Un diver para salvar tiburones

El último lanzamiento de Ulysse Nardin complace a los fans de la alta relojería y el buceo. ¿El plus? Un porcentaje de las ventas se destina a ONGs dedicadas a los tiburones.

El tiburón tiene demasiada mala prensa si la comparamos con sus aportes al ecosistema, muy necesarios para mantener el equilibrio marítimo. Claro: siempre es mejor noticia un bañista cuyo brazo -como mínimo- desapareció entre las fauces de un escualo que un relato pormenorizado sobre el sistema que les permite a estos peces detectar las señales eléctricas emitidas por otros animales, con los que convive en un delicado ecosistema.

Ambas cosas son verdad: sino, pregúntenle a Mike Coots, flamante amigo de la relojera Ulysse Nardin. A los 18, este bodysurfer de Hawái sufrió la amputación de su pierna derecha durante un ataque de tiburón tigre. Lo sorprendente es que, lejos de dedicarse a rumiar bronca, Coots se convirtió en un ferviente defensor -síguelo en Instagram, surfeando hábilmente con su prótesis- de esta especie incomprendida, pero fundamental para la vida marina. Y así es cómo la manufactura fundada en Le Locle termina por unir los puntos en esta historia.

Hablamos del último lanzamiento de Ulysse Nardin: Diver Chrono Great White, edición limitada con temática de tiburones de su cronógrafo diver de 44 mm. Esta nueva complicación, protegida por una caja de titanio con acabado satinado y pulido con chorro de arena, tiene un bisel giratorio unidireccional recubierto de caucho. Concebido especialmente para sumergirse en las profundidades del mar, tiene un calibre “maison”, el UN-150. Y la revolucionaria tecnología del silicio inaugurada por Ulysse Nardin en los años 2000. 

Provisto de rueda de escape, áncora y espiral de silicio, su esfera gris, hecha a imagen y semejanza de la piel del tiburón -pese a que parece muy suave, en realidad es dura y compuesta por miles de escamas- tiene toques de azul y blanco y presenta un contador de 30 minutos, un contador de 12 horas y un segundero con fecha. 

Deep Blue

La inscripción “Great White” aparece debajo del logo, mientras que la silueta del tiburón decora la correa de caucho blanco.  Creado para descender hasta 300 metros, este guardatiempos pertenece a una serie limitada de apenas 300 piezas. El 1 % de sus ventas se donará a 1% For the Planet, que apoya a organizaciones sin fines de lucro consagradas a los tiburones. 

No es, claro, la primera vez que la maison helvética se interesa por este pez. En 2010, sacó su primer reloj para buceo, el Diver Hammerhead Shark. Poco después, el tiburón se convirtió en el emblema de la marca al tiempo que lanzaba Diver Great White. Este reloj se vendió como pan caliente hasta agotarse.

El idilio de la relojera con estos peces no termina ahí. En plena pandemia, Ulysse Nardin inició una campaña de etiquetado de tiburones con técnicas no invasivas que permiten seguir a esta especie y estudiar su comportamiento. Gracias a una alianza con la organización estadounidense Ocearch, una hembra de tiburón blanco fue etiquetada frente a la costa de Massachusetts. Andrómaca, como se la bautizó, se convirtió así en la primera embajadora oficial de tiburones de Ulysse Nardin. Incluso se puede rastrear la migración de este animal en tiempo real haciendo clic en esta liga.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

DIVER CHRONO GREAT WHITE

    
Movimiento:
   
Calibre automático UN-150, marcha 48 horas.
   
Función:
   
Cronógrafo automático, contadores de 30 minutos y 12 horas y pequeño segundero con fecha.
   
Caja:
   
Titanio pulido con chorro de arena y acabado satinado, 44 mm.
   
Carátula:
   
Agujas e índices con Superluminova
   
Precio:
   
1503-170LE-1A-GW/3A – 12.600 € 1503-170LE-1A-GW/3B – 12.850 €
Artículo anterior

Un fragmento del universo en la muñeca

Siguiente artículo

Con Fabrizio en el QuarantaQuattro Press Day

Notas relacionadas
Leer más

El poder del imperio romano

Cuando la joyería y la alta relojería de Bulgari se encuentran. Octo Roma Emerald Grande Sonnerie proclama el cénit de la mecánica de la firma italiana.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
20
Share