Baume & Mercier se pone la camiseta de la Selección Nacional

Quizá la palabra que mejor define a la colección Clifton de Baume & Mercier sea versatilidad. En ella encontramos relojes clásicos y complicados muy bien logrados, como las versiones con calendario perpetuo, fase lunar, reserva de energía y fecha retrógrada, o calendario perpetuo.

Este año, la línea adoptó un carácter sport-elegant con el concepto Clifton Club: cinco relojes de tres agujas y fecha con diseño fresco y agradable, claramente dirigido a las generaciones jóvenes que buscan una pieza automática a precios accesibles. Una apuesta interesante que debe estar dando buenos resultados.

Y no hay que olvidar que el nombre Clifton está asociado con los éxitos más grandes de esta marca suiza en los últimos años: los modelos inspirados en los legendarios autos Shelby Cobra de los años 60. Con ellos, Baume & Mercier ha dado vida a una serie de cronógrafos que rápidamente se han ganado una excelente reputación en el segmento racing, uno de los más competidos y sobrepoblados de la industria relojera.

La firma da una nueva muestra de esa versatilidad tan Clifton con una sorpresa enorme: dos ediciones limitadas Clifton Club México en honor nada menos que a la Selección Mexicana de Futbol.

Estos guardatiempos están diseñados precisamente sobre la base de los exitosos cronógrafos automáticos Clifton Club Shelby Cobra. Al acierto de esta decisión, se suma el buen gusto y la sutileza para incluir los elementos que los identifiquen como los relojes oficiales del equipo tricolor.

La combinación de colores en la esfera hace alusión a la bandera mexicana: verde en la escala del totalizador de 30 minutos del cronógrafo, en la letra m incluida ahí y en la línea de Superluminova de las manecillas; blanco en los números, la escala taquimétrica (donde se ve la leyenda SNM 2018), la superficie de los dos totalizadores y la manecilla de pequeños segundos; y rojo en las agujas de las funciones cronográficas y en la letra H de la trotadora de 12 horas. El rojo también aparece como una línea delicada en la correa de piel de becerro negra.

 

 

En el fondo de la caja aparece el logotipo de la Selección Nacional de México en blanco con la leyenda Edición limitada y el número de la pieza. De nuevo no hay estridencias en el diseño, lo que se agradece porque conserva la elegancia de un Clifton Club muy apreciado. Incluso se puede apreciar una parte del movimiento: un Valjoux 7550 de carga automática que garantiza 48 horas de reserva de marcha.

La caja mide 44 milímetros de diámetro. Una versión está hecha en titanio y la otra en oro. Como se mencionó antes, son ediciones muy limitadas que sin duda van a volar. Por ahora, la marca nos informa que ya están en preventa con Berger Joyeros de la Ciudad de México. 

Artículo anterior

A. Lange & Söhne pinta de azul las esferas de varios modelos

Siguiente artículo

A. Lange & Söhne interpreta a la diosa Luna en un reloj de premio

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share