Baselworld 2016: Speedmaster Grey Side of The Moon Meteorite

Omega ofrece un auténtico trozo del espacio que podrá usted lucir en su muñeca. Su propio nombre sugiere un viaje al espacio profundo: un Moonwatch que ha volado a través de lluvias de meteoritos, en su camino hacia el distante planeta rojo Sedna. Al hacerlo, ha combinado los elementos de esas inspiraciones celestes.

El reloj de 44,25 mm Speedmaster Grey Side of the Moon Meteorite introduce varias características nuevas en la colección Speedmaster. Por ejemplo, esta es la primera vez que se ha creado una escala de taquímetro en OMEGA Ceragold™, que es  un modo especial de decorar con oro los componentes cerámicos del reloj. Ambos materiales unidos crean un efecto general suave y cautivador.

Omega2_post5

En este caso, el bisel en oro Sedna™ lleva un aro con una capa de nitrito de silicio. Este material es más duro y más ligero que la cerámica. En él se ha añadido la escala taquimétrica OMEGA Ceragold™. El suave tono rojizo del oro Sedna™ dse utiliza también para los índices y agujas cepillados.

Omega2_post4

Por supuesto, la característica principal de este reloj es la esfera de meteorito. En cada reloj, la esfera está hecha de un sólido pedazo de piedra extraterrestre. Se calcula que, cada año, caen sobre la Tierra entre 2,000 y 5,000 meteoritos de más de 1 kg. De ellos, el 75% desaparece en el océano o el desierto. Pero algunos son descubiertos y muy valorados por su rara belleza.

Omega2_post3

Para la esfera meteorito de Omega, han recurrido a placas del meteorito Gibeon, que cayó en Namibia, en épocas prehistóricas. El pueblo Nama local lo utilizaba para hacer herramientas y armas. Pero, más recientemente, este meteorito férreo ha llegado a ser muy valorado por los diseñadores, debido a su estructura de Widmanstätten.

Omega2_post2

La estructura de Widmanstätten, llamada así por el científico austriaco que la descubrió, se refiere a las líneas o bandas que se encuentran en los meteoritos de este tipo, tras ser tratados con ácido. Este motivo es claramente visible y también diferente y único en cada ejemplar.

Artículo anterior

Baselworld 2016: Hublot adopta códigos de gentleman con Berluti

Siguiente artículo

Baselworld 2016: Slim d´Hermès Email Grand Feu, la fuerza de lo esencial

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share