Locos por el Rolex Daytona

El fenómeno daytonamanía vive su momento más álgido. Estos cronógrafos de Rolex levantan pasiones, alimentadas por hechos recientes como la subasta de la Ref. 6239 que perteneció al actor Paul Newman y se vendió en octubre pasado por 17.5 millones de dólares, convirtiéndose en el reloj de pulsera más caro del mundo.

Antes de llegar a este instante insólito, la fiebre por los Daytona ha sido un virus inoculado año tras año en los coleccionistas. Un hito ocurrió en 2013, cuando un Rolex Cosmograph Oyster Daytona Ref. 6263/6239 Paul Newman casi alcanzó la barrera del millón de dólares en una puja de Christie’s.

Los récords siguieron azuzando el fuego de la Rolexmanía cuando en 2015 el Daytona Oyster Albino del guitarrista inglés Eric Clapton se alzó con 1.4 millones de dólares. En 2016 siguió un Daytona Paul Newman Oyster Sotto de 1969 que llegó a 2 millones. En 2017 el Rolex Ref. 6263, apodado ‘The Legend’, se adjudicó por 3.7 mdd.

Además, una exposición organizada el año pasado por Phillips y Pucci Papaleo, conocido como ‘Mr. Daytona’, reunió 30 ejemplares de Daytona automático que se pudieron apreciar en Ginebra, Hong Kong, Londres y Nueva York.

Pucci Papaleo, apodado Mr. Daytona, por su conocimiento sobre el modelo icónico de Rolex

Con el ambiente así de propicio, Phillips anunció con bombo y platillo una subasta bautizada como Daytona Ultimatum. Se celebrará el próximo 12 de mayo en Ginebra. Son 32 ejemplares únicos y raros reunidos en una sesión de remates, lo que difícilmente podrá repetirse, aseguran en la casa de subastas.

Todos tienen apodos, como corresponde a la mitología Rolex, y entre ellos hay seis cronógrafos que se espera que lleguen o superen el millón de dólares, algo que parecería escandaloso y poco probable hace sólo cinco años.

La expectativa entre la comunidad relojera es enorme. Además, el curador de la puja es garantía de éxito. Se trata del propio Papaleo, el experto y coleccionista mejor conocido por firmar el libro Ultimate Rolex Daytona y quien ha sido pieza clave en el evento.

Pucci explicó en la web Legend por qué estos relojes son tan deseados: “Cuando un aficionado ve un Paul Newman Daytona, instantáneamente ve a la estrella de cine. La magia también reside en la diversidad de las esferas, que son tridimensionales y están llenas de contrastes interesantes. En mi opinión, es la carátula más bella de la relojería. Uno puede uno perderse en ella durante horas, volando sobre las increíbles variaciones de la superficie. Incluso hace muchos años, cuando estos modelos eran muy accesibles, ya eran hermosos y deslumbrantes”.

La fascinación de Papaleo coincide con la de los coleccionistas, que han convertido al Daytona en el rey de las subastas y buscan cada declinación desde que el reloj fue lanzado en 1963. En aquel momento, Rolex entró dinámicamente al mercado estadounidense, patrocinando las 24 horas de Daytona y, en consecuencia, un año después de su presentación, el cronógrafo apareció por primera vez junto al legendario nombre de “Daytona”.

De todos los Daytona, los Paul Newman son los más ambicionados. Fueron producidos en siete referencias diferentes entre 1963 y la década de 1970, pero no se llamaron como el famoso actor hasta los años 80.

Unicornio de oro blanco

En la subasta Daytona Ultimatum, uno de los ejemplares más atractivos es el único Rolex Daytona de oro blanco del que hay noticia. La Ref. 6265/9, conocida como ‘The Unicorn’, puede superar la cifra de 3 millones de dólares. La cantidad que gane en la puja se destinará a la asociación civil Children’s Action.

El reloj, que pertenece al coleccionista John Goldberger, es un rara avis. Hasta su descubrimiento, se pensaba que Rolex sólo producía Daytonas de carga manual en acero o en oro amarillo. También hay ejemplos de esferas personalizadas y brazaletes especiales.

Sin embargo, un afortunado cliente consiguió que Rolex produjera este Cosmograph Daytona en oro blanco. La investigación muestra que fue fabricado en 1970 y entregado en 1971, bajo pedido especial para un minorista alemán. En ese momento fue el Cosmograph Daytona más raro, lujoso y especial. El reloj también cuenta con una esfera “sigma” negra con índices horarios de oro blanco.

El brazalete, que también es de oro blanco, no es el original. Fue sustituido por Goldberger en lugar de una correa de cuero, y proviene de un modelo de oro blanco Rolex Oyster Date Ref. 1507. Como no hay otro Daytona de oro blanco, es imposible saber con qué correa se entregó el reloj. La corona, que es de un color diferente al de la caja y los pulsadores, es de acero inoxidable.

Goldberger no estaba dispuesto a vender esta pieza estrella de su colección de relojes. Pero él mismo dice por qué lo hace ahora: “Desperté un día y me di cuenta de que este reloj, que había sido la fuente de tanta alegría personal, debería tener un impacto mucho más amplio en el mundo”.

Otros cinco tesoros Daytona

Estos relojes podrían superar el millón de dólares durante la subasta Daytona Ultimatum.

The Neanderthal Ref. 6240

Modelo anterior al Paul Newman. Totalizadores blancos grandes conocidos como Gran Ojo. Sólo tiene la palabra Rolex, sin Cosmograph ni Oyster. Lanzado en 1965, fue el primer reloj de pulsera Cosmograph con pulsadores a rosca. Evolucionó a las Ref. 6263 y Ref. 6265.

Precio estimado: Más de 2.5 mdd.

The Oyster Sotto Ref. 6263

Es la variante de este modelo más codiciada. Se llama “Oyster Sotto” porque la palabra Oyster aparece debajo de Rolex y Cosmograph (sotto significa debajo en italiano). Entre los primeros Cosmograph de este tipo que se produjeron, se clasifica como Mk 1.

The Oyster Sotto

Precio estimado: Entre 1mdd y 2 mdd.

The Arabian Knight Ref. 6263

Es uno de los ejemplares customizados que la firma realizó para los países de Medio Oriente en la década de 1950. En lugar de índices de oro blanco, aparecen números en árabe blancos impresos sobre la esfera negra Singer original.

Precio estimado: Más de 1.5 mdd

The Red Sultan Ref. 6263

Fue un pedido de Qaboos bin Said Al Said, el Sultán de Omán, a Asprey en Londres. Es de una serie de relojes para regalar a miembros del British Air Service y Royal Air Force. Rolex Oyster aparece más arriba para dejar espacio al emblema Khanjar y Cosmograph se desplaza a las 6 h.

Precio estimado: Entre 600 mil y 1.2 mdd

John Player Special Ref. 6241

Existen 400 ejemplares de esta referencia y sólo un porcentaje mínimo tiene la combinación de negro y oro amarillo en la esfera, conocida como John Player Special por la marca de cigarros que vendía cajetillas con esos colores. Los totalizadores tienen números art déco.

Precio estimado: Entre 500 mil y 1 mdd.

Artículo anterior

Movimiento a tres bandas en Richemont: Jaeger-LeCoultre estrena CEO

Siguiente artículo

Guillaume Néry, el tritón de Panerai

Notas relacionadas
Leer más

MOLTO VERSATILE

El actor Horacio Pancheri nos acerca a un día en su vida para mostrarnos las capacidades camaleónicas del ‘Bulgari Octo Finissimo Cronógrafo GMT’
Leer más

Las verdades ocultas del cosmos

El tourbillon de Breguet cumple 220 años. El dispositivo antigravedad fue la gran aventura científica del maestro relojero.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share