Reservoir hace más entretenida la inmersión

El buzo lleva más de 45 minutos sumergido, la profundidad supera los 20 metros, la concentración es inminente pero el deseo de explorar se presenta conforme pasa el tiempo, pero es hora de verificar todos los instrumentos, entre ellos uno de los aliados importantes debe ir ajustado a la muñeca, un reloj que sea tecnológicamente confiable y divertido.

El modelo Hydrosphere de la casa de origen francés Reservoir, muestra una patente que representa los minutos retrógrados, los cuales se muestran en un arco circular de 240 grados, una hora de salto a las 6, además de una reserva de energía que es de 5 a 7 horas, la cual se indica en ese mismo espacio (las 5 y 7 en punto).

Esta pieza, que se inspiró en el manómetro, un instrumento esencial para los buzos , se presenta en tres modelos en una caja de 45 mm de acero con esfera en color azul, negro y blanco según la línea, su movimiento es un ETA 2824-2 agregado en un módulo de 124 piezas patentado por la casa relojera.

Su bisel de cerámica con doble graduación gira a 240 grados con la finalidad de medir los tiempos corto, por ejemplo las paradas de descompresión de 15 minutos.  Al pasar de los 120 grados había un vacío entre las 5 y 7, por lo que la graduación permite omitir este espacio, lo que da la oportunidad de leer el tiempo transcurrido en ese lapso.

Su estuche impermeable tiene un medidor equipado con una válvula de helio y puede sumergirse hasta 250 metros gracias a su fondo y corona atornillados. Para que tenga una excelente ajuste a la muñeca se ofrecen dos opciones, la primera es un brazalete de acero y cierre de hoja plegable con sistema de extensión, mientras que la segunda opción es una correa de caucho.

Así Reservoir ofrece una alternativa divertida y especial para los amantes del buceo, que quieren hacer sus actividad con personalidad, sin dejar de lado la seguridad donde el tiempo es muy importante para este deporte.

Artículo anterior

El nuevo matiz de Manufacture Royale

Siguiente artículo

El nuevo calibre de Porsche Design, la complicación sencilla de usar

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share