Grandes relojes de 2015: First Class Double Rotor Skeleton de Perrelet

El doble rotor es el invento que mejor define a Perrelet. En 2015, la firma celebró el vigésimo aniversario de ese ícono con el modelo First Class Double Rotor Skeleton, una edición especial de carátula esqueletada.

Perrelet-post2
La caja del First Class Double Rotor Skeleton mide 42.50 mm y está hecha en oro rosa (edición limitada de 77 ejemplares). Carátula blanca calada y correa de piel de cocodrilo.

Perrelet debe su nombre al genial relojero homónimo de Neuchâtel, Suiza, considerado el primero en usar un sistema automático de carga del mecanismo. Aquella hazaña motivó a la casa a lanzar en 1995 el calibre P-181, cuya principal característica era la introducción de un segundo rotor nada menos que en la misma carátula del reloj.

Más allá de las ventajas técnicas que aportaba el P-181 (una mayor energía que redundaba en la estabilidad y el rendimiento del calibre), el doble rotor otorgaba a Perrelet dos aspectos imprescindibles para entender el éxito de la colección: un componente lúdico que aumentaba su atractivo y una imagen exclusiva que ha ayudado a la consolidación de la marca en el mercado.

Estas dos décadas de trayectoria han marcado la evolución del ingenio exclusivo de Perrelet, la cual se ha beneficiado en este tiempo de unas mejores infraestructuras que le han permitido convertirse en manufactura de pleno derecho. En producto, el gran protagonista es el Turbine, evolución del doble rotor. Sin embargo, la firma ha preferido para esta edición homenaje de 20 años volver a los orígenes del invento y presentar una doble edición de su clásico First Class, con la novedad de la apertura de la esfera y el acabado esqueletado del movimiento.

Perrelet-post3
El rotor, hecho en oro rosa, ha sido personalizado, troquelado, decorado con bandas Côtes de Genève y grabado con el motivo del vigésimo aniversario. Calibre P-481 de carga automática.

También ha sido personalizado el rotor, igualmente troquelado, elaborado en oro rosa de 18K, decorado con bandas Côtes de Genève y grabado con el motivo del aniversario. La edición cuenta con versiones con caja de acero u oro rosa de 42.50 mm x 10.70 mm. La primera limitada a 250 ejemplares y la segunda a 77.

Como ya ocurría en la primera versión de 1995, el doble rotor de Perrelet se sustenta sobre un cojinete elaborado en rubí sintético. Esta solución, además de muy vistosa, mejora la alternativa de usar un rodamiento de bolas al reducir el coeficiente de fricción del eje. El movimiento de este reloj es el calibre P-481 de carga automática.

Artículo anterior

Pre-Baselworld 2016: Patravi TravelTec se pinta de negro

Siguiente artículo

Chopard brilla con su nueva boutique insignia en México

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share