Pre SIHH 2017: Jaeger-LeCoultre reinterpreta la línea Duomètre por partida triple

Cuando Jaeger-LeCoultre incorporó el concepto Dual-Wing, extendió los límites de la relojería: dos mecanismos independientes unidos por un sólo órgano regulador hicieron nacer al Duomètre, una auténtica revolución mecánica. Hoy, para rendir tributo a este savoir-faire, la casa lanza tres nuevas piezas: Duomètre Sphérotourbillon, Duomètre Chronographe y Duomètre Quantième Lunaire.

Empezamos este recorrido de sofisticación y originalidad con el Duomètre Sphérotourbillon, capaz de reunir desempeño técnico, estética atractiva y  una complicación relojera única. En su núcleo tenemos un Dual-Wing que otorga precisión a este tourbillon. Los pequeños segundos pueden ser regresados a cero, de acuerdo al principio flyback, si se presiona un botón colocado a las 2 h.
Más allá de su alma precisa, la principal característica de este reloj es su tourbillon, el cual cuenta con un segundo eje para girar, inclinado a 20º. La combinación de ambas rotaciones permite desafiar los efectos de gravedad sobre la pieza. La jaula, mecanizada en una sola pieza de bloque de titanio, combina ligereza y alta precisión, mientras que su movimiento es el Jaeger-LeCoultre Calibre 382. Una complicación sumamente bella.

jlc4Otro modelo es Duométre Chronograph, un guardatiempo que representó todo un reto para los maestros de la casa por la incorporación de la función cronógrafo. El principal movimiento para esta construcción es el Jaeger-LeCoultre Calibre 380, el cual otorga una precisión a prueba de balas. Para armonizar con el concepto Dual-Wing, el primer tren de engranajes está enteramente dedicado a las funciones de tiempo, mientras que el segundo se encarga de la función cronógrafo.
Cada uno de estos mecanismos es accionado por su propio barrilete, asegurando una reserva de marcha de 50 horas. Para simplificar su uso, una sola corona sirve para enrollar ambos barriletes.
Su caja cuenta con asas soldadas, mientras que la esfera se presenta en tono gris magnetita opalina. Un auténtico clásico.

jlc2Finalmente tenemos al Duomètre Quantième Lunaire, que con sus trenes de engranaje, ajustes y poder, se presenta como una complicación única en su ramo. Gracias al Dual-Wing, las indicaciones en este reloj, no interfieren con su precisión  cronométrica.
La carátula se presenta elegante y de fácil lectura, mientras que las indicaciones de tiempo, calendario y fases lunares son un festín estético. Impulsado por el Jaeger-LeCoultre Calibre 381, este reloj se puede jactar de tener una precisión sin precedentes dentro del concepto Dual-Wing. Cuenta con 50 horas de reserva de marcha, función de corrección de fases lunares y cristal de záfiro, todo contenido en 42 mm.

Artículo anterior

Pre SIHH 2017: El mundo material de Roger Dubuis en exclusiva

Siguiente artículo

Hermès recibe dos estrellas en su boutique de El Palacio de Hierro Polanco

Notas relacionadas
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share