chronoswiss

Tentación de museo

Ante un acontecimiento histórico, honores fidedignos. La inauguración del Museo Audemars Piguet en Le Brassus este verano tiene un as bajo su manga, una reedición de un cronógrafo histórico por el que los coleccionistas se pelearán. Lo han bautizado [Re]master01 y satisface con la mirada el paladar por su esfera dorada que recuerda al champán. Un brindis para festejar la inauguración del Museo Taller de Audemars Piguet con el poso de un buen reserva que se remonta a los cronógrafos clásicos que fabricó Audemars Piguet entre 1930 y 1950.

Un nuevo ejercicio de reinterpretación histórica entre tradición y vanguardia que recupera un flyback de 1943. Como el modelo original, presenta el logotipo “Audemars Piguet & Co. Genève”. Desde finales del XIX hasta la década de 1970, la firma tuvo un taller en Ginebra para dar servicio más allá de los inviernos imposibles en Le Brassus. Un detalle histórico es que esta firma en la esfera con la mención expresa de la ciudad de Ginebra comenzó a aparecer en sus piezas en los años 20 y 30 del siglo pasado.

La firma ha tratado de ser fiel al guardatiempo original con la caja de 40 mm de acero y asas en forma de lágrima resaltada por bisel, corona y pulsadores de oro rosa. Hay una ligera pincelada de color con las agujas azules del crono. Monta el calibre de manufactura 4409 automático, que late a 28,800 alt/h y aporta una reserva de marcha mínima de 70 horas.

Se lanzan solo 500 piezas de este cronógrafo de pulsera histórico. Llega con pulsera de piel de becerro marrón cosida a mano y una correa adicional de aligátor también marrón. Hay una ligera pincelada de color con las agujas azules del crono. Y la masa oscilante está fabricada en oro rosa decorada con motivo “Clous de Paris”. La tentación [Re]masterizada del profundo arraigo en el Vallée de Joux.

Reloj en el que se inspira esta nueva versión de museo. Phillips lo subastó por 384,500 francos suizos en 2018.

Los relojes de pulsera cronógrafos de época de Audemars Piguet se encuentran entre las piezas más singulares del mundo, con solo 307 ejemplares fabricados entre las décadas de los años 30 y 50. El que inspira el nuevo reloj se subastó en 2018 por 384,000 francos suizos de la mano de Phillips.

Artículo anterior

¿Quién dice que lo excepcional no es accesible?

Siguiente artículo

El vuelo más exquisito de Santos-Dumont

Notas relacionadas
imagen frontal del Bubble X Ray
Leer más

Vuelve Corum Bubble, el reloj más irreverente

El Corum Bubble es uno de los relojes más originales y divertidos del siglo XXI. Una edición limitada con la imagen de una calavera luminiscente celebra los 21 años de su lanzamiento.
Dome Clock Jazz de frontal
Leer más

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

La manufactura suiza recupera su exposición anual de piezas únicas realizadas con técnicas tradicionales de artes aplicadas. Una muestra con más de setenta relojes que recogen un legado relojero excepcional.
Leer más

Hublot nos quiere de buen humor

El Big Bang Unico Yellow Magic dispone de una caja de cerámica amarilla resplandeciente gracias a un sistema de fabricación desarrollado por la propia Hublot.
Leer más

Cvstos viaja a la sierra lacandona

Cvstos llega a SIAR Summer Experience con una edición solo para México. Jetliner Deep Forest es un tributo a los paisajes de México. Solo hay ocho relojes

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share