Kylian Mbappe embajador de Hublot

Relojes y fútbol, dos pasiones destinadas a encontrarse

El inicio de la Eurocopa y la Copa América es un momento ideal para analizar la relación que han mantenido relojes y fútbol a lo largo del tiempo.

Anoche me dispuse a recuperar un ritual olvidado desde hace tiempo: coger una cerveza de la nevera y sentarme frente al televisor para ver a mi selección de futbol. Este fin de semana pasado han comenzado de manera simultánea la Eurocopa y la Copa América, por lo que este mismo gesto fue repetido por millones de personas a uno y otro lado del Atlántico. La pasión por el fútbol es tan grande en todos los rincones del planeta que abarca cualquier ámbito de la vida cotidiana, relojes incluidos. Pero ¿ha sido siempre así?

Más que a un matrimonio, la relación entre el fútbol y los relojes se parece más a un noviazgo recién iniciado: intensa pero fugaz. Aquí no existen los estrechos vínculos históricos que la relojería ha mantenido a lo largo del tiempo con otros deportes. Y hay una razón básica que explica esta falta de tradición. Si repasamos los casos del automovilismo o las competiciones olímpicas, vemos que la relojería ha tenido un importante protagonismo en el desarrollo de estas disciplinas. Su evolución se traducía en una constante exigencia en la mejora de unos mecanismos cada vez más complejos y precisos. Nada de esto ha pasado históricamente en el fútbol, el deporte más simple que hay: veintidós señores en pantalón corto pegando patadas a un balón y uno más controlando que el tiempo de juego no supere los 45 minutos.

La Alta Relojería ha despreciado el fútbol. Desde su atalaya elitista, lo consideraba un entretenimiento de las masas

Para mí esta es la gran razón del tradicional desapego que la relojería, pero aún hay más. También creo que la Alta Relojería tradicionalmente ha despreciado el fútbol. Desde su atalaya elitista, muchos de sus responsables han considerado este deporte como un mero entrenamiento de masas que no tenía nada ver con su exclusivo mundo. Será por esto por lo que durante décadas únicamente las firmas de bajo presupuesto se prestaban a colaborar con los grandes equipos de fútbol. 

Antiguo reloj de Audemars Piguet con indicador cronógrafo de 45 minutos
No son habituales los relojes antiguos con una relación clara con el mundo del fútbol. Las piezas más comunes son modelos como este cronógrafo de Audemars Piguet, que cuenta con un contador de 45 minutos para medir los tiempo de cada partido.
Cambio de perspectiva

Esta dinámica cambió a comienzos de este siglo. Poco a poco fueron surgiendo asociaciones de marcas prestigiosas como JeanRichard con la Juventus de Turin o Ebel con equipos como el Bayer de Munich o el Real Madrid. Aunque este panorama cambió radicalmente cuando Hublot entró en escena. No vamos a descubrir ahora la perspicacia de Jean-Claude Biver. Una vez más, este genio supo ver algo no tan claro para el resto de los directivos. Si el fútbol tenga millones de seguidores en todo el mundo, lo lógico es que en este inmenso grupo existan personas con el poder adquisitivo para comprarse el reloj que quieran. Además, Hublot ha encontrado en el fútbol un escaparate idóneo para apoyar su apuesta por los smartwatches y demostrar que, siglo y medio después de la invención del fútbol, los relojes pueden hacer algo más que medir los 45 minutos que dura cada tiempo del partido. 

El 1911 Tekton de Ebel edición limitada Real Madrid
Ebel fue de las primera firmas de Alta Relojería en mostrar interés por el mundo del fútbol. Un ejemplo es esta edición especial del 1911 Tekton realizada en colaboración con el Real Madrid, lanzada al mercado en 2010. Una pieza muy interesante en el plano técnico por incorporar un cronógrafo central con escala de 45 minutos.

Y otra obviedad más. Los futbolistas ganan dinero, mucho dinero. Tanto que pueden permitirse cualquier reloj que se les antoje. Conocida es la afición por las piezas caras de jugadores como Karim Benzema, Neymar o el añorado Maradona. Aunque quien se lleva la palma es el siempre extravagante Cristiano Ronaldo, poseedor de una increíble colección que no para de mostrar en su cuenta de Instagram. Cada vez que enseña un reloj en una de sus frecuentes entradas es visto por los casi 300 millones de seguidores de su cuenta. Casi nada. 

¿El fin del amor?

Relojes y fútbol viven una relación dulce en estos momentos, aunque quizás haya comenzado un poco tarde. Es aventurado decir que el fútbol ya no sea un espectáculo global, pero en los últimos tiempos están apareciendo algunos datos que vislumbran cierto declive. Las primeras cifras de la Eurocopa y Copa América indican una importante caída de las audiencias. La crisis de la Superliga europea muestra un conflicto de intereses entre los equipos y organismos. Por último, muchos operadores ya no muestran interés en pujar por los derechos televisivos de los partidos. Algunos expertos sugieren que el fútbol ha dejado de tener interés para las generaciones más jóvenes, poco acostumbrados a estar hora y media al frente de la pantalla para ver un único evento cuyo interés no está para nada garantizado. De hecho, el partido que vi ayer de mi selección acabó siendo un tremendo bodrio.

¿Supondrán estas señales el fin del momento dulce que vive la relojería con este deporte? Aún es pronto para confirmarlo. Aunque una cosa si que tenemos claro: mientras haya un jugador dispuesto a gastarte 100,000 dólares en un reloj, las marcas no deberían perder el fútbol de vista. 

Artículo anterior

Hublot nos quiere de buen humor

Siguiente artículo
Dome Clock Jazz de frontal

Patek Philippe expone sus piezas únicas en Ginebra

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share