Pre-SIHH 2016: Tres nuevos relojes de aviador de IWC Schaffhausen

IWC Schaffhausen arranca el año a velocidad supersónica con el anuncio de un nuevo y numeroso escuadrón de relojes de aviador. En el boletín de prensa contamos 23 referencias. Algunas, obviamente, son declinaciones de modelos anteriores a 2016 con modificaciones en el diseño, el tamaño, los materiales, etcétera. La marca hasta ahora ha revelado las imágenes de tres: el Gran Reloj de Aviador Heritage 48 (ref. IW510301), el Reloj de Aviador Automático 36 (ref. IW324001) y el Gran Reloj de Aviador Calendario Anual Edición “Le Petit Prince” (ref. IW502701).

En efecto, el número 48 de la primera pieza indica que su caja mide 48 milímetros de diámetro. No es, sin embargo, el más grande de esta cosecha, honor que le corresponde al Gran Reloj de Aviador Heritage 55, cuya caja de 55 milímetros de diámetro iguala en tamaño a la del Big Pilot’s Watch Calibre 52 T.S.C. que IWC fabricó en 1940 para la Fuerza Aérea Alemana. Tendremos que esperar hasta el Salon International de la Haute Horlogerie (SIHH) para saber cómo luce ese guardatiempo colosal.

IWC-post19
Gran Reloj de Aviador Heritage 48.

Igual de interesante es el número 36 que aparece al final del nombre de la segunda novedad de este año que IWC ha dado a conocer. Hasta 2014, la firma suiza había permanecido inamovible en su decisión de fabricar guardatiempos voluminosos y ‘exclusivos’ para hombres, aunque se sabe que a muchas mujeres les gusta usar precisamente este tipo de relojes. Ese año IWC presentó los primeros Portofino con caja de 37 milímetros, esfera de nácar y diamantes, dirigidos al público femenino. El objetivo con el Reloj de Aviador Automático 36 —y con el nuevo Mark XVIII del que aún no hay imágenes— es básicamente el mismo: ampliar la gama dentro del segmento básico y “atender a los hombres con muñeca pequeña y mujeres que conceden valor a la elegancia y la discreción”, según Georges Kern, CEO de IWC Schaffhausen.

IWC-post16
Reloj de Aviador Automático 36.

La tercera novedad es una adaptación del Calendario Anual que la marca estrenó en 2015 en la colección Portugieser. De hecho, este modelo “Le Petit Prince” es el primer reloj de aviador de IWC con esa complicación. Es una pieza que será muy bien recibida por los aficionados de esta colección que desde 2013 rinde homenaje a El Principito, el libro escrito por Antoine de Saint Exupéry y publicado por primera vez en 1943.

IWC-post18
Gran Reloj de Aviador Calendario Anual Edición “Le Petit Prince”

Veamos estos tres relojes con más detenimiento.

GRAN RELOJ DE AVIADOR HERITAGE 48

El primer reloj de aviador de IWC (Calibre 83, Ref. IW436) data de 1936 y fue fabricado a solicitud de los hijos de Ernst Jakob Homberger, dueño de IWC en ese tiempo, quienes eran pilotos. En 1940, la compañía produjo su primer Gran Reloj de Aviador y entregó 1,000 ejemplares a la Fuerza Aérea Alemana. La caja de acero medía 55 milímetros de diámetro y 16.5 milímetros de grosor, y pesaba 183 gramos. Ese tamaño garantizaba la presencia del movimiento más grande posible para asegurar la precisión, además de que una esfera amplia y limpia servía para contar con cifras claras y con una legibilidad más sencilla. La esfera era negra mate y los relojeros revestían las grandes cifras arábigas y las rayas de indicación para el minutero con radio de color beige, sin conocer los peligros para la salud derivados de la radiactividad.

Aquel guardatiempo fue hecho siguiendo los criterios de los relojes de observación de la época, que requerían de un cronómetro con la precisión de un segundo y de amplios conocimientos de navegación astronómica. Era portado por el comandante del avión y le servía para calcular el rumbo preciso mediante tablas de cálculo.

El Gran Reloj de Aviador Heritage 48 está inspirado en esa pieza histórica, aunque evidentemente es más pequeño e incluye tres funciones que el original no tenía: pequeños segundos y ventana de fecha (ambos a las 6 horas), y un indicador de reserva de marcha en el reverso de la caja. Este elemento sirve para destacar otra característica importante: el calibre 59215 de carga manual ofrece hasta 8 días o 192 horas de reserva de marcha. Además, el movimiento —visible a través del cristal de zafiro del fondo— está protegido contra la radiación magnética por una caja interior de hierro dulce.

IWC-post3
En la foto de arriba: IWC Schaffhausen lanzó su primer Gran Reloj de Aviador en 1940; la caja de acero medía 55 milímetros de diámetro y 16.5 milímetros de grosor, y pesaba 183 gramos. En la foto de abajo: el nuevo Gran Reloj de Aviador Heritage 48 con caja de titanio y movimiento de carga automática con ocho días de reserva de marcha.

IWC-post19

IWC decidió hacer la caja en titanio en lugar de acero, por lo que el Heritage 48 es mucho más ligero que el guardatiempo de 1940. La caja está arenada, como es habitual en un reloj de observación, para que la legibilidad no sea afectada por los reflejos de luz y para que el enemigo no pueda descubrir la ubicación. Las agujas, en forma de hélice como en el original, están pavonadas. El número 9 —suprimido a partir del Gran Reloj de Aviación de 2002— ha regresado a su lugar original, y en lugar del 12 hay un triángulo indicador con dos puntos laterales, que permite reconocer la posición de las agujas y leer la hora de un vistazo. La esfera negra con el triángulo es una característica distintiva de un reloj de aviador clásico. IWC ha puesto ese triángulo debajo de la raya de las 12 horas como estaba la Ref. IW431. Las indicaciones son luminiscentes, pues están cubiertas de Super-LumiNova.

La firma ha respetado el diseño y la estructura de la correa de piel de ternero marrón de 1940, que está dividida en dos partes y cosida en el extremo, y que se sujeta a la barra de resorte por dos remaches. También ha reproducido la corona cónica para cuya operación ha desarrollado un acoplamiento deslizante de fricción, que protege al calibre del exceso de cuerda que puede dañarlo y que es factible al tratarse de una corona tan grande. Este reloj es una edición limitada de 1,000 ejemplares.

RELOJ DE AVIADOR AUTOMÁTICO 36

IWC Schaffausen quiere ampliar su oferta y su clientela con un reloj de acero sencillo y pequeño (con sus 36 milímetros es el más pequeño de todos los que produce), pero no por eso menos elegante y agradable. La marca anuncia que habrá disponibles cinco modelos del Reloj de Aviador Automático 36 en tres versiones de carátula. La que presentamos aquí es la Ref. IW324001, con esfera de color pizarra y piel de aligátor color marrón oscuro de Santoni.

El diseño de la carátula está claramente basado en el Gran Reloj de Aviador de 1940, salvo por la inclusión de una ventana de fecha a las 3 horas, el nombre de la marca y la palabra Automatic. Los acabados también marcan una diferencia, pues la esfera del modelo nuevo tiene pulido de sol y el bisel también ha sido pulido. Asimismo, la corona atornillada es más discreta.

IWC-post16
Con su caja de acero de 36 milímetros de diámetro, el Reloj de Aviador Automático 36 es el guardatiempo más pequeño producido por IWC Schaffhausen. Su movimiento de carga automática ofrece 42 horas de reserva de marcha. El diseño de la carátula está claramente basado en el histórico Gran Reloj de Aviador de 1940.

Lo impulsa el calibre 35111 de carga automática con 42 horas de reserva de marcha, protegido por una caja interior de hierro dulce antimagnética. Algunas de las otras referencias de este reloj tendrán esfera plateada, brazalete de acero, correa en piel de aligátor de color azul o marrón claro, índices azules o de color oro.

“Para el diseño de la esfera de los Relojes de Aviador clásicos nos hemos preguntado: ¿cómo podemos acercarnos al original siguiendo el camino trazado por IWC con el Gran Reloj de Aviador y el Mark 11?“, dice Christian Knoop, Director Creativo de IWC Schaffhausen: “Queríamos volver a lo auténtico, por decirlo de algún modo: al aspecto histórico del aviador, que reside en la claridad de la esfera, la sobriedad intemporal y la reducción a lo esencial“.

GRAN RELOJ DE AVIADOR CALENDARIO ANUAL EDICIÓN “LE PETIT PRINCE”

En 2005 IWC Schaffhausen empezó a colaborar con la fundación Antoine de Saint-Exupéry pour la Jeunesse, creada por los herederos del francés Saint-Exupéry (1900-1944), pionero de la aviación y autor de El Principito. Esta organización apoya proyectos educativos en varios países. Un año después, la marca presentó el primer Reloj de Aviador de la colección “Antoine de Saint Exupéry”.

En 2013, con motivo del septuagésimo aniversario de la publicación de El Principito, IWC lanzó los primeros modelos de edición limitada “Le Petit Prince”: un Gran Reloj de Aviador Calendario Perpetuo y un Reloj de Aviador Mark XVII. Además, una pieza única del Gran Reloj de Aviador Calendario Perpetuo Edición “Le Petit Prince” con caja de titanio fue subastada en Ginebra por 173,000 francos suizos, que se donaron a la fundación mencionada antes. En 2014 la firma desarrolló un Reloj de Aviador Cronógrafo Edición “Le Petit Prince” y el Gran Reloj de Aviador Edición “Le Petit Prince”. Un año después, la versión en oro rojo del Gran Reloj de Aviador “Le Petit Prince” incluyó por primera vez al Principito en una esfera interior. También en 2015 se dio a conocer el Reloj de Aviador Doble Cronógrafo “Le Petit Prince”.

El Gran Reloj de Aviador Calendario Anual Edición “Le Petit Prince” de 2016 es una edición limitada de 250 ejemplares con caja de oro rosa de 46 milímetros de diámetro. Su principal atractivo está en la parte trasera del reloj, donde la masa oscilante semeja el diminuto asteroide cubierto de flores con el Principito de pie. Todo el conjunto está hecho en oro rojo macizo y gira de forma excéntrica alrededor de un eje, “como símbolo de la larga odisea del Principito por el universo, que le lleva de un peculiar habitante a otro hasta que al final regresa a su planeta de origen con su amada rosa”, explica la marca. El diseño está basado en un dibujo de Saint-Exupéry, cuyos detalles fueron reproducidos mediante acabados arenados y pulidos.

IWC-post17
En la foto de arriba: la masa oscilante del Gran Reloj de Aviador Calendario Anual Edición “Le Petit Prince” —hecha en oro rojo macizo— reproduce un dibujo de El Principito hecho por Antoine de Saint-Exupéry. En la foto de abajo: la caja de 46 mm está hecha en oro rosa y el movimiento de carga automática garantiza siete días de reserva de marcha.

IWC-post18

La carátula de color azul noche y pulido de sol contrasta hermosamente con el oro rojo de la caja, las agujas y los apliques (cuyo contorno es de oro blanco), y con el marrón oscuro de la correa de piel de tenero de Santoni. Las indicaciones están cubiertas de Super-LumiNova en blanco. Las indicaciones del calendario anual —mes, fecha y día— se pueden consultar en las tres ventanas dispuestas a las 12 horas. El mecanismo de avance sólo se debe corregir de forma manual una vez al año, en febrero. El conjunto de funciones lo completan los pequeños segundos a las 9 horas y el indicador de reserva de marcha a las 3 horas. Como se ve, el calibre 52850 de carga automática —presentado en el Portugieser Calendario Anual de 2015— garantiza siete días de autonomía. (Por Manuel Martínez Torres)

Artículo anterior

El capítulo crucial: así se convirtió el silicio en el material relojero del futuro

Siguiente artículo

Oliver Ebstein: Chronoswiss desde Lucerna con amor

Notas relacionadas
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share