chronoswiss

Corum conversa con los maestros

A veces una sola frase lo dice todo. “¿Qué pensarían hoy René Bannwart o Severin Wunderman respecto al legado de Corum?”, se pregunta Jérôme Biard, actual presidente de la firma, y cuya respuesta es el reloj que traemos ahora a estas páginas. La cuestión es interesante en varios aspectos. Primero, por el diálogo que establece entre el pasado de Corum y su presente; aspecto también recogido en el propio nombre de la colección, donde Heritage y Lab establecen un puente entre estas dos épocas de la marca. Y, por supuesto, está la mención nada casual a sus dos artífices. Primero Bannwart, su fundador, y después Wunderman, fueron las dos personas que conformaron la identidad de Corum como firma vanguardista e iconoclasta. Por tanto, interrogarnos qué hubieran hecho estos dos pioneros en la actualidad es una forma original de averiguar cómo Corum puede hoy en día seguir siendo revolucionaria.

El Heritage Corum Lab 01 parte de la premisa de ser un reloj diferente sin perder por el camino la esencia de la marca. En definitiva, una nueva receta para un pastel que hacemos con los mismos ingredientes de siempre. La caja ya la habrán reconocido los más familiarizados con la trayectoria de Corum. Es la misma que la usada en el Golden Bridge Tonneau, muy interesante desde el punto de vista formal por la simetría de sus formas gracias a la ubicación de la corona junto al índice de las 6 horas. Aquí tenemos el entendimiento con el pasado, mientras la actualidad la representa la efectiva integración del brazalete de caucho en la forma de la caja. En cuanto a la mecánica, y al igual que ocurría en el mencionado Golden Bridge Tonneau, juega un importante papel como atractivo estético de la carátula, aunque no alcanza la excelencia técnica del calibre creado para Vincent Calabrese para Corum en 1980. Tampoco su precio, lo que es importante remarcar.

La propuesta del Heritage Corum Lab 01 es más convencional: un acabado esqueleto de la carátula que permite ver algunos de los componentes más importantes del mecanismo, incluyendo el micro rotor posicionado en el lado superior derecho. El recurso ya lo empleó Corum en las diferentes versiones de su celebrado Admiral Squelette. Ver el movimiento siempre es atractivo. También comprobar que el movimiento CO 410 guarda la misma forma tonel que la caja, algo no fácil de encontrar en la relojería y detalle muy valorado por los aficionados más exigentes. Lo que sí es original en el Heritage Corum Lab 01 es el uso del color en la presentación del acabado esqueletado.

Tanto los bordes de los orificios de la platina que sirve de sostén al movimiento como los índices y agujas están realizados en blanco o rojo, según la versión elegida. También se han realizado en color las inserciones de caucho de los laterales de la caja de titanio con recubrimiento DLC negro y el capuchón que protege la corona. El resultado es sin duda atractivo y permite a Corum ir más allá de referencias tan conocidas como Bubble y Admiral sin renunciar al lado más atrevido de la firma.

FICHA TÉCNICA

MEDIDAS DE LA CAJA: 55 milímetros de largo por 39.89 milímetros de ancho.

RESERVA DE MARCHA: 50 horas.

EDICIÓN: 99 piezas en dos ediciones diferentes.

 

 

 

 

 

 

Artículo anterior

Pre SIHH 2019, Roger Dubuis imposible de domesticar

Siguiente artículo

Omega abre nueva boutique en CDMX

Notas relacionadas
imagen frontal del Bubble X Ray
Leer más

Vuelve Corum Bubble, el reloj más irreverente

El Corum Bubble es uno de los relojes más originales y divertidos del siglo XXI. Una edición limitada con la imagen de una calavera luminiscente celebra los 21 años de su lanzamiento.
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share