Greubel Forsey se suma al club Grande Sonnerie

greubel-forsey-post2

La marca independiente Greubel Forsey ha dado una de las grandes campanadas en los días previos al Salón Internacional de la Alta Relojería (SIHH) de Ginebra, que comienza el 16 de enero, con el anuncio del lanzamiento de su primer reloj Grande Sonnerie.

Crear esta pieza, que tiene 935 componentes, les tomó 11 años de investigación y desarrollo a Robert Greubel y Stephen Forsey, según la firma.

La Gran Sonería es considerada uno de los pináculos del oficio relojero por el conocimiento técnico y los desafíos que implica su manufactura, y sólo unas cuantas casas de alta gama son capaces de producir guardatiempos con esta complicación. Entre ellas están Patek Philippe, Jaeger-LeCoultre, Audemars Piguet y F.P. Journe.

En un reloj Grande Sonnerie el mecanismo emite, en forma automática, una indicación sonora de las horas y de los cuartos de hora. En modo Petite Sonnerie da automáticamente las horas, pero no los cuartos. También tiene función de repetición de minutos, que permite hacer sonar, al accionar un botón o pulsador, las horas, los cuartos y los minutos cuando así se requiera.

En el Greubel Forsey Grande Sonnerie es posible elegir entre tres modos, visibles en la esfera a la altura de las 3 horas: Petite Sonnerie (PS), Grande Sonnerie (GS) y Silencio (SL). También tiene repetición de minutos.

greubel-forsey-post3
El reloj cuenta con indicador de reserva de marcha para la sonería y para el mecanismo, además de tourbillon con inclinación de 25 grados y rotación de 24 segundos.

Además, cuenta con un regulador de sonería silencioso y combina un mecanismo de cuerda manual para las indicaciones cronométricas que ofrece una reserva de marcha de 72 horas, con un mecanismo automático para las funciones sonoras, las cuales consumen mucha energía. Gracias a esto y a que tiene un barrilete dedicado, la reserva de marcha en modo Grande Sonnerie es de 20 horas.

La firma asegura que el movimiento incluye 11 medidas de seguridad para evitar que la sonería se dañe cuando está en funcionamiento, cuando se ajusta el tiempo o cuando el barrilete dedicado a ella se ha descargado totalmente, entre otras situaciones.

greubel-forsey-post4
La masa oscilante del sistema automático de la sonería está hecha en platino y asegura 20 horas de reserva de marcha en modo Grande Sonnerie.

En cuanto al sonido, Greubel Forsey promete “una acústica excepcional” y un sonido “extremadamente puro”, aunque podremos opinar con argumentos una vez que lo hayamos visto y, sobre todo, escuchado en el SIHH.

En la carátula, en la posición de las 7 horas, se puede ver el sello de la casa: un tourbillon patentado con inclinación de 25 grados y rotación de 24 segundos. La jaula del tourbillon tiene 86 partes y pesa sólo 37 gramos.

Entre las 2 y las 3 horas está el indicador de reserva de marcha de la sonería, a las 5 se consulta el indicador de reserva de marcha del mecanismo y a las 6 el pequeño segundero. Los dos martillos de acero de la sonería son visibles en una apertura en la parte superior.

Greubel Forsey optó por hacer la caja de titanio por su ligereza. Resulta impresionante que, pese a la gran cantidad de componentes y el tipo de complicaciones, el reloj mida casi lo mismo que otros de la marca: 43.5 milímetros de diámetro por 16.13 milímetros de altura, un tamaño comedido para una pieza de estas características.

greubel-forsey-post1
El mecanismo tridimensional está decorado con el detalle y la excelencia características de Greubel Forsey.
Artículo anterior

Pre SIHH 2017: Un tourbillon Geophysic para conquistar el mundo

Siguiente artículo

El savoir-faire minimalista de Hermès

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes
Leer más

El toque excéntrico de Speake-marin

El twist extravagante de Speake-Marin llega al SIAR Summer Experience. Una dual time con un toque de menta y negro fuera de lo común.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share