Pre-Baselworld 2016: Patravi TravelTec se pinta de negro

En 2015 se cumplieron 10 años del lanzamiento del Patravi TravelTec de Carl F. Bucherer, un guardatiempo fácilmente reconocible por su particular combinación de cronógrafo y tres zonas horarias, que lo hace ideal para los viajeros frecuentes. La marca conmemoró ese aniversario hace unos meses con el Patravi TravelTec II, una pieza imponente con una caja más grande que sus antecesores (47.7 mm x 15.9 mm). Antes de terminar el año, ya sabemos que uno de sus lanzamientos estelares para Baselworld 2016 será un nuevo Patravi TravelTec negro casi en su totalidad.

CarlFBucherer-post2
La caja es hermética hasta 50 metros. El cierre desplegable es de acero inoxidable con revestimiento DLC. Corona atornillada y cristal de zafiro.

 

La caja (46.6 mm x 15.5 mm) y el brazalete son de acero con revestimiento DLC (carbono como diamante, por sus siglas en inglés), el cual fue aplicado mediante un complejo proceso de varias fases. Este material no solo luce elegante y deportivo a la vez, sino que garantiza la ligereza del carbono. Su agradable textura, muy fina al tacto, cristalina y adiamantada a la vista, en cierto sentido es engañosa, ya que ofrece una resistencia alta a los arañazos y los golpes. La carátula también es negra, con los contadores, índices y marcadores de color claro.

Su mecanismo es el calibre de manufactura CFB 1901.1 de carga automática, 42 horas de reserva de marcha y certificado COSC. La primera zona horaria se indica mediante las agujas centrales de hora y minutos; la segunda a través de la escala de 24 horas del anillo interior; y la tercera en el bisel giratorio de 24 horas con ayuda de la aguja de color rojo. El monopulsador patentado de las 10 horas permite ajustar la tercera zona horaria hacia el este o el oeste, dependiendo de la dirección hacia la que se viaje. En la esfera también puede consultarse el pequeño segundero a las 3 horas y los contadores de minutos y horas del cronógrafo a las 9 y a las 6 horas.

CarlFBucherer-post3
En el fondo de la caja están grabados los nombres de 24 ciudades, una por cada huso horario, además de un globo terráqueo rodeado por un bisel y una corona con el logotipo de Carl F. Bucherer.

 

Artículo anterior

Pre-SIHH 2016: Tres nuevos Aquatimer de IWC salen a la superficie

Siguiente artículo

Grandes relojes de 2015: First Class Double Rotor Skeleton de Perrelet

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share