rodeadas de discos que giran en sentido invertido (el del Hémisphere North siguiendo las manecillas del reloj) diferenciando el ciclo nocturno y diurno para leer intuitivamente en un poderoso juego de volúmenes la cartografía de la hora mundial. En la posición de las 6 h, una rosa de los vientos con flor de lis labrada recuerda el mármol de la base del monumento del Padrão dos Descobrimentos de la Parroquia de Belém en Lisboa, que vela para marcar la hora de origen después de zarpar rumbo a lo desconocido. Toda una mezcla entre arte de exquisitos pulidos, ciencia e incontinencia de recursos de la que sólo se crearán 18 unidades. (Por Carlos Alonso)

Montblanc-post5
Las 24 ciudades en cada uno de los hemisferios vienen grabadas atrás con el desfase respecto a Greenwich.
Artículo anterior

Grandes Relojes de 2015: Bell & Ross BR 01 10th Anniversary

Siguiente artículo

Colección Excellence o la madurez relojera de Louis Erard

Notas relacionadas
Leer más

Señores de negro

Chopard presenta L.U.C Time Traveler One Black y L.U.C GMT One Black. Dos ediciones limitadas en titanio ceramizado.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.
Breitling Super Chronomat
Leer más

Breitling Super Chronomat, campeón EN pesos pesados

El reloj aviador por excelencia de Breitling gana músculo con una versión más grande y con guiños a la estética de los años ochenta. Atentos a su módulo de segundo huso horario en el brazalete.
Leer más

Besos de azúcar para mamá

¿Una esfera de cristales de azúcar? Lo ha hecho posible Bovet. Una técnica inédita con pintura en miniatura que captura ternura, amor, nostalgia, coquetería y romanticismo. Ideal para regalar a mamá.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share