El trío `Absolute´ con nuevo tono

La colección Laureato de Girard-Perregaux tiene sus orígenes en 1975, una de sus características es su bisel en forma hexagonal y su pulsera enlazada, detalles que cautivaron en esa época. Por muchos fue conocido como “the luxury sport watch”. Sin embargo desapareció por más de 30 años y no fue hasta el SIHH de 2016 cuando vio de nuevo la luz. Ahora se presenta con tres modelos llamados Laureato Absolute.

Este trío destaca por su esfera en color azul, ahora su carrura es más larga y estrecha, los cuales se montan en un caja de 44 mm de titanio con tratamiento de PVD negro, este último es la innovación de la nueva línea, el cual se acompaña por un anillo azul eléctrico que le dota de una energía muy singular a cada una de las piezas, además su hermeticidad ahora es de 300 m.

El primero a destacar es el modelo Laureato Absolute WW.TC, un viajero que representa una de las complicaciones más conocidas de la Girard- Perregaux y que se estrena en la línea Laureato. Su funciones de horas, minutos, segundero central, horas del mundo con indicador día/noche se da gracias al movimiento GP03300-1056 de carga automática que tiene una reserva de energía de 46 horas.

La segunda estrella se presenta con el Laureato Absolute Chronograph, este caballero sport destaca por su elegancia además de su complicación de registro deportivo. Ahora sus pulsadores tienen un ángulo más definido y ergonómico. Su superficie en curva destaca por  su borde azul. Su funciones se despliegan a través del calibre automático GP03300-1058

 El tridente lo cierra el modelo clásico de Laureato Absolute que retoma los principios urbanos y los lleva a otro nivel más contemporáneo. Esta pieza se distingue por sus tres agujas, de las cuales el segundero por su color rojo resalta, que de acuerdo con la marca, le de a “fuerza y energía” que se nutre de un movimiento automático GP03300-1060, con una reserva de marcha de 46 horas.

Tres piezas que renuevan la colección Laureato. Una nueva línea que le habla directamente a un publico más activo, ahora su diseño se adapta a la era moderna, listo para una realidad no sedentaria sino que busca actividades más extremas tanto urbanas como más deportivas.

Tiempo de Relojes

Artículo anterior

La fusión del tiempo y artesanía

Siguiente artículo

Bicolor Steel & Gold, una apuesta de Tudor por el estilo

Notas relacionadas
Leer más

La vuelta al mundo en ocho ciudades

Louis Moinet atrapa en ocho relojes su bitácora de viaje. Esferas que recorren París, Nueva York, Kuala Lumpur, Tokio, Bangkok, San Francisco, Singapur y Abu Dhabi

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Coordinadora de Eventos

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Colaborador Autos
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share