¿Quién dice que lo excepcional no es accesible?

El éxito suele despertar suspicacias, y Frédérique Constant no es una excepción. Desde que fue creada en 1988 por el matrimonio holandés Peter y Aletta Stas, la firma ha encontrado más obstáculos en su adaptación al mercado que en el proceso lógico de evolución de una nueva firma. Un ejemplo es su nuevo Flyback Chronograph Manufacture.

Flyback Chronograph Manufacture con caja dorada y  carátula  marrón.

En definitiva, el gran ‘problema’ de Frédérique Constant ha sido tener en contra una comunidad de aficionados demasiado tradicional para entender su inteligente política de crecimiento. Cada paso dado por el matrimonio Stas se responde con una mueca de suspicacia. Pero los resultados siempre acababan dando la razón a sus fundadores.

Flyback Chronograph Manufacture con carátula azul.

Los ejemplos son abundantes. Primero, pocos fueron los que confiaron en ellos cuando anunciaron la creación de su manufactura en Plan-les Ouates. ¡Nada menos que a pocos metros de nombres tan venerables como Rolex, Patek Philippe o Vacheron Constantin!

¿Resultado? Después quince años la firma ya presume de haber lanzado casi una treintena de calibres propios. Y el portafolio de mecanismos es para tenerlo en cuenta. ¿Una recién llegada capaz de hacer su tourbillon o calendario perpetuo? Como decimos, muchos no fueron capaces de aceptarlo hasta tenerlo en su muñeca… y aún así les costó hacerlo.

Entre otras etapas previstas, la madurez de Frédérique Constant pasaba por el lanzamiento de un cronógrafo propio. Lo consiguió en 2017 tras un trabajo de investigación y desarrollo que se prolongó durante seis años. Como ha ocurrido en el resto de los proyectos de la marca, el calibre FC-760 es una maquinaria concebida desde cero.

Calibre FC-760.

El objetivo era que su construcción y mantenimiento sea factible. Además de conseguir un precio final acorde con la filosofía de la casa. La idea es que esta rebaja del coste venga del proceso de fabricación y no de la rebaja de la calidad de los materiales. Desde la manufactura apuntan a la disminución del número de componentes (233 piezas en total) y el carácter modular de la función como vías de trabajo.

233 piezas conforman el calibre FC760.

La inclusión de una rueda de control en forma de estrella (sustituta de la tradicional rueda de pilares), desarrollo de un nuevo tipo de engranaje oscilante de accionamiento y la naturaleza flyback del cronógrafo muestran que el deseo de un movimiento asequible no tiene por qué traducirse en un descenso de las características.

El Flyback Chronograph Manufacture es un reloj creado para gustar al mayor número de personas. Quizá peque de un diseño demasiado clásico; sin grandes sorpresas, pero también sin ningún fallo grave o un sesgo creativo que lo llevara a convertirse en un producto nicho del mercado.

La verdad, su cometido es ser popular ya que entra dentro del concepto de Frédérique Constant de vender relojes prácticos para todas las personas y para todos los días. A favor de la firma hay que señalar su inteligente política de evolución del producto. La buena aceptación que ha tenido el Flyback Chronograph Manufacture desde su lanzamiento ha motivado que varias de las referencias lanzadas ya estén agotadas en el mercado y la firma se vea obligada a las nuevas entregas.

La respuesta ha tomado forma de doble versión: una en acero con carátula en azul y otra en dorado con carátula marrón. El acabado en contraste de los contadores del cronógrafo y el rediseño del resto de componentes de la carátula nos ofrecen un reloj bastante más atractivo que las primeras ediciones lanzadas. Un ejemplo más de la inteligencia que siempre ha guiado el trabajo de esta casa.

Artículo anterior

Un Bulldog adorable y rebelde

Siguiente artículo

Tentación de museo

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share