Cuervo y Sobrinos celebra el espíritu latino en México

Cuervo y Sobrinos recibe a John Hemingway, nieto del Premio Nobel Ernest Hemingway, y le concede el Latin Award a Mauricio Ochmann

El alma de Cuervo y Sobrinos es profundamente latina, y la edición 2023 del SIAR en la Ciudad de México fue la oportunidad perfecta para la marca, que comparte tradición cubana y suiza, para mostrarlo. Después del lanzamiento de su primera colección en honor al escritor Ernest Hemingway, uno de los residentes más célebres de La Habana – ciudad donde naciera Cuervo y Sobrinos en 1882 –, la relojera ha lanzado una segunda serie Hemingway Icónico. Las piezas de edición limitada son el resultado de una alianza con Hemingway Limited, el patronato fundado por Jack, hijo del escritor, y hoy al mando de su nieto John, quien estuvo en el SIAR para ser parte del tributo.

“No me sorprende que mi abuelo haya usado estos relojes porque todo lo que él compraba era bueno, era lo mejor. Veo estos relojes y son prueba de la persona que era, de las cosas que usaba”, asegura John. Compara el arte del legendario escritor con la artesanía de las piezas. Y asegura que Hemingway “decía que si quieres escribir sobre la vida tienes que vivirla, hay que encapsular las experiencias. Creo que lo mismo sucede con estos relojes: es calidad artesanal, lo han perfeccionado”.

Tributo a El viejo y el mar

Con un diseño vintage, la colección Historiador Hemingway Icónico consiste en tres relojes de caja de acero inoxidable de 40 mm con el logo de Hemingway grabado en la parte trasera. También exhibe manecillas que presumen una cola de marlin en la punta y una frase del autor grabada a las 12 y a las 6. Los modelos Historiador Hemingway Icónico cuentan con correa de cuero. Mientras, el modelo Hemingway Hemingway GMT The Fisherman, un tributo a la novela El viejo y el mar, está disponible con dos brazaletes: azul denim o metal. La parte trasera de la caja permite ver el mecanismo de la pieza, mostrándose como una opción más deportiva.

Premio a la latinidad

El SIAR también fue la ocasión ideal para la entrega del Latino Award, una tradición de Cuervo y Sobrinos desde 2003, cuando se premió al director español Pedro Almodóvar. En esta ocasión fue el actor Mauricio Ochmann quien recibió el reconocimiento. Ochmann es el primer mexicano en recibir un Latino Award. “Está iniciando mi relación con Cuervo y Sobrinos de una manera muy especial”, compartió el actor.

“Una carrera se construye con el tiempo, y para mí esto tiene un significado muy personal, porque el tiempo lo tenemos que invertir muy conscientemente en crecer. Agradezco muchísimo haberme encontrado a mí mismo para invertir mi tiempo de esta manera”. Para conmemorar la ocasión, Mauricio recibió un Tradición San Rafael. Una pieza de edición limitada nombrada en honor a la calle donde abrió la primera boutique de Cuervo y Sobrinos en La Habana.

Cristina Alonso

Artículo anterior

Capturar el tiempo

Siguiente artículo

La estetica della meccanica

Notas relacionadas

Alma Delia Pacheco

Directora comercial relojes

Heredé el gusto por los relojes desde niña y profesionalmente por el diseño. Desde hace 21 años estoy en este fascinante sector relojero, trabajando de la mano junto con las marcas haciendo estrategias comerciales y de marketing.

SANDRA GUERRA

Coordinadora de Eventos

Ingeniera industrial que encontró en la relojería las máquinas ideales para articular experiencias, arte y creatividad en un engranaje impulsado por personas extraordinarias. Más de 88,600 hrs. de vuelo en estrategia y…

KEVIN GONZÁLEZ

Diseñador digital y multimedia

Geek millennial, amante de la tecnología. Ing. en comunicación multimedia, llevo los relojes mecánicos a la dimensión digital. Siempre al tanto de las tendencias tecnológicas.

LESLIE LÓPEZ

Director editorial

Lector antes que editor. Planté un limonero y escribí un libro. Espíritu deportivo para templar el ánimo. Ldo. en Filosofía (Univ. de Sevilla) y Máster de Periodismo (Complutense de Madrid).

CARLOS ALONSO

Director general

Los contenidos en evolución son su razón de ser sin que importe el soporte. “La vida y la relojería, donde se ha especializado en los últimos 25 años, no son nada sin contenido”. Después de que los soportes hayan vivido una revolución tecnológica es momento de volver a defender el buen periodismo como una necesidad general.

CARLOS MATAMOROS

Colaborador Autos
Recibió su primer reloj a los siete años, aprendió a cuidarlo y desde ahí ya no hubo vuelta atrás. Gracias a la carrera espacial y a las de autos, su pasión se dividió entre las máquinas que miden el tiempo y las dedicadas a vencerlo.

ANDRÉS MORENO

Redactor

Decía Antonio Machado que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Me he guiado por esta máxima durante casi veinte años que llevo escribiendo de relojes. En mi mano está hacerlo del modo más ameno posible.
Total
0
Share