Un atril turquesa

Récital 27 de Bovet es un bello homenaje significativo a la fundación de la firma el 1 de mayo de 1822 por los tres hermanos. Y nuevos colores que alegran el alma.

No es habitual tener un worldtimer —en la parte superior se observan dos discos con las ciudades— con tres zonas horarias. Pero hay una sencilla e ilustrativa explicación en este caso. Un bello homenaje significativo a la fundación de la firma el 1 de mayo de 1822 cuando los tres hermanos Bovet se encontraban simultáneamente en Suiza, Londres y China.

En este Bovet Récital 27 hay elementos funcionales únicos de la firma como la fase lunar con doble cúpula hemisférica. Pero lo más llamativo es el nuevo colorido que adopta la esfera de esta pieza con su característica caja Dimier. Un “atril” que se convierte en un pequeño lienzo que exhibe un guilloché turquesa con el motivo de la flor de loto —emblema desde su fundación—. La firma está explorando con el cromatismo este año.

Guilloché manual

Un color que Bovet ha plasmado en diferentes esferas guilloché de todas sus colecciones. Además de este Récital 27, su Récital 23 y Monsieur Bovet adoptaron este vivo color. El patrón guilloché se aplica a la esfera base durante su fabricación y luego los artesanos añaden la laca translúcida capa por capa. Cuando la laca se ha secado, el proceso culmina con el pulido, facilitando ese efecto del juego de luz cuando cambiamos el reloj de posición. Una técnica ornamental que tiene su origen en la Edad Media y fue empleada en relojería a partir del siglo XVIII. Bovet ha utilizado el guilloché a lo largo de su historia con muy buen gusto.

Un guardatiempo con mucha personalidad y detalles estéticos minuciosos. Por ejemplo, la superficie lunar está grabada y adorna con SuperLuminova las secciones inferiores —un trabajo realizado manualmente—. Un pequeño guiño realista para los apasionados por la astronomía. A nivel técnico, este guardatiempo conserva la solvencia de los calibres de Bovet. Un movimiento manual con una reserva de marcha de siete días. Volviendo con la fase lunar, es un mecanismo preciso que solo requiere corrección una vez cada 122 años. Bovet Récital 27 cuenta con indicador día/noche para el 2º y 3er huso horario y, en el fondo, pequeño segundero y la indicación de la reserva de marcha. Es una edición limitada que se presenta en titanio u oro rosa. Otro clásico que nunca morirá. Una firma ya habitual en la fiesta de los premios de relojería de Ginebra.

Ficha tecnica

FICHA TÉCNICA

Récital 27

    
Movimiento:
   
Calibre 17DM04-3FPL manual
   
Función:
   
Hora universal, tres zonas horarias, indicación día/noche, reserva de marcha, pequeño segundero
   
Caja:
   
Titanio 46.30 mm
   
Carátula:
   
Gilloché turquesa con motivo flor de loto
   
Correa:
   
Piel de aligátor
   
Versiones:
   
Edición Limitada 60 Piezas cada versión
   
Precio:
   
Titanio 70,000 Francos suizos / Oro rosa 75,000 Francos suizos

Leslie López

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

Artículo anterior

Shaka en Oaxaca

Siguiente artículo

Leroy luce esqueleto Art Déco

Notas relacionadas
Leer más

Un pionero en altamar

En la próxima America’s Cup, el equipo Luna Rossa estrenará un Panerai de Ti-Ceramic, un material que requirió siete años de desarrollo.

MANUEL MARTÍNEZ

Director editorial

Me gusta encontrar y contar historias, desde hace 15 años con la relojería, el estilo de vida y el lujo como telón de fondo. Las revistas siguen siendo mi debilidad, así que en Tiempo de…

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado por más de 30 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share