Back to Black: Perrelet vuelve a apostar al negro

Turbine Carbon Black Edition y Turbine Rainbow son las nuevas piezas de Perrelet en caja de carbono.

Turbine Carbon Black Edition es la nueva adición a la emblemática línea Turbine de Perrelet, manufactura suiza conocida por sus guardatiempos con carátulas animadas. También llamadas “dinámicas”, estas carátulas son obra de la “Turbine”, fórmula lanzada por primera vez en 2009, por Perrelet, que creó un juego de carátula por medio de un segundo rotor de aspas colocado justo en el frontal. Moviéndose rápido como la hélice de un avión, la “turbina” descubre el dibujo que esconde la esfera a través de un efecto visual que sorprende. El éxito de esta receta horológica ha permitido a la manufactura explorar docenas de variaciones. Así, Perrelet viene de lanzar Turbine Rainbow, el primer modelo de producción regular con caja de fibra de carbono negra. Y en estos días agrega a la línea Turbine una edición “Total Black”. 

Vuelta al negro

Todo en negro, de pies a cabeza, el diseño del Turbine Carbon Black Edition es clásico, y a la vez audaz. Sinónimo de poder y autoridad, este tono también se vincula con el misterio y la sofisticación. ¿Lo mejor? Nunca pasa de moda.  Sobre los aspectos técnicos de esta novedad, cabe destacar su resistencia al agua mejorada 10atm/100m, comparada con la tradicional de 5 atm/ 50m adoptada por la maison en colecciones previas. Además, el cuerpo central de la caja del Turbine Carbon Black Edition está compuesto de policarbonato y fibra de carbono. ¿Qué significa esto en la práctica? Que esta combinación de materiales se sienten livianos como una pluma en la muñeca. Pero, a la vez, el reloj tiene una silueta robusta y una gran capacidad de insulación térmica, además de ser resistente a agentes químicos y variaciones de temperatura.

Por otro lado, el bisel y el fondo de caja están hechos en acero inoxidable con un tratamiento de PVD negro mate.  La caja, de 44 mm y un grosor de 13.82 mm, tiene un look deportivo y chic gracias a su bisel de líneas suaves. El elemento distintivo de la marca, la turbina dinámica de 12 hélices de aluminio anodizado rota con cada movimiento de muñeca.  Como ambos elementos están impresos tono sobre tono, el juego óptico creado durante la máxima velocidad de rotación de la turbina parece hacerlo desaparecer en el aire. Y, gracias a los cinco contrapesos ubicados debajo de las hélices, donde la oscilación se ralentiza, la turbina vuelve a emerger con toda su belleza regresando a su posición original. Las manecillas de horas centrales y minutos leen los numerales arábigos e índices negros. Las únicas notas claras en esta composición oscura son las indicaciones blancas para segundos en la brida, además del logo de la marca y la leyenda “Swiss Made”.

Credenciales para presumir

El movimiento automático que hace palpitar a esta máquina es el calibre de manufactura P-331-MH, que late a 28,800 vibraciones por hora, ofreciendo 42 horas de reserva de marcha. Recientemente concebido por Perrelet, este calibre de última generación ha sido sustancialmente modificado en relación a su predecesor. Los dientes de la rueda de escape presumen una superficie con una terminación mejorada, mientras que la platina presenta rubíes de calidad superior. Esto último se traduce en un desempeño más fiable. 

Por su parte, la rueda de balance viene equipada con el dispositivo Incabloc, que absorbe golpes e incrementa la protección contra los impactos. Mientras, las certificaciones Chronofiable y COSC dan cuenta de la precisión y fiabilidad de esta novedad de la manufactura cuyo origen se retrotrae a Abraham-Louis Perrelet (1729 – 1826), considerado el padre del reloj automático. La cereza del pastel es la correa de becerro con recubrimiento de caucho negro a prueba de agua y con costuras grises. 

Artículo anterior

IWC Gran Reloj de Aviador 43 mm vuela en edición Top Gun

Siguiente artículo

Libertad de colores

Notas relacionadas
Leer más

Perrelet adopta look racing

Turbine Carbon Racing se inspira en los circuitos de carreras gracias a los colores que evocan la bandera de cuadros blanca y negra que ondea al final de la carrera o la roja que indica la suspensión del trayecto
Leer más

Leroy luce esqueleto Art Déco

El Tourbillon Regulator Skeleton de Leroy late con calibre calado con decoración Art Déco. Una obra de arte en miniatura.

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Gte. de planeación y desarrollo

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas. Mi mantra: "Más que transformación, maduración digital".

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Editor Podcast
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
22
Share