Libertad de colores

Versatilidad extrema con el Big Bang One Click de Hublot. Posibilidades infinitas para un corazón que late con calibre automático y se embellece con diamantes.

Los Big Bang One Click 33 muestran sus numerosas facetas y vienen acompañados de un nuevo lujo. Una colección de 12 sedosas correas para combinar según la estación, esculpidas en un cuero flexible de piel de becerro graneada conocida como «Soft touch». Las cajas, fabricadas en King Gold o en acero, engastadas total o parcialmente, lucen esferas pulidas negras o blancas alrededor de la cual se ordenan las horas. Fiel a su Arte de la Fusión, Hublot las ha combinado con una correa de caucho negro o blanco. Doce versiones, múltiples variantes. Piezas contemporáneas con múltiples opciones,

Romper barreras y combinar con destreza materiales que tradicionalmente no se han asociado o no tienen una afinidad natural es lo que caracteriza a Hublot. Desde hace muchos años los relojes ya no son sinónimo de austeridad. La precisión es el denominador común de la alta relojería y de la joyería. El Bing Bang One Click reúne lo mejor de ambos mundos y ofrece libertad de combinar esta joya con su look personal.», dice Ricardo Guadalupe, CEO de Hublot.

Romper las reglas

El emblemático Big Bang Unico le ha legado un carácter fuerte, pero los nuevos Big Bang One Click 33 se distinguen por su sofisticación. Frutos del savoir-faire de la alta relojería y la joyería, se atreven a desafiar y romper las convenciones. Adornados con un bisel engastado, ponen el énfasis en sus índices: 11 diamantes que brillan en la esfera dejando espacio a las 3 horas para la fecha. En su versión más exclusiva, las cajas también se revisten de diamantes. Albergan el movimiento automático HUB1120 que late en su corazón a 28,800 alternancias por hora durante 40 horas consecutivas.

Versatilidad extrema

Diluyen los códigos y cambian de aspecto con solo un clic en función del estado de ánimo gracias al sistema patentado One Click. Doce correas de cuero de piel de becerro Soft Touch matizan sus expresiones en la muñeca con doce tonos, de los más atemporales a los más deslumbrantes o intensos, conseguidos mediante un curtido vegetal realizado en Francia. Una forma de equilibrar los caprichos del tiempo con la eternidad del estilo. Estas correas también están disponibles para los modelos Big Bang One click 39 mm y Big Bang Unico 42 mm.

Artículo anterior

Back to Black: Perrelet vuelve a apostar al negro

Siguiente artículo

Sensibilidad metálica

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
9
Share