Verde British para festejar un clásico

Frédérique Constant celebra el septuagésimo aniversario de Austin-Healey y lo hace presentando dos ediciones limitadas exclusivas.

Con motivo de la celebración del 70 aniversario de la marca británica Austin-Healey, de quien Frédérique Constant es socio preferente desde 2004, este año la manufactura ginebrina lanza un nuevo cronógrafo mecánico, el Vintage Rally Healey Chronograph Automatic, que adopta el verde inglés del mítico coche de colección con matrícula NOJ393, la del famoso Austin-Healey 100S comprado en 1969 por un amante del mítico coche. 

Con una esfera bicompax flanqueada por dos agujas de competición en rojo, este reloj está disponible en dos versiones en caja de acero de 42 mm de diámetro: una limitada a 10 piezas con el número 70 visible a las 12 horas y otra realizada en 700 piezas, con el 12 en su formato habitual. En el interior de estas dos ediciones limitadas se encuentra el calibre mecánico de cuerda automática de manufactura FC-397, que late a una frecuencia de 28,800 alternancias por hora y dispone de una reserva de energía  de 48 horas.

Sus funciones vienen representadas, a la izquierda, por el contador de segundos para la parte horaria; a la derecha, el de los minutos del cronógrafo. Los índices y la escala de minutos son de color blanco, lo que los hace perfectamente legibles en la esfera con acabado mate. El espíritu racing de la pieza está acentuado por las dos agujas del cronógrafo, que se distinguen por un rojo deslumbrante: la aguja central para los segundos, la de las tres horas para la cuenta atrás de 30 minutos.

Detalle especial

Las dos agujas centrales así como los índices son plateados y están recubiertos de material luminiscente. En el eje de las 12 h a las 6 h, se reproducen los dos logotipos de las casas en su tipografía original, símbolo de su larga unión. El nuevo modelo se entrega en su estuche exclusivo, junto con una réplica en miniatura del famoso NOJ393.

La pieza presenta un fondo abierto sobre el movimiento, y está grabado con el número de edición limitada “Edición limitada XX/10” o “Edición limitada XX/700”. El reloj se remata con una correa de color negro asfalto con dos costuras laterales, como dos bandas blancas que marcan los límites de la pista.

La unión de Frédérique Constant y Austin-Healey está marcada por las mismas pasiones y valores que las unieron en 2004 y que continúan haciéndolo hoy: el amor por la mecánica fina, la precisión, la alianza de cuero y metal, la comodidad y, sobre todo, el arte de vivir. colección Vintage Rally de Frédérique Constant, consagrada a esta asociación, es todo esto… y mucho más. 

Artículo anterior

Nuevo Ford Bronco, más allá del mall

Siguiente artículo

Sin género y con color esperanza: Piaget piensa en verde

Notas relacionadas
Leer más

El poder del imperio romano

Cuando la joyería y la alta relojería de Bulgari se encuentran. Octo Roma Emerald Grande Sonnerie proclama el cénit de la mecánica de la firma italiana.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
13
Share