Bathyscaphe: La fuerza del mar

Fiel al estilo deportivo y elegante de sus predecesores, el último modelo de esta línea de Blancpain tiene caja de titanio de grado 23.

Sesenta y ocho años lleva la manufactura de Le Brassus apoyando la protección de los océanos a través de su exploración para crear una conciencia ecológica y responsable. Y es que la conexión histórica de Blancpain con los océanos y, por tanto, con el buceo se remonta a 1953, año en que lanzó el primer reloj de buceo moderno: el Fifty Fathoms –el primer Bathyscaphe se lanzaría tres años después–.

Hoy, el reloj de buceo vanguardista que evoca las excepcionales propiedades de la embarcación sumergible creada por Auguste Piccard para explorar los abismos marinos, cuenta con una última actualización. Se trata del Bathyscaphe realizado en titanio de grado 23, con bisel unidireccional de titanio satinado e inserción de cerámica e índices en Liquidmetal. Esta calidad de titanio de alta gama, raramente utilizada en relojería, representa un auténtico desafío. Su empleo ofrece múltiples posibilidades de acabado que influyen sobre las tonalidades del material.

El titanio, muy ligado a los relojes de buceo, ofrece numerosas ventajas, como una gran resistencia a los golpes, la presión y la corrosión. Además, es un material de baja densidad, lo que lo hace muy ligero y agradable de llevar. La primera vez que se utilizó este material fue a comienzos de los años 60, cuando se produjo una serie especial de modelos MIL-SPEC II destinada a los equipos de desminado de la marina norteamericana.

Titanio para bucear

Además del presente Bathyscaphe, se han realizado otros seis modelos en titanio: Fifty Fathoms Automatique Calibre 1315, Fifty Fathoms X Fathoms Calibre 9918B, Fifty Fathoms Grande Date Calibre 6918B, Fifty Fathoms 500 Fathoms Edición Limitada Calibre 1315, Fifty Fathoms 500 Fathoms GMT Edición Limitada Calibre 5215 y Fifty Fathoms Tourbillon 8 Jours Calibre 25C. 

El nuevo Bathyscaphe, de 43 mm y hermético hasta 300 metros, está accionado por el calibre 1315 de manufactura. Este movimiento es una referencia en materia de relojes deportivos. Este calibre de cuerda automática ofrece una autonomía de cinco días. Y gracias a su espiral de silicio, es totalmente insensible a los campos magnéticos.

Su alto nivel de acabado, visible a través de un fondo de zafiro, ofrece un fantástico espectáculo con sus puentes acaracolados y biselados. La masa oscilante es de oro arenado, satinada y acaracolada. El nuevo modelo combina una esfera de color antracita con indicadores y agujas luminiscentes y punta de segundero en rojo. Ofrece tres tipos de brazalete: de titanio, de tela de vela y textil tipo NATO.. —A. GRACIA

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Blancpain Bathyscaphe Fifty Fathoms Titanio Grado 23

    
Movimiento:
   
Automático, calibre 1315
   
Función:
   
Horas, minutos, pequeño segundero, fecha.
   
Caja:
   
Titanio grado 23, 43 mm, sumergible 300 metros
   
Carátula:
   
Color antracita, índices y agujas luminiscentes.
   
Correa:
   
Brazalete titanio
   
Versiones:
   
Correa de tela de vela o textil tipo NATO.
Artículo anterior

Arte telúrico y perpetuo

Siguiente artículo

El Zenith Chronomaster Open confirma la vuelta de las tallas pequeñas

Notas relacionadas
Leer más

Cima y simas heladas

Montblanc 1858 Iced Sea es un diver con dotes ortodoxas y estilo más clásico. El efecto visual de la esfera evoca las profundidades de un glaciar.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share