El tic tac de Hermès palpita en El Palacio de Hierro Polanco

La nueva boutique Hermès en la arteria del lujo de la capital mexicana, en El Palacio de Hierro Polanco, recrea el universo de la casa de lujo de una forma más viva y cálida que nunca en México. Un espacio de 300 metros cuadrados diseñado por RDAI, bajo la dirección artística de Denis Montel. El interior está delimitado por un techo inclinado que sigue el contorno piramidal del edificio con un “cubo abierto” que se desprende de la estructura general, donde se exhiben las piezas de joyería y relojes. Para distinguir diversos métiers de Hermès, aplicaron variaciones en materiales naturales y colores terrosos. El piso de la tienda es de piedra de Trani beige. Al entrar, el visitante es recibido por el característico ex-libris de Hermès y un mosaico con el patrón de Faubourg en colores blanco, caramelo y naranja rojizo.

Herme¦Çs-Web-01

En el corazón de la boutique está el área de joyería y relojes, con paredes tapizadas con una pátina especial color dorado satinado por el atelier francés Pierre Bonnefille. Por primera vez en México, hay un espacio destinado a la contemplación del tiempo. Un rincón íntimo y acogedor donde un experto podrá mostrar a los clientes los relojes mecánicos con complicaciones. Gracias también a una demanda creciente de clientes que quieren relojes y al potencial de México como mercado consumidor de lujo, Hermès ha traído a esta boutique relojes de alto calibre estético y técnico.

Éste es el desfile impactante de alta relojería que pueden ver en este nuevo templo del lujo. Lean y vean:

Slim d´Hermès. Minimalisco esencial

La colección Slim d´Hermès nació el año pasado para convertirse en un ícono de la La colección es un ejercicio de estilo de líneas puras. La voluntad declarada de ir a lo esencial conduce a un diseño de sobriedad elemental en una caja extremadamente delgada. La mirada se siente atraída de inmediato por la gran ventana de su caja, rematada por asas que forman un ángulo recto. Slim d’Hermès, diseñado por el director creativo de La Montre Hermès, Philippe Delhotal, es también la demostración de la cultura gráfica de la maison, gracias a la tipografía expresamente creada por Philippe Apeloig para marcar las horas.

hermes4

El trazo ligero de las cifras impone un ritmo vivo y marca la cadencia del tiempo. Ahora, este emblema horario está en la bouitque de Hermès de El Palacio de Hierro. Su caja mide 39.5 mm, es de oro rosa y late con el movimiento automático calibre extraplano de manufactura H1950. La integración de un microrrotor permite reducir el grosor del calibre, que tan solo mide 2,6 milímetros. Al igual que otros modelos de manufactura, el movimiento se decora con la letra H y, siguiendo la tradición relojera, los puentes están biselados a mano

hermes5

Arceau Lift. Belleza interior

El primer tourbillon volante de Hermès. La doble H en la jaula del tourbillon y el puente del barrilete reproducen uno de los motivos más emblemáticos del diseño interior de la boutique ubicada en el número 24 de la Rue du Faubourg Saint-Honoré, específicamente con guiño al elevador que la tienda inauguró en 1923 y que llevaba unas H entrelazadas que representaban la unión de Hermès y Hollande, las dos familias que se unieron con el matrimonio de Emile Hermès, el nieto del fundador, y Julie Hollande. Late con el calibre de cuerda manual H1923 y algunos componentes en multicapas forman una esfera motivo tipo espiga.

hermes2

El biselado de los puentes, las ruedas y los tornillos se realiza totalmente a mano, mientras que la envolvente joya de las 12 horas, así como la doble H coronando la jaula del tourbillon, cuentan con la técnica de pulido de espejo también conocido como el pulido especular. El tourbillon también puede admirarse en la apertura del fondo de la caja adornada con el típico ex-libris de la firma tallado en la caja de oro rosa. Es una edición limitada de 176 relojes.
hermes2b
Arceau Le Temps Suspendu. Poesía de alto calibre
Este reloj es la expresión más poética de una complicación. Gracias a un mecanismo patentado por Hermès, existe la posibilidad de disimular el tiempo. Lo borra de la esfera sin obstaculizar su carrera inmutable. Tras un gesto sencillo y divertido se oculta un mecanismo sofisticado, capaz de lograr que nos olvidemos de la hora con un sutil juego de levas, piñones y sectores. Un módulo adicional, que permite alternar de forma automática y espontánea el tiempo en suspenso y la hora real, es el encargado de dar el pase mágico.
hermes1

Esta joya de ingeniería relojera, protegida por dos patentes —una por su diseño y otra por los dientes del engranaje reajustable— integra 24 rubíes y cuenta con tres ruedas reajustables. Las fases de marcha y de puesta del tiempo en suspenso se coordinan mediante dos ruedas de pilares sincronizadas: una para las horas y otra para los minutos acoplados a la fecha. El mecanismo retrógrado a 360° de las horas y de los minutos hace desaparecer el tiempo sin interrumpir la marcha del movimiento.

Arceau Marqueterie de Paille

Cuando Hermès reeditó en 2010 algunos de los muebles más emblemáticos de Jean-Michel Frank, rescató el arte de la marquetería de paja. Este reloj la reduce a tamaño miniatura en la esfera. La especie de centeno que se utiliza para obtener la paja ya solo se cultiva en una explotación agrícola de Francia. Sus tallos son más largos y menos nudosos, y se siega a mano para que las secciones que luego se usarán estén en condiciones óptimas. Una vez segada, se tiñe y luego se seca. El clima, la higrometría y los distintos baños dan lugar a una gama interminable de matices de color. Después, las briznas se abren con una hoja muy fina y se aplanan a mano con una herramienta de hueso. Finalmente, se seccionan. El artesano juega con los colores y la colocación de las briznas de paja para crear motivos, que ensambla sobre un papel milimetrado. La marquetería de paja se pega y, a continuación, se ensambla en la esfera del reloj.

hermes6

Los motivos, en azul y negro, se extienden por los 41 mm del reloj de oro gris con dos diseños de corbata emblemáticos en la estética de Hermés: la espiguilla y los cuadrados. El de la imagen y que está a la venta en Hermès El Palacio de Hierro Polanco es el de la espiguilla. Ambos llevan un calibre de cuerda automática H1928 y disponen de una reserva de marcha de 55 horas.

Cape Cod Tonneau Snow Setting

Es el último reloj de esta edición limitada de 24 que queda en el mundo y está en México. Es de oro blanco con pavé de diamantes con la técnica snow setting. La carátula tiene 418 diamantes y la corona un zafiro azul corte cabujón. La hebilla de oro blanco desplegable tiene 36 diamantes. La técnica de snow setting es muy compleja. Los engastadores colocan diamantes de varios tamaños unos junto a otros para crear un manto que crea el efecto extremadamente brillante del sol contra la nieve. Se necesitan 160 horas sólo para realizar el trabajo de engaste de cada pieza.. En total, el reloj tiene 1,176 diamantes (un total de 7.6 quilates).

hermes3

Medor. El tiempo secreto

Es la apuesta femenina y atrevida de Hermès. Está inspirado en un collar de perro, uno de los primeros productos que creó Hermès. Originalmente creado para la caza no tardó en transformar su utilidad. En los años 30 se convirtió en cinturón y luego en pulsera. La evolución más lógica condujo a este diseño a convertirse en reloj. Gracias a sus emblemáticos clavos piramidales (Clous de Paris) se declinó en clave de reloj secreto.

hermes7

Uno de sus clavos hace de tapa que esconde la hora para convertir al reloj en una pieza con doble uso. Este reloj tiene caja cuadrada de 16 x 16 mm, con clavos de acero con diamantes en aristas o pavé de diamantes y correa de aligátor. Si no está engastado, la correa es de piel de becerro Barénia. Hay versiones en oro rosa y acero y correas de colores.

Texto: Yolanda Ruiz /Fotos: Rodrigo Galindo

Artículo anterior

Pre Baselworld 2016: Misión extrema con Breitling Avenger Bandit

Siguiente artículo

Pre Baselworld 2016: Carl F. Bucherer Patravi TravelTec se declina en acero con DLC

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share