Paso a la evolución

Ulysse Nardin eligió el pasado año el Factor X como concepto creativo que agrupara a todas sus novedades. Un referente polisémico capaz de abarcar tanto el erotismo del genial Milo Manara como la transparencia (rayos X) que caracterizaba a la nueva línea Skeleton X, integrada dentro de la colección Executive. Más allá del impacto mediático logrado mediante esta eficaz campaña de marketing, la colección Skeleton X venía a confirmar que Ulysse Nardin había encontrado por fin una sólida vía de trabajo tras años de cierta confusión creativa. Pues el Skeleton X prolongaba el éxito de la fórmula iniciada por el Skeleton Tourbillon, lanzado en 2016 y que poco a poco había ido consolidándose como la referencia más atractiva del catálogo de Ulysse Nardin de acuerdo con su precio.

El Skeleton Tourbillon permitió a Ulysse Nardin identificarse como una firma capaz de ofrecer mecanismos exclusivos (todos son manufactura), tecnológicos (con silicio siempre presente en los principales componentes) y con unos precios para nada prohibitivos; una característica esta última no fácil de encontrar en otros productos icónicos de la firma, como el exuberante Freak.

Black Blast
Black Blast

Sirva esta larga introducción para entender de dónde viene el Blast, la nueva colección de Ulysse Nardin, pues su existencia sería imposible de no haber conocido antes el Skeleton X y el Skeleton Tourbillon. Siendo más exactos, el Blast es una mezcla de ambos modelos, con la estructura en forma de X de los puentes que fijan los componentes del calibre del primero, y el tourbillon del segundo. De hecho, el calibre UN-172 de Blast no deja de ser una evolución del UN-171 usado en el Skeleton Tourbillon; prácticamente igual, salvo en un importante detalle: la presencia de un micro-rotor de platino, ubicado sobre el barrilete de carga (junto al índice de las 12 horas) que permite a la línea Blast funcionar sin necesidad de cargarlo de manera manual.

Las aristas de la caja se inspiran en las formas poliédricas de los cazabombarderos invisibles de quinta generación

Las diferencias respecto al Skeleton X también son pequeñas en cuanto al aspecto. En Ulysse Nardin quieren mantener un aire de familia muy marcado para todas las referencias, algo que logra al conservar el acabado esqueletado del movimiento, el contraste entre la forma rectangular y la X de los puentes, y el bisel circular como elemento aglutinador de todos los elementos. Todos estos detalles se repiten en Blast, lo que hace un complicado diferenciarlo a simple vista del Skeleton X, si no fuera por las aristas de su caja, inspiradas según la casa en las formas poliédricas de los cazabombarderos invisibles de quinta generación, en contraste con las suaves curvas del Skeleton.

Calibre UN-172 de carga automática.

Por supuesto, si Blast es una evolución conceptual del Skeleton X, era lógico que la nueva colección conservara su principal gancho comercial: su extraordinaria relación calidad-precio. Porque, más allá de su atractiva imagen, estamos ante un reloj cuyo precio internacional parte de los 44,000 euros.

Blue Blast.

Si ya es difícil encontrar en el mercado un tourbillon con este precio, la tarea se vuelve imposible si además queremos añadir el origen manufactura, la disposición esqueletada y el nivel de acabado de los componentes empleados por Ulysse Nardin. El precio más económico corresponde a Blue Blast, una de las cuatro versiones con las que se estrena la colección. A esta hay que añadir las referencias Black y White, las dos realizadas en titanio, y la más exclusiva en oro rosa.

White Blast

FICHA TÉCNICA 

Movimiento: UN-172 automático, 25 rubíes, 18,000 alt/h, reserva de marcha 72 horas.

Caja: Titanio, oro rosa o acero, 45 mm, sumergible 50 m.

Deja un comentario
Artículo anterior

Nuevo HYT H5 Red: la vitalidad del rojo

Siguiente artículo

Las novedades de Ulysse Nardin en Geneva Watch Days

Notas relacionadas
Vender Relojes con estilo Silas Walton 2
Leer más

El arte de vender relojes ANTIGUOS con estilo

La firma londinense A Collected Man se ha especializado en los grandes maestros independientes. Una de las claves de su éxito es su exquisita selección de piezas exclusivas.
Leer más

Baño fresco de alegría

Baume & Mercier presenta la quinta generación de su Riviera. Tres referencias y apuesta por su calibre in house Baumatic.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share