La magia de Les Cabinotiers Sonería Westminster – Tributo a Johannes Vermeer

Es una pieza única de Vacheron Constantin realizada por encargo. Así que ya está vendida y no sabemos quién es el dueño. Pero sí nos contó Christian Selmoni que ha sido un trabajo muy especial realizado durante ocho años

Se llama Les Cabinotiers Sonería Westminster – Tributo a Johannes Vermeer. Es una pieza única realizada por encargo. Así que ya está vendida y no sabemos quién es el dueño. Pero sí nos contó Christian Selmoni que ha sido un trabajo muy especial realizado durante ocho años. Les Cabinotiers Sonería Westminster – Tributo a Johannes Vermeer es una obra de arte hecha a la medida.

Así suena Les Cabinotiers Sonería Westminster – Tributo a Johannes Vermeer

Vacheron Constantin ha realizado un reloj de bolsillo a gusto de su cliente secreto. Lo único que conocemos de este coleccionista es una afirmación categórica. “La pasión consiste en buscar siempre lo que es, teóricamente, imposible de obtener. Y la maison de Ginebra se ha puesto manos a la obra para satisfacerlo. Un nuevo movimiento Gran Sonería Westminster con tourbillon —calibre 3761— en una caja decorada artesanalmente de forma minuciosa. Cuenta con una tapa (tipo officier) cuya pintura a esmalte reproduce el óleo “La Joven de la perla” de Johannes Vermeer. Un trabajo manual realizado por Anita Porchet.

Reloj de bolsillo

Este único Les Cabinotiers ha puesto a trabajar a los mejores relojeros de Vacheron Constantin. Un guardatiempo que realmente buscaba reflejar las tradiciones clásicas de la alta relojería del siglo XVIII. El reloj fue un reto en todos sus aspectos. Es un reloj de bolsillo con caja de oro y medidas extraordinarias —98 mm de diámetro x 32.60 de grosor—. Luce un clásico esmaltado Grand Feu color cáscara de huevo con numerales en color azul y manecillas doradas. Lo más llamativo es la extraordinaria pintura reproducida en miniatura. Precisión magistral para llevar el cuadro de Vermeer de 1665 a un soporte de 98 mm de diámetro.

Obra de arte

El trabajo específico con los esmaltes y pigmentos comenzó en 2018. El resultado final se obtuvo en 2020. Siete meses de trabajo ocupó a Anita Porchet la reproducción de la pintura en la tapa. Un ejercicio que recupera el esplendor de los “esmaltes ginebrinos”, que englobaban en el XVIII a oficios tanto de relojería como joyería y dio lugar a la reputación del sello “Fabrique de Genéve”. Por otro lado, en el juego de artes decorativas, destaca el acabado escultural con los frisos grabados también a mano con las hojas de acanto y los tulipanes. El arco luce dos cabezas de león talladas en bloque de oro.

Calibre excepcional

Lo más significativo, sin embargo, es el desarrollo de un nuevo calibre por el equipo de Vacheron que llevó a cabo la Referencia 57260, el reloj más complicado hasta la fecha. El nuevo calibre es un compendio técnico de 806 componentes que cuenta con sonería Westminster de gran y pequeña sonería, así como repetidor de minutos —el selector de las 9 h ofrece los tres modos posibles—. El calibre 3761 está dotado de un regulador de sonería centrípeta que garantiza la regularidad de las secuencias musicales. Cuenta con un sistema de pesos para generar un “freno de motor”. Un dispositivo silencioso que equilibra la energía liberada por el barrilete. Un virtuoso ejercicio técnico que busca la perfección de las notas. Una obra de arte repleta de detalles que compendia grabado, escultura y pintura. Con Les Cabinotiers Sonería Westminster – Tributo a Johannes Vermeer, Vacheron Constantin da otra clase magistral de fe y amor a la relojería.

Leslie López

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

Artículo anterior

Episodio 62: La subasta de un rarísimo Rolex

Siguiente artículo

comienza la cuenta atrás para siar 2021

Notas relacionadas
Leer más

Un pionero en altamar

En la próxima America’s Cup, el equipo Luna Rossa estrenará un Panerai de Ti-Ceramic, un material que requirió siete años de desarrollo.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share