Brillo en la cima

Brillo en la cima. Rolex renueva su Explorer. Oyster Perpetual Explorer Rolesor calibre 3230 y Explorer II con calibre 3285 automático.

Rolex renueva su Explorer. Un reloj que nacía en 1953 y cuya imagen más familiar es la versión moderna: Explorer II, que se lanzaba en 1971 y ahora celebra este año su cincuenta aniversario. Pero comencemos por el principio. El Explorer originario nace como Oyster Perpetual Explorer de nueva generación en 36 mm, con el tamaño original del modelo que acompañó a sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay en el primer ascenso a la cumbre del Everest un 29 de mayo de aquel 1953. Brillo en la cima del mundo a 8,848 metros de altitud. Sencillo, original, austero, robusto. Una esfera negra, ahora lacada, con sus números reconocibles 3, 6 y 9.

Oyster Perpetual Explorer

Oyster Perpetual Explorer

Este nuevo Oyster Perpetual Explorer viste un traje Rolesor —la unión que hace Rolex del oro y el acero—. Combinación de oro de 18 quilates y acero Oystersteel. Es un sello que la firma emplea desde 1933, cuando registró su nombre. Una simbiosis de elegancia y funcionalidad donde se combinan la nobleza del metal precioso y la resistencia y robustez del acero. El bisel, la corona y los elementos centrales del brazalete son de oro amarillo de, mientras que la carrura y los elementos laterales del brazalete son de acero Oystersteel.

El debate —incluso más social que propiamente relojero— es el sexo masculino o femenino de las tallas (de los relojes). ¿Es 36 mm un diámetro de reloj femenino o masculino? El horizonte más cercano comienza a borrar esta distinción y podríamos hablar de una talla unisex. Si 36 mm fue medida masculina en las primeras décadas del siglo pasado, ¿por qué no ahora también?

Close-up on the Oyster Perpetual Explorer dial

Igualmente es muy interesante que Rolex emplee como corazón mecánico del Oyster Perpetual Explorer el calibre 3230 que empleó para su nuevo Submariner de 41 mm. Un calibre automático, con objeto de varias patentes, que representa la última tecnología de la firma de la corona: escape Chronergy, espiral Parachrom, oscilador con amortiguador de golpes Paraflex y rotor Perpetual. En la característica caja Oyster, que se trabaja sobre bloque de acero macizo, suma todos los ragos estructurales de la robustez con el sello de la firma: corona Twinlock con sistema de doble hermeticidad, cristal de zafiro prácticamente imposible de rayar y, en perfecta integración con la caja, un brazalete Oystesteel que también destaca por su robustez —con cierre desplegable Oysterlock patentado por Rolex que puede extenderse 5 mm de longitud—.

Explorer II

Pero también la firma ha renovado el Explorer II, la imagen más moderna de este modelo histórico. Más brillo en la cima de un verdadero reloj-herramienta para exploradores audaces. Con un rediseño muy sutil de líneas más armoniosas en caja y brazalete, no pierde la fidelidad al Explorer que nació en 1971. Hay una versión con esfera blanca y otra con esfera negra, ambas en 42 mm. En la esfera lacada en blanco, los índices ahora presentan un ligero revestimiento negro con PVD y las agujas han sido lacadas en negro.

Para la función GMT, se distingue la aguja más grande 24 h con su reconocible color naranja —para la función de segunda zona horaria con el bisel, o como indicación día/noche en lugares inhóspitos donde esa distinción no es tan evidente—. El Chromalight ha sido mejorado para esta nueva generación del Explorer II. Una luminiscencia azul más duradera para índices y agujas en la oscuridad, donde predomina un tono más blanco a la luz del día.

Oyster Perpetual Explorer II

Y también el Explorer II llega con nuevo calibre. Un movimiento apropiado para desafiar los extremos. Es el calibre perpetual 3285 que emplea el Rolex Master II-GMT. Completamente desarrollado y manufacturado por la firma, se presentó en 2018 y viene a renovar el corazón poderoso del Explorer II. Sólida tecnología con escape Chronergy, espiral Parachrom optimizada en aleación paramagnética y curva final Rolex, oscilador con amortiguador de golpes Paraflex y rotor Perpetual con una reserva de marcha de 70 horas.

En este lanzamiento, la pieza mantiene su brazalete Oyster y el cierre de seguridad Oysterlock que previene de cualquier apertura imprevista. De identidad austera, sin duda, una de las piezas más robustas de la firma de Ginebra que conserva ese carácter especial de ser un reloj para llevarlo a los confines de la Tierra y al infierno si hiciera falta. Brillo en la cima y en las cavernas más profundas.

Oyster Perpetual Explorer II

Los nuevos Explorer cuenta con el sello verde de la casa. Es la precisión de un Cronómetro Superlativo (-2/+2 segundos al día), una desviación menor que la admitida por el propio COSC. Y cuentan con una garantía internacional de cinco años. Brillo en la cima y en los confines de la Tierra.

Close-up on the Oyster Perpetual Explorer II dial and hands
Oyster Perpetual Explorer II

Artículo anterior

Nuevo Lange 1 Calendario Perpetuo

Siguiente artículo

Planetaria para soñar

Notas relacionadas
Leer más

Tic tac para el día de las madres

20 relojes para sorprender a las mamás. Complicados, florales, con piedras preciosas, icónicos, sport chics y sustentables...

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share