Diseño con estética deportiva

Acostumbrados a hablar del diseño, de la estética diferencial que aglutinan las creaciones Nomos Glashütte, en ocasiones olvidamos que la relojería cuenta con una funcionalidad, que es la primera premisa que debe seguir todo buen constructor. Nomos Glashütte se adentra ahora en la relojería de carácter deportivo, más sport.

Y lo hace con unas propuestas que llaman la atención por su correa metálica. Tangente Sport y Club Sport son las dos líneas que incorporan el calibre neomatik fecha DUW 6101, con su indicador de fecha grande situado a las horas. En ambas propuestas, también se apuesta por un diámetro generoso que llega hasta los 42 milímetros.

Por supuesto, como corresponde a creaciones destinadas a los momentos de ocio y práctica deportiva, tienen una notable legibilidad y hermeticidad que permite la inmersión hasta 1,000 pies, es decir, 300 metros. Y por supuesto, son los primeros relojes salidos de la manufactura de Nomos Glashütte diseñados con y para una correa metálica.

Una de las cualidades de estos creados por el fabricante alemán es la robustez de la caja en la que va alojado el calibre manufactura. Para protegerlo de las sacudidas, los impactos y el agua se han adaptado juntas y se ha optado por un cristal de zafiro especialmente resistente.

La altura ahorrada por el calibre que destaca por su reducido grosor, se aprovecha para añadir más material a la estructura de la caja. En cuanto a la esfera, el Tangente Sport se declina en dos versiones de color (plateado blanco y negro marino) y el Club Sport solo está disponible con una variante, el negro profundo.

Hay que detenerse por supuesto en las correas, no solo porque solo se utilice metal en su creación, sino por su cuidada elaboración, que le convierte en auténticas obras de arte hechas de eslabones de acero inoxidable macizo. Un detalle importante es que son ultraplanas y están compuestas por 145 piezas de acero de sencillez bauhausiana atornilladas a mano.

El mismo cliente puede montar, acortar o alargar fácilmente su correa con un destornillador. Un ajuste fino adicional por medio de un pasador de resorte permite realizar los ajustes finales. El conjunto se completa con una hebilla desplegable, asimismo desarrollada y diseñada por la compañía, que completa una pulsera de notable comodidad en la muñeca.

Artículo anterior

Oris y su compromiso por un mar limpio

Siguiente artículo

"Un reloj tiene que verse más en la mano que en una pantalla"

Notas relacionadas
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.
Leer más

Mecánica con osadía cromática

Chronoswiss recurre al rosa como una apuesta irreverente que trasciende patrones y etiquetas de género. Mecánica atrevida
Leer más

Bell & Ross activa el radar

Bell & Ross BR 03-92 Red Radar Ceramic es la última edición limitada de la colección Flight Instruments. Belamich y Rossillo

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share