Vanidad entre la vida y la muerte

“Aprovecha el momento, no confíes en el mañana” una frase de Homero, quien basaba su filosofía en ver al hombre como ser finito y sin necesidad de más que el vivir el momento para alimentar el espíritu. Bajo estas ideas, Corum presenta dos nuevos modelos de su colección Bubble Vanitas Revival.

En el año 2000 se lanzó la línea Bubble, la cual de daba un toque de “diversión y juventud” según la manufactura. Sin embargo, las nuevas piezas, además de dejar en claro su influencia barroca bajo su característico cristal de zafiro abombado, también son una representación de lo fugaz y finita que es la vida.

La primera Bubble 47 Vanitas Sword describe en su esfera a la muerte mediante un cráneo humano, una espada que simboliza el poder y la fuerza. La sangre representa la vida y las rosas blancas son pureza. Un recuerdo de que el hombre no tiene control sobre los sucesos que acontecen a su alrededor.

Bubble 47 Vanitas Skull, por otro lado, presenta en su carátula varios objetos distintivos de la línea, los cuales nos dan cuenta de no malgastar el instante en cosas comunes sin alimentar el alma. De igual manera destaca una calavera como signo de la muerte, mientras que la serpiente simboliza la inmortalidad, que se alcanza con la reencarnación. El significado de lo mundano de la pasión lo aportan las rosas rojas.

Este par de símbolos horológicos buscan trascender en una caja d,e 47 mm de acero. Su energía se obtiene de un su calibre CO 082 automático que late 28,800 at/h, para dotar una reserva de marcha de 42 horas. Una línea que busca marcar el camino de la vida en 88 piezas limitadas, la cuales se ajustan con una correa de caucho negro con un estilo ostentoso llamado “vanitas”. Al final, algo de vanidad se debe de tener en esta vida.

 

Artículo anterior

RJ envuelve a Spider-Man

Siguiente artículo

Inequívoco lenguaje del mar

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share