Sensibilidad metálica

El brazalete del Big Bag Integrated King Gold de Hublot es ya un must de la relojería. Sensualidad y emociones a flor de piel.

“Media vita, in morte sumus”, entonaba el célebre canto gregoriano (“en la plenitud de la vida, estamos muertos”). Hublot nació en 1980 y fue la marca que, frente al brazalete, elevó la correa de caucho a un “statement haute horlogerie”. Para no desfallecer, toca reinventarse y seguir en la lucha por la vida eterna, la auténtica batalla en la que se debate todo reloj mecánico que se precie de serlo.

 Y la nueva vuelta de tuerca de Hublot es agregar a su mítico modelo un brazalete integrado. “Una pulsera única, con una caja rediseñada para una clientela diferente”, señaló Ricardo Guadalupe, CEO de Hublot. “La arquitectura monobloque del Big Bang Integrated catapulta a un nuevo universo”. Y también lo ajusta al tacto de las sensuales emociones tisulares que despiertan los brazaletes metálicos. Fue justamente en 1980 cuando, por primera vez en la historia de la alta relojería, vimos la original combinación de una correa de caucho negro en una caja de oro.

Comenzaba su historia “el arte de la fusión” en el ocaso de la generación X (ya nacía la generación millenial). Ahora que el Big Bang celebra 17 años, y la colección se enriqueció con un brazalete integrado, además de otros pequeños detalles significativos. El brazalete está perfectamente integrado en la caja Big Bang de 42 mm, que mantiene iguales su esfera y el bisel.

Innovación brillante

El Hublot Integrated presenta tres mallas articuladas con aristas inspiradas en la estética de los pulsadores y la estructura definida de la carrura. Una combinación de acabados pulidos y satinados con el angulado (anglage, en francés) y biselado de los eslabones. Los índices toman el relevo de los números arábigos.

Sus pulsadores recobran el diseño original de la primera colección Big Bang del 2005. De identidad reconocible, conserva la construcción tipo sándwich de la carátula esqueletada. La novedad es que toda la pieza es del mismo material. Hay tres versiones en titanio, King Gold y cerámica All Black con acabado satinado y pulido.

El nuevo Integrated monta el calibre automático HUB1280. Una de las maquinarias más complejas de la firma Nyon. Es un movimiento cronógrafo flyback Unico de manufactura con rueda de columnas. Tres días de reserva de marcha y cuatro patentes: embrague de segundos oscilantes, sistema de fricción regulable con bolas, sistema de retención del rochete con rodajes unidireccionales y ajuste preciso a la raquetería.

El accesorio es tan importante como lo esencial. Comenzar la creación de un reloj por su correa es como empezar a fabricar una casa por el tejado, una práctica audaz que convendría realizar más a menudo en alta relojería. Hublot convierte el brazalete en un must. El arte de la fusión y de la reinvención siguen más que vigentes en la casa de Nyon.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Hublot Big Bang Integrated King Gold

    
Movimiento:
   
HUB1280 Unico, movimiento flyback con rueda de columnas, 28,800 alt/h, marcha 72 horas, 354 componentes, 43 rubíes.
   
Función:
   
Cronógrafo flyback
   
Caja:
   
King Gold satinado y pulido, 42 mm, sumergible 100 metros, bisel con seis tornillos de titanio chapado negro en forma de H.
   
Carátula:
   
Esqueletada negra mate
   
Correa:
   
KIng Gold satinado y pulido con cierre de hebilla desplegable de King Gold.
   
Versiones:
   
Titanio, cerámica. negra.
Artículo anterior

Libertad de colores

Siguiente artículo

Chopard Alpine Eagle: verde con causa

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
13
Share