fbpx

A. Lange & Söhne interpreta a la diosa Luna en un reloj de premio

La palabra handwerkskunst es el término alemán para definir artesanía. A. Lange & Söhne ha rescatado este concepto para colocarlo en varias de sus piezas más memorables año con año. Esto ha generado que los coleccionistas de alta relojería esperen la temporada handwerkskunst, como en el mundo de la moda se ansían las novedades de cada estación.

En esta ocasión, la firma rescata el 1815 Rattrapante Perpetual Calendar, guardatiempo que en el Salón de Ginebra 2013 fuera aclamado por la comunidad relojera. Por su estética y mecánica resultaba deslumbrante. Su capacidad seductora recibió la legitimación de la industria cuando, en el mismo año, se hizo con el Grand Prix d’Horlogerie de Ginebra en la categoría Gran Complicación, además de llevarse el galardón Public’s Choice.

A. Lange & Söhne lanza hoy el 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst, limitado a 20 ejemplares. La realización de esta pieza fue todo un reto para los artesanos de la casa, pues tenía que reafirmar su excelencia mecánica y estética, pero también introducir nuevas técnicas e ideas innovadoras. Por ejemplo, esta es la primera pieza de su clase en combinar arte esmaltado con grabados en la misma esfera, maridaje que podemos contemplar en el azul profundo de su base, mismo que alberga contornos esculpidos de estrellas en oro blanco, grabadas en relieve, las cuales parecen una extensión de las fases lunares.

Por otro lado, sus números arábigos, colocados a ras del esmalte celeste, combinan a la perfección con las agujas que indican tiempo, calendario y reserva de marcha, ya que estos elementos repiten el oro blanco como material. Para generar un contrapeso estético, la carátula presenta cuatro subesferas en oro blanco argenté, mientras la manecilla del cronógrafo está hecha en acero chapado de oro.

Vale la pena reparar en el fondo de su caja, pues resulta sumamente especial. Ya que la luna es uno de los ejes temáticos de este reloj: la personificación mitológica de la diosa Luna se encuentra ejecutada en relieve y grabado sobre un medallón que puede levantarse para revelar el mecanismo. Dentro de esta pequeña obra maestra late el movimiento manual calibre L101.1, mismo que garantiza una reserva de marcha de 42 horas.

La función cronógrafo permite medir tiempos de vuelta y tiempos consecutivos, ambos controlados por dos ruedas de columna que se activan con un pulsador a las 10 horas. También contiene un calendario perpetuo que incluye todos los años bisiestos hasta 2100, fases lunares, indicaciones de meses, días de la semana y de reserva de marcha. La caja mide 41.9 mm de diámetro, tiene cristal de zafiro, correa de piel aligator cosida a mano y broche en oro blanco.

 

No Comments Yet

Comments are closed