La hora feliz celebra 25 años con julia Roberts

Happy Sport celebra un cuarto de siglo de espíritu libre con Julia Roberts. El reloj con diamantes danzantes es un icono.

El año en que Carolina Scheufele elucubró el Happy Sport, el mundo también tenía razones para estar feliz. Nelson Mandela recibía el Premio Nobel de la Paz, Elton John creaba su fundación para luchar contra el sida y Steven Spielberg estrenaba la cinta Parque Jurásico. Mientras tanto, la copresidenta de la firma ginebrina hervía en creatividad. Bajo la premisa de que “los diamantes son más felices cuando están en libertad”, nacieron los Happy Diamonds en 1976 de la mano de su madre. En 1993, Caroline decidió trasladar este concepto de diamantes móviles de las joyas a una nueva idea de reloj que fusionaba conceptos aparentemente incompatibles: mezcló acero con estas gemas y con el savoir faire suizo de su manufactura.

Happy Sport diseñado por Caroline Scheufele en 1993

Esta año se celebran 25 años de esta genial idea que encarna la alegría de vivir y el espíritu libre gracias a una coreografía fascinante de diamantes móviles. Y Julia Roberts es quien protagoniza este brindis por uno de los iconos relojeros femeninos más reconocidos de la industria. Su sonrisa contagiosa, espléndida y natural expresan la alegría de una forma genuina. Es el rostro y la personalidad que mejor representa la filosofía detrás de Happy Sport. Y lo hace en una campaña realizada por el galardonado Xavier Dolan.

Julia Roberts ha recorrido estas décadas acompañando a la mujer en un ascenso imparable. Igual que el Happy Sport. El reloj se ha ido declinando en variedad de materiales, calibres y movimientos. Desde pavé de diamantes a tourbillones, desde diseños con sabor a mar a modelos que han presenciado las mejores galas del Festival de Cannes. Igual que Julia Roberts ha cosechadoX 25 años de éxitos y películas, entre ellas la que le dio el Oscar como mejor actriz en el año 2001 por Erin Brockovich.

Alegría por partida doble

Ahora Julia Roberts y Happy Sport expresan la alegría de vivir en un año todavía pandémico pero con esperanza. Pero vayamos a los detalles también. ¿Cómo consiguieron en Chopard que el reloj sobre el que se superponen el movimiento, la esfera, las agujas, dos cristales de zafiro y varios diamantes móviles no fuera pesado e incómodo?

Glamour en el Festival de Cannes

En primer lugar, el reloj nació con la vocación de romper lo establecido. Así que comenzó uniendo acero y diamantes, con unos zafiros cabujón engastados en las asas y en la corona, a juego con las sobrias agujas azuladas, y, por último, sobre la esfera blanca, siete diamantes móviles lanzados a un baile inédito e hipnótico. Así que el nuevo diseño tenía todo para convertirse en el objeto que mejor definía los códigos de las mujeres del siglo XX, que adoran un nuevo estilo de vida con un espíritu libre y una independencia bien asumida. Un reloj que además se podía vestir 24 horas. Incluso lucirse en una alfombra roja.

Marion Cotillard en el Festival de Cannes de 2019
Rihanna en el Festival de Cannes de 2019
Divina proporción

Los diseños que celebran este cuarto de siglo hacen guiños a los primeros. En concreto uno de ellos se parece mucho al de 1993. Se llama Happy Sport the First. Dos reediciones en unas series limitadas de 1993 y 788 piezas del primer reloj que se presentó cuando se lanzó la colección.  Rinden un homenaje fiel a este icono gracias a sus míticos diamantes móviles y a su correa de « guijarros », incorporando una serie de importantes innovaciones: una caja nueva de Lucent Steel A223 rediseñada con un diámetro de 33 mm inspirada en las reglas del número áureo, así como el movimiento de manufactura Chopard 09.01-C.

Happy Sport the First versión acero con caja de 33 mm.

Al establecer una relación entre el número áureo y el diámetro del calibre concebido para las colecciones de relojería femenina de Chopard, la caja del Happy Sport the First se ha rediseñado en un tamaño de 33 mm de diámetro especialmente cómodo y adaptado a la muñeca femenina.

Fiel a su original

Happy Sport the First es muy similar al modelo original. La caja redonda está animada por una sobria esfera con números romanos, cuyos reflejos azules hacen juego con los cinco zafiros cabujón engastados en las asas y en la corona del reloj.  Destaca también su brazalete de eslabones de cuatro hileras de guijarros. Tan flexible como una malla, tiene una ergonomía perfecta que abraza la muñeca con delicadeza.

Happy Sport the First versión acero y diamantes con esfera de madreperla.

Una segunda de 788 ejemplares – un número talismán para la copresidenta y directora artística de Chopard, Caroline Scheufele – incorpora un engaste de diamantes sobre el bisel y una esfera de nácar perlado.

Otra colección que celebra el aniversario es Happy Sport 33 mm. Son 12 referencias en versiones muy variadas: acero y/o oro ético rosa de 18 quilates y todas disponibles sobre una correa de cuero o de metal y bisel pulido o engastado de diamantes. Una última versión realizada en oro ético blanco de 18 quilates está completamente engastada de diamantes. Todos laten al ritmo del movimiento de manufactura Chopard 09.01-C, y en su esfera bailan los míticos diamantes móviles.

Entre los más memorables se encuentra el primer Happy Sport original que se presentó en 1993, pero también una versión totalmente joyera que se creó en 2013 para conmemorar el 20 aniversario de la colección, el Happy Sport Diamantissimo, o incluso varios tourbillones, entre los que se encuentra una versión del Happy Sport Chrono All Black. En los deportes de invierno con el Happy Snowflakes, en la playa con el Happy Fish y el Happy Ocean. La colección también acompaña a las mujeres hasta el Festival de Cannes con el Happy Palm, el primer reloj de la colección fabricado con oro ético.

Artículo anterior
IWC Big Pilot Calendario Perpetuo

Un Big Pilot Calendario Perpetuo muy significativo

Siguiente artículo

100 años de original elegancia

Notas relacionadas
Leer más

El tourbillon de alessandro michele

Gucci 25H debuta en alta relojería. El primer calibre in house para la firma fabricado por Kering. Y el diseño de su mente creativa.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share