chronoswiss

Hermès recibe dos estrellas en su boutique de El Palacio de Hierro Polanco

La boutique del Palacio de Hierro Polanco se viste de gala al recibir, en exclusiva, las recientes novedades de Hermès: Slim d’Hermès Mille Fleurs du Mexique y Médor, relojes que representan tanto los valores ancestrales de la casa y el savoir faire relojero.

hermesazulEl primero de ellos, Slim d’Hermès Mille Fleurs du Mexique es un reloj único, no sólo por sus cualidades, sino literalmente: es la única pieza que llegará a México y que completa la edición limitada de cinco relojes que se ha producido para todo el mundo. Este reloj recupera un oficio artístico único. Es por ahora, el único que ha practicado sobre madreperla la técnica de la pintura en miniatura. Así el reloj se convierte en un lienzo digno de museo. Para llevar esto a cabo, el artesano calca primero el motivo sobre el nácar, inspirado en un pañuelo Hermès diseñado por Laetitia Bianchi. Después trabaja a mano cada una de sus líneas, para luego trabajar con la paleta de colores. Sólo con la punta del pincel, se aplica una primera capa, a la que seguirán cerca de otras 20. Finalmente se somete a una temperatura de 90º C para completar el secado.

Las mil flores a las que hace referencia el nombre del reloj, están realizadas en un estilo que imita la tapicería de los siglos XV y XVI. Además, los motivos y detalles son un guiño de Bianchi a su ascendencia mexicana: plumas, flores, hojas y aves aparecen y desaparecen según el ángulo desde el que se aprecia la carátula. La esfera, una auténtica obra de arte, se acopla a una caja de oro blanco moldeada en los talleres de la casa. Fiel a los códigos de la colección Slim, tiene 39 mm de diámetro, al tiempo que mantiene su elegancia con líneas livianas y depuradas. En su interior palpita un corazón de manufactura Hermès H1950. Su correa de piel aligátor, elaborada en los talleres de la casa. La pieza se puede adquirir por poco más de 1,200,000 pesos.

hermes2Otro huésped bienvenido a la maison Hermès es Médor. Este modelo tiene como misión reinventar un objeto insignia de la marca: los collares para perro. Y es que aunque parezca increíble, Hermès siempre ha encontrado inspiración en el mejor amigo del hombre. El collar, diseñado en un inicio para las jornadas de caza, no tardó en adaptarse a otros usos, por lo que pronto saltó a la cintura y a las muñecas en forma de pulsera. Los clavos piramidales (conocidos como clavos de París) que revisten este accesorio, fueron evolucionando hasta convertirse en un elemento con el cual la imaginación podía jugar. Hoy, la línea Médor (creada en 1993), ocupa uno de estos clavos para esconder un reloj debajo de su punta.

5Este ingenio juguetón está disponible en dos tamaños (16 y 23 mm) y las pirámides pueden encontrarse en oro o o acero, sin engastar o con engaste de diamantes, los cuales decoran las aristas o adornan la superficie. La variedad en los detalles es una de sus máximas características. Cristal zafiro antirreflejante, esfera plateada opalina con cuatro pirámides doradas, hebilla de oro rosa y un sinfín de correas aligátor en distintos colores, son otras de sus características.

 

 

Artículo anterior

Pre SIHH 2017: Jaeger-LeCoultre reinterpreta la línea Duomètre por partida triple

Siguiente artículo

La mecánica del universo: H. Moser & Cie. y sus dos nuevos relojes

Notas relacionadas
imagen frontal del Bubble X Ray
Leer más

Vuelve Corum Bubble, el reloj más irreverente

El Corum Bubble es uno de los relojes más originales y divertidos del siglo XXI. Una edición limitada con la imagen de una calavera luminiscente celebra los 21 años de su lanzamiento.
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share