Greubel Forsey se une a la fiebre del zafiro

La desnudez y transparencia del zafiro se ha convertido en un reto y obsesión benigna para los relojeros más audaces e innovadores. Un material que trasciende la esfera o el fondo para convertirse en un todo integrado que aloja el movimiento del reloj. Además, un material difícil de tratar y que presenta numerosos desafíos técnicos.

El último en unirse a esta furor por las cajas de cristal zafiro es Greubel Forsey. La apuesta sorprendente es Double Tourbillon 30º Technique Sapphire. Una edición limitada de 8 piezas con cuerda manual y tourbillon patentado. Un guardatiempo con la pretensión única de conseguir que todo el movimiento quede a la vista desde cualquier ángulo y ante cualquier gesto.

GF5Todo empezó hace unos años, cuando Stephen Forsey, cofundador de la casa relojera, consiguió alojar puentes de zafiro en el Quadruple Tourbillon. Éste fue el punto de partida para la pieza actual que solo se comercializará en Estados Unidos y cuya caja está hecha de un solo bloque de cristal de zafiro sólido y mide 49.95 mm de diámetro y 17.15 mm de grosor, solo un poco más grande que sus versiones anteriores de oro rosa, blanco y platino. La corona, grabada con el logo GF, también es de zafiro. El anillo de las horas en la esfera de zafiro tiene índices horarios galvanizados y en relieve rellenados con laca. Destaca el numeral de las 12 horas en rojo, un detalle inédito hasta ahora. El pequeño segundero y la indicación de reserva de marcha son subesferas de oro con indicadores triangulares rojos. Las manecillas de horas y minutos son caladas y tratadas con Superluminova.

GF3El calibre manual incluye una reserva de marcha de 120 horas gracias a cuatro barriletes distribuidos en pares, un sistema patentado en el que un tourbillon interior, inclinado en un ángulo de 30º y haciendo la rotación tradicional de un minuto, es pareja de un tourbillon exterior que hace una rotación menos convencional de cuatro minutos.

Las dos jaulas del tourbillon requieren 132 componentes del total de 396 que tiene el reloj completo. Además, incluye 43 rubíes en los chatones de oro, una rueda de balance de inercia variable con tornillos de oro blanco, un volante de espiral de curva Phillips, puentes y platina princial de níquel plateado. El número del guardatiempo está grabado sobre la platina de oro que está sobre uno de los puentes.

GF2

La correa es de caucho, aunque viene con otras dos opciones: piel de aligátor cosida a mano y silicón transparente. Todas tienen cierre desplegable de titanio con el logo GF. El precio, por supuesto, está a la altura de la excepcionalidad del guardatiempo. Cuesta 1.1 millón de dólares.

 

Artículo anterior

En Chantilly, la elegancia es una actitud

Siguiente artículo

Independence Day y otras cintas con reparto muy rentable

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share