fbpx

Cartier y el enigma Forestier

¿Qué ideas bullen en un cerebro nacido para la innovación como el de Carole Forestier? La mujer que ha sido el motor creativo detrás del protagonismo relojero de Cartier nos ayuda a resolver los misterios que la rodean. Una de las mentes maestras de la relojería actual es también uno de sus grandes misterios. Carole Forestier, Directora de Creación de Movimientos de Cartier, ha dejado el rastro imborrable de su ingenio en las piezas que ha desarrollado para la casa francesa. Su sello más personal es la revolución Astro con el Astrotourbillon y el Astroregulador, pero a éstos hay que sumar por lo menos otros 43 calibres construidos de manera interna en los últimos 10 años. Cartier tiene ahora relojes con repetición de minutos, calendario perpetuo, cronógrafo, múltiples husos horarios o tourbillon volante, entre otras complicaciones con soluciones originales de la autoría de Forestier. Además, en 2015 la marca presentó su primera gran complicación y dos años antes revivió sus históricos relojes misteriosos. Y no olvidemos los futuristas relojes concepto ID One y ID Two.

Forestier3

Pero el rastro de Carole y de su enorme impacto en la industria no es tan claro antes de 2005, cuando se concentró de lleno en Cartier. Sabemos que en 1999 o 2000 —el año varía según la fuente—, Grupo Richemont la contrató para crear mecanismos de la propia Cartier, Piaget, Van Cleef & Arpels y otras firmas del consorcio. Previamente, trabajó seis años —aunque otra fuente dice que fueron cuatro— en Renaud & Papi (Audemars Piguet), la empresa fundada en 1986 por Dominique Renaud y Giulio Papi de donde han surgido algunas de las innovaciones tecnológicas más relevantes de Audemars Piguet, Richard Mille y HTY, entre otras marcas. Su primer empleo, recién egresada a los 22 años, fue en Conseilray SA; ahí estuvo dos años como constructora de movimientos. Estudió seis años en la Escuela de Relojería de La Chaux-de-Fonds. Carole, parisina de nacimiento, ha contado varias veces que su padre, su madre y su hermano son relojeros, y que desde niña desarmaba relojes movida por su gran curiosidad.

Forestier1

Carole Forestier se prestado con su acostumbrado buen humor a nuestra propuesta: desvelar su enigma hurgando en su pasado y en su filosofía de creación.

Carole, queremos que a partir de esta entrevista salga un artículo titulado: ‘Los 12 secretos que no sabías de Carole Forestier’.

¡¿Doce?! ¡Son muchos! (risas)

 

Tenemos curiosidad sobre el periodo que trabajaste en Renaud & Papi con Dominique Renaud y Giulio Papi. ¿Estuviste al mismo tiempo que Christophe Claret?

No, él ya se había ido. Era la época de Robert Greubel. También Stephen Forsey estaba en el departamento de relojería. Christophe estuvo justo antes que yo.

 

Es el periodo en el que más talento ha trabajado junto para influenciar a la alta relojería contemporánea. Danos tu opinión sobre…

¿Sabes? Había alguien más responsable de ensamblar prototipos en Renaud & Papi. Era Andreas Strehler.

 

¡Vaya! Si ves hacia el pasado y recuerdas ese momento tan increíble, ¿cuál es tu reflexión sobre lo que ha pasado después de que ese talentoso grupo de relojeros colaboró en Renaud & Papi?

Personalmente para mí fue la etapa para aprender sobre altas complicaciones. Aprender y a la vez trabajar con Giulio Papi. Compartíamos oficina: había una mesa para mí y otra para Giulio. Pasábamos juntos unas 12 horas al día, más que con mi esposo (risas).

 

¿Giulio era el más talentoso del grupo? ¿Él era el maestro?

Sí.

 

Giulio es muy joven, es de tu generación.

Sí. Cuando eres joven y estás aprendiendo tu trabajo, a veces la dificultad al crear altas complicaciones como las que hacemos es que realmente no tienes conciencia de lo que estás haciendo.

 

¿Pero qué pasó en ese periodo que haya sido revolucionario para la relojería actual de Cartier, Audemars Piguet, Richard Mille, Christophe Claret…?

Lo revolucionario fue descubrir la simplicidad de pensar. Para mí Giulio es una persona sencilla que puede explicar con simplicidad relojes con altas complicaciones. Y yo soy igual. Al tomar la complejidad desde el lado de lo simple ya no hay barreras y te conviertes en alguien sencillo. Eres fuerte y puedes imaginar y soñar lo que quieras. Para mí es un estado espiritual. ¿Y sabes qué? Para ser creativo, primero tienes que ser entusiasta. El primer elemento de la creatividad es el entusiasmo. Y tú sabes lo entusiasta que es Giulio y no sé si sepas lo entusiasta que soy yo. Y cuando pones a dos entusiastas juntos, ¡pum! Hay fuegos artificiales.

Forestier4

¿Cuándo imaginaste la solución Astro que has aplicado en Cartier con tanto éxito? ¿Fue cuando trabajaste en Renaud et Papi?

Eso estaba dentro de mí desde antes de Renaud et Papi. Cuando tienes la rotación de las agujas, para mí es natural imaginar la rotación de una parte del movimiento que mueve esas agujas.

 

¿Tu primera idea Astro fue para el proyecto Freak de Ulysse Nardin?

No, fue antes, para un concurso organizado por Breguet que gané. Era un movimiento central con rotación y tourbillon [Karrusel Tourbillon]. [El concurso fue en 1997 y conmemoró el 250 aniversario del nacimiento de Abraham-Louis Breguet.]

 

¿Y nunca fue producido, nadie usó esta tecnología en Grupo Swatch [Breguet pertenece a ese consorcio]?

No. ¡El primero fue mío!

 

No tenemos muy claro qué pasó contigo y con el Freak.

¿Qué quieres saber? De hecho yo trabajé en Ulysse Nardin sólo por unos meses, no necesitas trabajar más cuando ves que las cosas con la marca no funcionan. Me fui de ahí sin la idea del Freak y ya. Así es la vida.

 

¿Qué otra pieza surgida de ese equipo revolucionario de Renaud & Papi piensas que es interesante?

Esto es algo muy extraño. Muchos periodistas me preguntan qué pienso de tal reloj o de tal movimiento, innovación o invención. Tengo el espíritu de analizar por qué alguien hizo algo en un reloj, qué quiere lograr o mejorar con eso. Busco el sentido técnico y a veces no lo hay. Hay muchas cosas que se hacen porque se necesita una novedad. Y tengo dificultades con eso.

 

¿Cartier te da todo el apoyo que necesitas para producir lo que quieres? Porque hoy en día es difícil que una marca dé esa libertad de acción, que esté convencida y además tenga la capacidad económica para apoyar a un relojero con talento.

Sí, soy afortunada de tener la libertad de trabajar en lo que quiero, no tengo limitaciones. Soy totalmente libre. También soy afortunada de estar en una marca tan completa como Cartier. Es muy rico en términos de creatividad porque abarca desde las piezas de alta joyería hasta una pieza maestra muy técnica, pasando por productos que se hacen en grandes cantidades. Cartier reúne todo el universo de la relojería en una marca. Y eso es muy agradable cuando te toca crear.

Forestier6

 

Los relojes ID One y ID Two son dos laboratorios de Investigación y Desarrollo para implementar en piezas comerciales. ¿Cuántos elementos del ID One y ID Two ya aparecen en las colecciones regulares? ¿Piensas que es necesario un ID Three para encontrar nuevas soluciones?

Estamos trabajando en el proyecto del ID Three que quizás esté listo para el próximo año y tendrá un tema totalmente nuevo. El tema del ID One fue el sueño del reloj que no necesita servicio; en el ID Two fue la eficiencia. El ID Three será otro tópico, siempre con la idea de mejorar la relojería. Eso es lo más importante. Después tenemos que incluir estas mejoras en nuestras colecciones regulares. Cada mejora, cada elemento, se convierte en un proyecto y estamos trabajando en ellos. Algunos ya aparecen en movimientos Cartier que están en el mercado desde hace más de un año.

 

En 2015 Vacheron Constantin presentó la Referencia 57260, el reloj más complicado de la historia. ¿Sería interesante para Cartier y para ti crear un reloj aún más complicado? Cartier tiene en ti a la relojera con el talento para lograrlo y también tiene la capacidad económica para impulsar un proyecto así.

No quiero que Cartier entre en una carrera. Y cuando haces el reloj más complicado del mundo o el más plano o lo que sea, siempre estarás en una carrera y tarde o temprano alguien te ganará. No digo nunca, porque no sabemos qué pasará en el futuro, pero sinceramente esa no es para nada la filosofía de Cartier.

 

¿Qué opinas de incluir componentes electrónicos para lograr más precisión o para medir la precisión, como hemos visto en algunos relojes que se han presentado en el SIHH de este año [Emperador Coussin XL P700 de Piaget y EMC Time Hunter de Urwerk]?

No hay planes en Cartier para hacer algo así, pero te repito que no sabemos qué pasará en el futuro. No tengo una bola de cristal.

 

¿Pero qué opinas de eso?

Soy relojera y me parece que al implementar algo electrónico en un reloj mecánico de alta gama despiertas la noción de obsolescencia. Me temo que es peligroso.

 

Hace algunos años le pregunté a Giulio Papi qué sería interesante para él en el futuro y me dijo: “Tal vez la electrónica que apoye a la mecánica”.

Dijo tal vez (risas).

 

Eric Klein desarrolló el proyecto del P700 de Piaget, es un tipo listo.

Sí, lo es. Es mi mentor, ¿sabías? Por él empecé a trabajar en Richemont Group. Durante seis años colaboré con él. Por ejemplo, el tourbillon de Panerai es mi invención, mi desarrollo. El Tourbillon Relatif [de Piaget] lo hice con Eric y es un reloj con el concepto Astro.

 

Eric está muy orgulloso del 700P.

Ese movimiento es ambicioso, pero es el sueño de un ingeniero. Comercialmente no sé cómo funcione. Yo colaboré en el proyecto original hace muchos años.

 

O sea que en Richemont te piden tu opinión para todas las nuevas ideas y para que des soluciones.

Me piden mi opinión para algunas ideas. De hecho ese es mi trabajo, me pagan por ser creativa, reinventar la rueda y proponer nuevas soluciones.

 

Silicio y Cartier, ¿qué opinas?

¿Para qué? ¿Para mejorar qué? ¿Cuál es el sentido detrás de eso?

 

Te hice la misma pregunta hace tiempo y me dijiste que no estabas de acuerdo en usar silicio porque no creías que en un siglo un relojero tendría una máquina para reparar un reloj con componentes de silicio, que te parecía que el silicio era una solución efímera.

Estaría de acuerdo en utilizar silicio si tuviera un interés técnico y un sentido técnico y no fuera sólo para decir que el reloj tiene un material de alta tecnología. Repito: ¿qué sentido tiene? En relojería, innovar es mejorar. Ese es el punto de Cartier, no queremos innovar sólo por innovar, siempre queremos mejorar algo. ¿Cuál es el punto de usar silicio?

 

Vamos a hacerle la misma pregunta a Patek Philippe, Rolex, Ulysse Nardin y otras marcas que usan silicio.

Bueno, pero no les digas lo que te respondí, no hables de mí por si un día quiero cambiar de marca (risas).

 

Gracias, Carole. Paso a paso, año tras año descubrimos algo más de ti.

¡Ya tienen más de 12 secretos!

 

No Comments Yet

Comments are closed