Tourbillon en su punto

Nueva versión en oro ético blanco del primer tourbillon volante de Chopard demuestra por qué la elegancia es su hábitat natural

Hace tiempo que Chopard encontró la manera de contar la impetuosa historia de su manufactura con relojes hermosamente serenos como este. El L.U.C Flying T Twin no necesita alzar la voz para llamar nuestra atención como tampoco tuvo que hacerlo su antecesor lanzado en 2019 con caja de oro ético rosa de 18 quilates.

Por supuesto, su tourbillon volante es más que suficiente para intuir las habilidades técnicas de sus creadores. Y su carátula azul muestra un dominio avanzado de los oficios artesanales. Pero, como siempre ocurre con la colección L.U.C, la joya de la corona de la firma suiza, hay mucho más que considerar.               

El calibre L.U.C 96.24-L de este modelo es el primer movimiento automático con tourbillon volante de la casa, con apenas dos años de antigüedad. Forma parte de la estirpe del L.U.C 96.01-L, el primer mecanismo de la Manufactura Chopard, que se presentó hace 25 años. Como este, tiene un micro-rotor de oro de 22 quilates y es muy delgado. Solo mide 3.30 mm de grosor, lo que lo coloca entre los relojes con tourbillon volante más planos del mercado. Gracias a la tecnología Chopard Twin de dos barriletes superpuestos, su reserva de marcha es de 65 horas. Cuenta con una función de parada de segundos, algo raro en un tourbillon, que permite una puesta en hora precisa. Cada uno de sus componentes está decorado con Côtes de Genève. Debido a su gran precisión, se ha hecho merecedor de la certificación del COSC. 

El tourbillon volante es el rey de la esfera del L.U.C Flying T Twin. Como su jaula carece de puente superior y está sostenida únicamente por el puente inferior, parece que vuela. La carátula azul es de oro macizo galvanizado. Tiene guilloché hecho a mano en un motivo central de alveolos que apareció en la colección L.U.C en 2017. La marca explica que es una referencia al primer logotipo de Louis-Ulysse Chopard y simboliza una colmena. La vuelta de las horas también es azulada con círculos concéntricos. Tiene agujas dauphines fusées para las horas y los minutos. Y una aguja de triángulo blanca para el segundero pequeño fijado sobre la jaula del tourbillon volante. El logotipo L.U.Chopard y la minutería son dorados.

Las dimensiones de la caja de oro ético blanco de 18 quilates vuelven a reflejar esa serenidad que mencionábamos antes: 40 mm de diámetro y 7.20 mm de grosor, elegante y discreta, pero nunca anodina. Las carruras y asas tienen satinado vertical, y el bisel y el fondo son pulidos. Sus cualidades estéticas han sido premiadas con el Punzón de Ginebra. Y con nuestro respeto absoluto. 

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Chopard L.U.C Flying T Twin

    
Movimiento:
   
Calibre L.U.C 96.24-L automático
   
Función:
   
Tourbillon volante, reserva de marcha 65 horas
   
Caja:
   
Oro ético blanco, 40 metros
   
Carátula:
   
azul, oro macizo galvanizado, guilloché motivo central de alveolos
   
Correa:
   
Piel
   
Versiones:
   
Edición limitada de 50 piezas
Artículo anterior

Las cinco fieras de ulysse nardin

Siguiente artículo

Cartier reparte amor

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share