fbpx

Breitling hace realidad su reloj conectado Exospace B55

En marzo de 2015, durante Baselworld, Breitling presentó el prototipo de un smartwatch llamado B55 Connected. Nueve meses después, exactamente el 16 de diciembre, la firma ha dado a conocer su primer reloj conectado totalmente funcional y listo para venderse. ¿Su nombre? Exospace B55 Connected.

La apuesta ‘smart’ de Breitling es coherente con su historia, sus valores y su eslogan «Instrumentos para profesionales». El Exospace B55 es el cronógrafo de los sueños para los pilotos de aeronaves, las dos especialidades de esta casa fundada en 1884 por Léon Breitling. En 1915, la marca inventó el primer pulsador de cronógrafo independiente, una creación que fue seguida —en 1923— por la separación de las funciones de puesta en marcha/parada de la de vuelta a cero. En 1934, Breitling desarrolló el segundo pulsador independiente para la vuelta a cero. En cuanto a la aviación, desde la década de 1930 ganó fama por sus cronógrafos para las cabinas de los aviones, y en 1952 lanzó el Navitimer, un cronógrafo con regla de cálculo circular que permite hacer todas las operaciones relacionadas con la navegación aérea.

Breitling-post1
Calibre Breitling B55 SuperQuartz termocompensado con certificado COSC, visualización analógica y digital, y cronógrafo a 1/100a de segundo. Caja de 46 mm en titanio negro.

Como su nombre lo deja claro, el nuevo reloj se conecta con el smartphone «para mejorar su funcionalidad», según la marca, aunque el cronógrafo «sigue siendo el líder absoluto». La idea de Breitling es que ambos instrumentos formen «un dúo complementario en el que cada uno es utilizado para lo que mejor sabe hacer». Así, el usuario puede aprovechar el tamaño y la interfaz del teléfono para hacer ajustes en su reloj con mayor comodidad (puesta en hora, husos horarios, alarmas, parámetros de visualización y funcionamiento, modo noche). También puede descargar del reloj al teléfono los resultados de diversas mediciones (tiempos de vuelo, tiempos cronometrados con tiempos intermedios, tiempos de vuelta y más) para leerlos más fácilmente, almacenarlos o transmitirlos. Además, el Exospace B55 recibe notificaciones de correos electrónicos, de mensajes, de llamadas telefónicas (el nombre o el número de la persona que llama) o de calendario.

Breitling-post3
La idea de Breitling es que el reloj conectado y el smartphone formen «un dúo complementario en el que cada uno es utilizado para lo que mejor sabe hacer».

El calibre de manufactura B55 es un mecanismo SuperQuartz (diez veces más preciso que el cuarzo convencional) con certificación COSC y alimentado por una batería recargable. La visualización analógica y digital (con dos pantallas LCD) es un elemento común en la colección ‘Professional’, con modelos como Chronospace Military, Aerospace EVO, Cockpit B50 y Emergency. El Exospace B55 ofrece, de acuerdo a Breitling, «toda una gama de funciones inéditas pensadas para pilotos», como taquímetro electrónico, un cronógrafo capaz de registrar 50 tiempos intermedios y un sistema ‘countdown/countup’ que permite encadenar una cuenta atrás y un cronometraje. Asimismo, cuenta con un dispositivo «esencialmente aeronáutico» ‘chrono flight’ que registra ‘tiempos bloque’ (tiempos transcurridos desde el momento en que el avión empieza a desplazarse para el despegue hasta el momento en que se inmoviliza al final de la misión) y tiempos de vuelo, guardando en memoria la fecha y la hora de salida, la hora de llegada, la hora de despegue y de aterrizaje (funciones Block y Flight Times).

Este reloj también tiene hora universal UTC, calendario perpetuo con indicación de la semana, indicador de consumo de batería y 7 alarmas-despertador diarias. Las funciones se seleccionan al rotar la corona y se activan o desactivan a través de los dos pulsadores. La caja de 46 mm está hecha en titanio negro, con una hermeticidad de 100 metros. El bisel es giratorio y la pulsera TwinPro es de caucho bicolor.

No Comments Yet

Comments are closed