El viaje de Doraemon y los calendarios perpetuos

A 90 años para que nazca el gato y se actualicen antes los calendarios perpetuos. Un maullido mecánico y robotizado, llegado del próximo siglo.

A 90 años para que nazca el gato y se actualicen antes los calendarios perpetuos. Un maullido mecánico y robotizado, llegado del próximo siglo, puede auspiciar tanta alegría como ese calendario perpetuo que contiene toda la vida que nos queda por vivir y mucho más. Dosis de felicidad anticipadas que sobrevivirán a nuestra muerte. Sin dramas, ya sólo faltan 90 años para el nacimiento de Doraemon. La espera se hace larga y el parto, interminable. Pero estamos ansiosos por celebrarlo. Tendrá lugar el día 3 de septiembre de 2112 en la fábrica Matsushiba de Japón. Es el viaje de Doraemon y los calendarios.

A pesar de que cuenta con infinidad de mágicos artefactos futuristas, este gato con bigotes y sin orejas no es tan diestro para enfrentarse a situaciones exitosamente. Sin embargo, China catalogó a Doraemon como personaje subversivo. No le faltaba razón. Ya en 2008, el gato robot se convirtió en el primer embajador de cine de animación japonés gracias a un título honorífico concedido por el propio Ministerio de Asuntos Exteriores. Todo un símbolo de poder ideológico para las eternas guerras de civilizaciones. Japón regalaba al felino una docena de dorayaki, sus célebres pasteles de alubias favoritos. El gran embajador del país del sol naciente era arma política de las misiones diplomáticas de la cancillería y cobraba protagonismo en los organismos culturales como la Japan Foundation. Fujiko F. Fujio, el creador del personaje apareció en la revista “Time” como uno de los héroes asiáticos.

El viaje del Doraemon

Doraemon ha protagonizado nada menos que 40 películas de anime. Y por su parecido razonable dio nombre a políticos (Osamu Fujimura) y legendarios luchadores de sumo (Takamisugi). ¿No recuerdan las guitarras de ESP Guitars con la forma y el color azul característicos del felino nipón? Pero lo que causaba realmente incertidumbre política y existencial era su bolsillo mágico denominado “bolsillo de la cuarta dimensión”.

¿Cómo habríamos de medir el paso de las horas y los minutos en esas coordenadas imaginarias más allá de la realidad tangible? Nobita Nobi, el niño amigo del gato cósmico, no mostraría ninguna torpeza al usar el Endeavour Calendar Perpetual de H. Moser. Minimalista como la filosofía zen, azul como la piel de este felino amistoso. Además, gracias al dibujo en la esfera a imitación de las chuletas que se usaban en el colegio, entendería y dominaría las funciones premonitorias del tiempo con un calendario perpetuo ya ajustado en el 2100 por otro siglo más. Entre travesuras y experiencias problemáticas en ocasiones, hay una pandilla de niños que vive la amistad en todo el esplendor de la inocencia. Y el alma de Doraemon ya ha transmigrado en regresión desde el el siglo XXII para convivir con ellos en el presente. La alegría es una habilidad existencial precisa como un reloj.

Perpetual Tutorial Calendar Funky Blue

H. Moser & Cie. Endeavour Perpetual tutorial Calendar Funky Blue cuenta con una versión con manual incluido en la esfera para principiantes. Una pequeña escala que rodea la indicación del mes se combina con una advertencia de color amarillo brillante para estar atento al número 29 en la ventana de la fecha, que ocurre solo una vez cada cuatro años. Caja de oro blanco de 42 mm. Esfera fumé funky blue con motivo rayos de sol y correa piel de kudú beige

Artículo anterior

El círculo virtuoso del Rally Maya México

Siguiente artículo

“Hay una gran familia aquí”

Notas relacionadas
Leer más

Aquaracer se apunta la moda superdiver

TAG Heuer se suma a la lista de firmas que ofrecen relojes de buceo de altas prestaciones. El Aquaracer Professional 1000 Superdiver esconde sus magníficas características para el buceo con un traje discreto y muy versátil.
Leer más

Gérald Genta, últimas confidencias. Primera parte

Es el año del Royal Oak, pero también de Gérald Genta, el genio del diseño relojero que creó uno de los relojes más icónicos de la industria suiza. Un maestro de las formas que se inspiró en Raymond Loewy para idear su estilo transgresor. Esta entrevista la dio a Tiempo de Relojes tres meses antes de fallecer. Merece la pena recuperarla.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share