Arte telúrico y perpetuo

Sublime creación de Jaeger-LeCoultre alojada en un gabinete de vidrio que captura el movimiento perpetuo del sistema solar y lo hace visible desde todos los ángulos.

En su incesante búsqueda de la precisión, los ingenieros y relojeros de Jaeger-LeCoultre han creado una nueva complicación que reproduce los ciclos reales de la Tierra, el Sol y la Luna con mayor fidelidad que nunca. Bautizado como Telurium en homenaje a aquellos relojes del siglo XVIII que representaban eventos celestes utilizando los valores de los ciclos lunar, solar y sideral, este extraordinario mecanismo ha sido desarrollado dentro de un Atmos, el único reloj perpetuo que funciona con cambios infinitesimales de la temperatura atmosférica.

El magnífico Atmos Tellurium, el más complejo jamás creado desde el lanzamiento de la línea en 1928, está impulsado por el nuevo calibre de manufactura 590. Además de incorporar un telurio que reproduce con precisión la rotación de la Tierra sobre su propio eje, y las órbitas de la Luna alrededor de la Tierra y de esta alrededor del Sol, indica los meses y estaciones con un calendario zodiacal.

Y lo hace bajo una apariencia magistral. La esfera del reloj está definida por un anillo periférico marcado con los nombres de las estaciones y los meses del calendario mediante un disco de cristal de zafiro azul translúcido grabado con láser con los signos del zodiaco. En el centro de la esfera, el Sol está representado por rayos de metal dorado pulido.

Círculo de meteorito

Cerca del anillo periférico, un círculo de meteorito enmarca un disco de zafiro transparente en el que se encuentran engastadas la Tierra y la Luna, y cuyo módulo indica la estación y los signos del zodíaco. La Tierra gira sobre su eje en 24 horas, proporcionando una indicación de día y noche a medida que gira. Al mismo tiempo, la Luna orbita la Tierra en un mes sinódico, cuya duración es de 29 días, 12 horas, 44 minutos y 2 segundos. Una maravilla mecánica de Jaeger-LeCoultre.

Los relojeros han conseguido establecer un ciclo de 365.2466 días, tan próximo al valor de referencia de 365.2425 días del calendario gregoriano que varía solo un día cada 390 años. Por este motivo no será necesario ajustarlo hasta 2412. El único otro ajuste que necesita el reloj es el cambio estacional del horario de verano al horario estándar. Visible desde todos los ángulos, todo el mecanismo parece flotar dentro de su gabinete cilíndrico de cristal. Por su parte, el movimiento se fija a la base por una campana de cristal prácticamente invisible debajo de la cual el volante anular oscila en un baile fascinante. Sus medidas son 215 mm de ancho x 237.86 mm de altura.

Decoración artesanal sublime

Los artesanos del taller Métiers Rares se han empleado a fondo. La pintura en miniatura aporta detalles y profundidad a la Tierra esférica. El grabado láser evoca la superficie de la Luna. La laca aporta un rico brillo al anillo de la esfera principal y el meteorito está incrustado en el anillo Tierra-Luna. El gabinete de cristal ha sido pintado a mano con una representación de las constelaciones y la base del reloj presenta una decoración azul.

Artículo anterior

Pureza acústica

Siguiente artículo

Bathyscaphe: La fuerza del mar

Notas relacionadas
Leer más

El poder del imperio romano

Cuando la joyería y la alta relojería de Bulgari se encuentran. Octo Roma Emerald Grande Sonnerie proclama el cénit de la mecánica de la firma italiana.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
1
Share